Skip links

3 trucos infalibles para leer mejor y sacarle el máximo partido a tus lecturas

Hace un par de semanas tuve el placer de acercarme a la Biblioteca de Hernani a presentar la obra de Nahikari Diosdado. Hablamos de «Prácticas mágicas» y de «Desollada». El evento fue divertido, ameno y el público se entregó al encanto y el saber hacer de Nahikari, una autora que no deberíais perderos.

Como, además, ella y yo tenemos en común cierta inquietud por hacer del mundo un lugar un poco mejor, impartimos un taller que llamamos “de lectura sabia”. Se trataba de una pequeña guía para leer mejor.

Donde leer mejor significa leer a mayor velocidad y también aumentar la comprensión lectora.

Algo que afecta a lectoras, pero también a escritoras. Recordemos la etapa de documentación, durante la que casi toda nuestra actividad se centra en leer, leer y leer.

Este artículo es un resumen de ese taller. Espero que lo disfrutéis.

3 trucos infalibles para leer mejor y sacar el máximo partido a tus lecturas

1.- ¿Qué es leer sabiamente?

Lo primero que debemos saber para leer mejor es en qué consiste leer con inteligencia. Desde mi punto de vista, leer sabiamente cuando hablamos de ficción es sinónimo de disfrutar leyendo.

En un solo día hacemos docenas de cosas que no queremos hacer. Personalmente odio limpiar el polvo. Cuando estudiaba, había algunas asignaturas espantosas que habría pagado para no cursar. Gimnasia, por ejemplo. O matemáticas (sí, soy una empollona clásica).

Pensad en eso que debáis hacer a diario, pero que odiáis. En la charla de Hernani casi todo el mundo mencionó tareas domésticas, pero puede ser cualquier otra actividad. Desde levantarse de la cama hasta la más genérica «ir a trabajar».

Imaginaos que estáis haciendo esa cosa horrible y mientras tanto, para daros ánimo, pensáis en lo bien que lo pasaréis por la tarde, cuando os sentéis por fin y podáis coger ESE libro que habéis comprado o que os han prestado o que habéis sacado de la biblioteca.

3 trucos infalibles para leer mejor y sacar el máximo partido a tus lecturas
Imagen de Andrew Martin para Pixabay

Por fin, llega el momento soñado de leer vuestro libro. Os hacéis un café o un té. Os sentáis en el sofá, lo abrís, leéis un par de páginas y es tan desagradable, o aburrido u os interesa tan poco como esa cosa horrible ¿No os sentiríais estafadas?

¿Es sabio seguir haciendo algo que os parece una estafa? ¡Y encima en vuestro tiempo libre! ¡Como si sobrara!

2.- Qué nos impide leer sabiamente

Sé que hay muchas personas que son incapaces de devolver un libro a la biblioteca sin terminarlo. Es como si, en vez de una novela, hubieran sacado una condena. Vamos a ver si somos capaces de hacer una lista de los motivos por los que no se pueden dejar los libros a medias:

  • Los libros son bienes escasos y hay que aprovecharlos nos gusten o no. Un poco como cuando nuestras madres nos decían que había que terminar todo lo del plato. Bueno, las bibliotecas existen, así que ese mito podemos desecharlo.
  • Hay que terminar el libro porque si no le faltamos el respeto a la autora. Como autora, escribo los libros con esfuerzo, a veces con dolor y lágrimas y quiero que los leáis hasta el final. PERO, no me debéis nada. En serio, yo, como autora, os libero de la obligación de terminaros mis libros si, una vez empezados, no os gustan. Veréis, cuando leéis, empleáis algo muy valioso que no recuperaréis jamás: TIEMPO. Suelo decir esto cada vez que me dan la oportunidad. La gente más joven no le da a esto mucha importancia, pero a lo mejor los demás sí: cuando termináis de leer un libro sois más viejos que cuando lo habéis empezado. En serio, puede que no lo hayáis pensado nunca, pero estáis más cerca de la muerte. Suena fuerte, pero es verdad. Ahora, con eso en mente ¿seguro que queréis caminar hacia el final de vuestras vidas a través de páginas aburridas que no os interesan lo más mínimo? Espero que la respuesta sea que no.
  • Hay que terminar el libro porque me lo han recomendado/es un clásico/ y les gusta a todos mis amigas. Jamás pensé que diría esto, pero voy a hacerlo. Por vosotras, y solo por vosotras, voy a convertirme en mi madre: ¿Y si todos tus amigos se tiran por la ventana, tú vas detrás? Confiad en vosotras mismas cuando leéis. Esto es como el vino: mucho tanino y mucha cosa, pero si no te gusta, pues no te gusta. Si quien te lo ha recomendado es una amiga, tampoco se va a ofender. No te gusta el libro, tu amiga va a seguir siendo tu amiga. Lo has intentado y no ha cuajado. De verdad, no pasa nada.

3.- Qué es leer menos sabiamente pero de manera efectiva

  • Leer empleando el menor tiempo posible
  • Y comprendiendo lo que se lee lo mejor posible

Porque, en fin, si vais a correr hacia vuestro final así, de libro en libro, sin hacerme caso, leyéndolo todo hasta la última página aunque no os guste, lo mejor es leer rápido y pasar pronto el mal trago.

Además, da la casualidad de que leer más rápido, siempre que se haga con concentración, ayuda a comprender mejor.

Pero pare leer más rápido hay que saber primero cuáles son nuestros malos hábitos de lectura.

4.- Malos hábitos de lectura que nos impiden leer sabiamente

3 trucos infalibles para leer mejor y sacar el máximo partido a tus lecturas
Hábito malo de Richard Reid para Pixabay
  1. Recitar lo que leemos en nuestra cabeza. Un poco como si rezáramos. A veces incluso movemos los labios sin darnos cuenta.
  2. Se nos va la cabeza porque no estamos concentradas (a lo mejor porque el libro no nos gusta, yo no digo nada) y releemos los mismos párrafos una y otra vez.
  3. Leer palabra por palabra. Esto puede sonar raro, pero es así. Cuando leemos, lo hacemos fijando la vista en el papel. Cada vez que la fijamos, recibimos una cantidad de información determinada. Si al fijar la vista lo haces solo sobre una palabra, al final de la sesión de lectura estarás agotada. Con la práctica se pueden leer frases enteras de un vistazo.

5.- Los 3 trucos infalibles para leer mejor

Hay que entrenar tres cosas:

  1. Velocidad: hay que ver más rápido. Y no os preocupéis que vamos a hacer un ejercicio para que veáis que se puede mejorar con nada de práctica.
  2. Concentración
  3. Comprensión

5.1.- Entrenar la comprensión

3 trucos infalibles para leer mejor y sacar el máximo partido a tus lecturas
CristalLaw para Pixabay

Estamos acostumbradas decir a los estudiantes cómo tienen que estudiar y solemos explicar que lo primero es mirar el índice de los libros de texto, ver si hay resúmenes al final de los capítulos, etc. Pero no hacemos nada de eso con los libros de ficción. Al menos hasta ahora.

Para comprender un texto, es bueno conocerlo un poco, aunque sea de manera superficial. Para eso, es bueno hacer lo siguiente:

  • Coger el libro
  • Familiarizarse con la portada y la sinopsis
  • Leer la biografía de la autora si hay una
  • Si tenemos la oportunidad de investigar un poco sobre lo que la autora dice del libro, tanto mejor. Puede que descubramos que no nos interesa y no lo empecemos. Lo que es mucho mejor que empezarlo y que no nos guste. Porque si una vez empezado vamos a acabarlo sí o sí, perderemos mucho tiempo que una investigación previa nos ahorraría.
  • Ver el índice y los nombres de los capítulos
  • Hacer una primera lectura a modo de escáner: ver como de largos son los capítulos, si hay mucho diálogo, leer incluso algunos párrafos al azar del principio, del medio y del final… Así, cuando empecemos por la primera página, de manera formal, ya tendremos una idea de lo que nos espera.
  • Si además usamos páginas de internet como Goodreads, podemos leer opiniones de otras lectoras para saber lo que nos espera.

Esta labor previa, además, nos evita la compra compulsiva. Si tienes hijas y quieres que lean, es bueno que no les compres libros por capricho. Enséñales a hacer el esfuerzo de coger el libro, leer el índice, etc. Y verás que terminan disfrutando más.

Por supuesto, en el caso de los niños, no hay que obligarlos a hacer una investigación previa. Usemos el sentido común.

5.2.- Entrenar la concentración

3 trucos infalibles para leer mejor y sacar el máximo partido a tus lecturas
Dean Moriarty para Pixabay

Esto tiene más que ver con leer relajados y en un sitio agradable que con otra cosa.

Lo mejor es asegurarse de que no vais a tener interrupciones cuando os pongáis a leer. Mi suegra para esto es como la Chuck Norris de la lectura. Lee en el salón en frente de la tele, puesta y de otra tele, puesta en otro canal, que es la que ve mi suegro.

Ojo, que esto es un truco también. Yo, por ejemplo, trabajo mejor en bares porque mi cerebro tiene que hacer un esfuerzo para no hacer caso al ruido y lo que hace es centrarse en lo que estoy haciendo.

Pero si funcionáis mejor en silencio: poneos cascos. Parece mentira, pero ayudan a aislarse.

A veces nos desconcentramos porque no entendemos algo y eso se nos queda dando vueltas en la cabeza y es cuando releemos el mismo párrafo una y otra vez. Para evitarlo, nada mejor que tener a mano una libreta o, mejor un taco de post-its y un boli.

En ambos casos, lo suyo es anotar lo que no entiendes, dónde está y volver a ello al final del capítulo.

La técnica del post it también sirve para anotar cosas que nos han gustado mucho y poder acceder a ellas más fácilmente y comentarlas en clubs de lectura. O para releer, si nos apetece.

Si no solo leéis por placer sino para estudiar o porque os han mandado un trabajo, lo ideal es hacer mapas mentales.

5.2.- Entrenar la velocidad

3 trucos infalibles para leer mejor y sacar el máximo partido a tus lecturas
Gert Altmann para Pixabay

Para esto necesitáis un texto de vuestra elección. Calculad que tenga unas mil palabras. Podéis leer este relato de terror con sirenas, por ejemplo.

Leed ese texto durante un minuto a velocidad normal. Podéis usar el temporizador del móvil para cronometrar el tiempo.

Cuando termine el tiempo, marcad hasta dónde habéis leído.

Ahora empieza la segunda parte del ejercicio para leer mejor.

Leedlo otra vez, pero ayudándoos de los dedos. Colocad el dedo como guía debajo de la línea que estéis leyendo y forzad un poco la velocidad. Haced que el dedo vaya un poco más rápido de lo que os piden los ojos. Solo un poco, para leer más rápido que antes.

En teoría, habréis leído un poco mas.

Aunque en esta segunda lectura os parezca que habéis perdido comprensión lectora, tened paciencia. Haced el ejercicio una o dos veces por semana. El cerebro lo pasa fatal cuando se siente tonto, así que aprenderá a funcionar cada vez más rápido.

Lo que quiere decir que vosotras leeréis mejor y disfrutaréis más de la lectura.

Por ejemplo, de todas las novelas y relatos que recomendamos en la iniciativa En marzo lee Gratis.

Si este artículo te ha parecido útil, acércate a Patreon. Hay mucho más contenido para lectoras y escritoras. Desde relatos y novelas por entregas hasta material para mejorar como escritora ¡y desde 1$ al mes!

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario