9 curiosidades sobre El Exorcista en su 45 cumpleaños

No estaría aquí, dispuesta a hablar de curiosidades sobre El Exorcista, si la película no me encantara, si no me diera miedo de verdad. Las que leísteis mi artículo anterior, no veáis esta peli. No leáis la novela. Para todas las demás, pasad y poneos cómodas. Empieza la sesión.

Curiosidades sobre el Exorcista 2

El Exorcista: la novela. Inicio.

Aproximadamente a las 12.25 de la noche, Chris apartó la mirada del guión, y frunció el ceño con perplejidad. Oyó ruidos extraños. Eran raros. Apagados. Agrupados rítmicamente. Un código insólito de golpecitos producidos por un muerto.

“Curioso”.

Escuchó durante un momento y luego dejó de prestar atención; pero como los ruidos proseguían, no se podía concentrar. Arrojó violentamente el manuscrito sobre la cama.

“¡Dios mío! ¡Qué fastidio!”

Salió al pasillo y miró a su alrededor. Parecían provenir del dormitorio de Regan.

“Pero, ¿qué estará haciendo?”

Caminó lentamente por el corredor, y de pronto los golpes se oyeron más fuertes, más rápidos. Al empujar la puerta y entrar en la habitación, cesaron de pronto.

“¿Qué diablos pasa?”

La niña de once años dormía, firmemente abrazada a un gran oso de felpa de ojos redondos. Arruinado. Descolorido después de muchos años de asfixiarlo, de cubrirlo de tiernos besos húmedos.

El Exorcista, la novela de William Peter Blatty en la que se basa la película del mismo nombre, estrenada un 26 de diciembre de 1973, hace hoy 45 años, no empieza así. En realidad, lo hace con una ficción de realidad y una descripción de las que ya no están de moda. Son estos pocos párrafos, hacia la mitad de la primera página, la pista inicial de lo que encontrarás a lo largo del libro (y de la película).

El mal, el mal verdadero, el auténtico mal, el mal sin paliativos, el diablo, juega al escondite con la madre de Reagan. Luego toma una muñeca y, como las preadolescentes de aquella época, la viste a su imagen y semejanza; hace de ella una marioneta.

Reagan se convierte en la Barbie del demonio y nosotras, lectoras aterradas, espectadoras a una vuelta de tuerca del pánico, observamos la tortura a la que es sometida desde el punto de vista de los adultos incrédulos, desesperados, rotos.

El Exorcista es una buena novela de terror, escrita de manera chapucera (o al menos traducida sin demasiado cuidado) que, sin embargo, conviene leer. Motivos hay unos cuantos:

  • Maneja un concepto de miedo poco frecuente en literatura
  • Pone a la lectora en ese punto en el que Velázquez pone a la espectadora de Las Meninas: dentro del cuadro; es decir, la pone en peligro
  • Es la única novela que ha producido una película capaz de asustarme. Lo digo cada vez que tengo oportunidad: El Exorcista me da miedo, pavor.

¿Cuál es ese miedo que maneja la novela de El Exorcista?

Curiosidades sobre el Exorcista sombra 3

Muchas autoras y autores de terror escriben desde el alivio. Esa sensación que llega al final de una obra de terror. Como Explica Juan González Mesa en su artículo para SuperSonic 7 que cité en esta entrada sobre cómo conseguir que las lectoras pasen miedo, el terror se basa en la capacidad de la autora de crear en la lectora una sensación de indefensión. Sensación que se disipa al final, cuando las cosas se resuelven y el miedo queda sustituido por el alivio.

Peter Blatty dijo sobre su novela, El Exorcista, que había escrito una obra “de fe” en la que el conflicto era una lucha entre el bien el mal católicos. Lo cierto sin embargo es que escribió una obra de terror en la que una niña es torturada desde el principio hasta el final.

Una obra que funciona porque lo que sucede es horrible, sí. Pero también, y sobre todo, porque la solución final no es la que cabría esperar.

No hay un final feliz. El diablo, el mal, gana la partida. Para que la cría quede liberada, un hombre debe sacrificarse. Los dos sacerdotes mueren, la niña sobrevive. Satanás 2, Dios 1 y eso que jugaba fuera de casa. Para encontrar un final similar, solo similar, hay que mirar hacia el horizonte de Jack Ketchum y su La chica de al lado.

Me apasiona esta novela por lo que tiene de valiente. Tortura infantil, blasfemia, sexo implícito y en ocasiones actitudes sexuales explícitas, impotencia, incapacidad de los buenos.

La mayor parte de las veces el bien vence al mal. Ese es el orden natural de las cosas ¿no? William Peter Blatty lo subvierte y te deja con la angustia prendida en el bulbo raquídeo para siempre.

Pero hoy es el aniversario de la película, no de la novela. Así que hablemos de la película… Más o menos.

Curiosidades sobre El Exorcista, la novela.

Curiosidades sobre el Exorcista 5
Portada de libro basada en uno de los fotogramas más reconocibles de la peli. Porque hay que vender, señoritas.

Corre 1950 y un autor sin prestigio ni reconocimiento acude al concurso de la NBC Your bet your life. El presentador del programa es Groucho Marx, el escritor es William Peter Blatty, que está en plena gira de promoción de un libro de reportajes del corazón.  El programa es una especia de concurso tan surrealista como el humor de los Marx y Blatty gana. Con el premio, anuncia, se retirará a escribir su propia novela. Sí, esa novela: El Exorcista.

Vemos que en los 50 vivir de escribir tampoco era sencillo. Seguro que Blatty se habría hecho un Patreon (fin de la cuña publicitaria).

Pero no acaban aquí las curiosidades sobre El Exorcista.

Si internet está en lo cierto, y no hay motivo para pensar que no (internet es sabia, internet no se equivoca jamás), Blatty tardó unos 20 años en escribir El Exorcista. La novela se publicó en 1971 y tuvo un éxito más bien discreto. Inexistente, incluso. Hasta que su autor volvió a la tele, un poco (mucho) de carambola. En el Show de Dick Cavett, uno de los programas de más éxito del momento, se quedaron sin invitado y llamaron a nuestro amigo William. Quiso el destino que, además, otro invitado tuviera que largarse sin preaviso. Curiosidades sobre el exorcista

Eso nos deja con un autor prácticamente novel que lleva su novelita de terror a la tele y se encuentra con 45 minutos en prime time para cantar las alabanzas. Un poco lo que me pasó a mí en el Podcast de Café de Tinta… Sí. Además, viene a cuento porque en El Exorcista hay posesiones y en Sombra, más. En Sombra el diablo posee a Dios, chicas. Alicia siempre da más por menos.

Total, que por las cosas del destino, El Exorcista se convierte en uno de los libros más vendidos del año. Si, en España también. El puesto número 8 de las listas, alcanzó.

Y como W.P. Blatty era listo como el hambre, se puso manos a la obra para escribir el guion de la famosa película: El Exorcista, sí. Esa que justo hoy cumple 45 años. Uno más que yo.

Y ahora sí:

Curisidades sobre El Exorcista, la película

  1. Stanley Kubrick dijo sí. Pero quería hacer lo suyo. Ya sabéis, un sucedáneo de libro en lugar de una adaptación. Al contrario que Stephen King, Blatty le contesto que verdes las habían segado y siguió buscando. Al final el director escogido fue William Friedkin, a quien conocerán por French Connection, oscarizada el mismo año de publicación de la novela. El pobre no salió muy bien parado del rodaje de El Exorcista.
  2. Cuatro horas diarias se pasaba Max Von Sydow en maquillaje para aparentar la edad del padre Merrin. Un buen trabajo, sin duda. Aunque no hacía mucha falta. El respetable se pasa toda la película con los ojos en la cría posíada. Podrían haber puesto a los fruitis en su lugar (disculpad el humor desesperado. Es que estoy escribiendo sobre algo que me da miedo, en serio. Esto es el equivalente a una risa histérica).
  3. Debby Reinolds, preguntada acerca de si le apetecía interpretar el papel de la madre, quiso imponer a su hija para el de Reagan… Lo que nos habría dado una princesa Leia con un pasado regular. Aunque yo la veo, conste: Carry Fisher vomitando pastel de carne de Yoda…
  4. Linda Blair consiguió el papel gracias a una conversación un tanto peculiar. La muchacha se había leído el libro, así que cuando Friedkin, encantado con su aspecto angelical le preguntó si sabía lo que tendría que hacer durante la película, la niña contestó:
  • Masturbarme con un crucifijo.
  • Pero ¿Tú sabes de lo que estás hablando, pequeño ser angelical de doce años?
  • Pues claro, señoro, de hacerme una paja.
  • ¿Pero haces esas cosa, tú?
  • Yo sí, ¿y usted?
  • ¡Editada! (Bueno, vosotras me entendéis).
  1. Hubo un asesino en el set de rodaje. Uno de los radiólogos, al parecer. Había asesinado a un crítico de cine y se sospechaba que a seis personas más. Todo bien.
  2. El director sí que era el mismo diablo. Si el rodaje de French Connection había sido el mismo horror, una de las curiosidades sobre El Exorcista es que el colega se tiraba al suelo, se retorcía y soltaba espumarajos de rabia por la boca cuando las cosas no salían a su gusto. También tendía a aparecer en plató disparando una pistola al aire, y amenizaba los ratos libres poniendo a todo volumen la BSO de Psicosis. Para mantener la tensión.
  3. Ya he avisado de que dentro de poco hablaré de lo raro y lo espeluznante. Para crear este tipo de ambientes, Friedkin contrató a Gonzalo Gaviria, que se dedicó a meter en medio de la película imágenes que aparecían y desaparecían. Como la máscara del demonio. No, si puedes verlas no son subliminales. Así que no, no intentaban vendernos coca cola diabólica, solo asustarnos.
  4. Mike Oldfield escribió Tubullar Bells en sus ratos libres. Nada más que decir al respecto. Excepto que la BSO de la película es una maravilla y está en Spotify. Puedes oírla aquí.
  5. Las secuelas de esta película no existen. FIN

Razones por las que novela y película se han ganado un puesto en los rankings del terror

Curiosidades sobre el Exorcista 5
Pazuzu aproves

Ya he hablado más arriba del motivo principal por el que El Exorcista es una obra que merece la pena ver. Veamos por qué el miedo que provoca esta película ha sobrevivido durante cuatro décadas y media.

Personajes

El padre Merrin, arqueólogo y exorcista es un ser humano de fe inquebrantable que ya ha vencido al demonio. De hecho, es el mismo Pazuzu quien lo llama desde el lecho de Reagan. Sin embargo, a pesar de su fortaleza espiritual, su cuerpo le falla. Nos encontramos con un héroe cuya fuerza es muy relativa. Un anciano que podría representar el esplendoroso pasado de la iglesia.

El Padre Karras es la antítesis de Merrin. Ex-boxeador, cuenta con una forma física espléndida, pero atraviesa una crisis de fe que lo convierte en víctima fácil para todo tipo de demonios. En especial los suyos propios. Seguro que conoces las escenas de la niña y su cabeza giratoria, pero una de las más aterradoras es la de la madre de Karras hablando con la voz del diablo. Se trata de una secuencia que resuena con otra anterior. En ella se unen miedos arquetípicos (manicomios, residencias ¿recuerdas este artículo sobre locura femenina y terror?) y el miedo a fallar a las personas que nos aman y a quienes amamos. Karras es esa iglesia rica cuyos cimientos están podridos.

Cabría esperar que la combinación de Karras y Merrin lograse acabar con el demonio, pero no es así. En las obras donde un grupo de héroes se junta para derrotar al villano, las debilidades de unos se compensan con las fortalezas de los otros y eso suele bastar. Una de las muchas curiosidades sobre El Exorcista, es que esa regla se rompe.

De hecho, el final trágico de Merrin y Karras podría leerse como un exhorto a la Iglesia para que cambie o se disuelva. Si es que de verdad le importan algo sus fieles.

Chris MacNeil, la madre de Reagan, es una actriz famosa, atractiva, inteligente, económicamente independiente. Una mujer que agota todas las posibilidades antes de acudir a la iglesia. Esto e importante, porque nos da un contexto que suma puntos de tensión en la escalera del miedo. Una de las curiosidades sobre El Exorcista, es que no hay dudas acerca de la naturaleza de lo que ocurre. La ciencia ya ha eliminado todas las explicaciones racionales, así que al espectador solo le queda lidiar con lo irracional.

Reagan, la marioneta, El campo de juego. Se trata de una buena niña, la imagen de la pureza y la bondad. No sueña, no miente, no tiene alucinaciones. Su carácter cambia porque alguien está usurpando su cuerpo. Si el tema del doble en terror es uno de los más socorridos, la posesión supone una vuelta de tuerca a ese tema. En los casos de posesión el doble se lleva al extremo. El demonio más malvado toma posesión del cuerpo más puro. La perversión entre las perversiones.

Curiosidades sobre el Exorcista sombra
Una de esas curiosidades sobre El Exorcista es que Pazuzu es el narrador de mi última novela…

Escenario

Una casa alquilada completamente normal, moderna, con servicio. La dueña, como decía un poco más arriba es una mujer de clase media alta. George Town es una ciudad próspera y además el campus universitario queda cerca. Nada de cementerio indios bajo el garaje, nada de mansiones góticas, nada de parajes extraños.

De hecho, esta es la descripción de la casa en cuestión (y las dos frases previas que sirven para advertir a la lectora de que el mal acecha en cada esquina sin ser visto).

Curiosidades sobre El Exorcista
Así comienza el capítulo primero de El Exorcista. Antes de esto está el prólogo en Irak, como en la película.

Más curiosidades sobre el Exorcista:  Pazuzu y yo

Solo una nota, pequeñita, para que veas hasta qué punto me da miedo esta historia, tanto en su versión cinematográfica como en su versión literaria.

Esta es la primera cita que Peter Blatty coloca al inicio de su novela:

Y bajando Él a tierra, le salió al encuentro un hombre de la ciudad poseído de los demonios… Muchas veces se apoderaba de él [el espíritu], y le ataban con cadenas y le sujetaban con grillos, pero rompía las ligaduras… Preguntóle Jesús: ¿Cuál es tu nombre? Contestó él: Legión. Lucas VIII, 27-30

Esto es parte de Sombra, mi novela corta de terror religioso que encontrarás en la Editorial Cerbero:

—Hijo de Dios el Altísimo, ten compasión de nosotros— dirían los espíritus impíos.

—¿Cuál es tu nombre?—preguntaría entonces Jesús.

—Legión, porque somos muchos. Nos asusta tu poder, Oh, Mesías. No nos obligues a dejar esta tierra a la que nos hemos acostumbrado, no nos envíes de vuelta al infierno.

¿Quién sino el demonio perdonaría a una legión de ángeles caídos y la obligaría a entrar en una piara de cerdos? El Hijo de Dios, el Mesías verdadero los habría enviado de vuelta a la casa de Lucifer, pero no Belcebú.

Y hasta aquí las curiosidades sobre El Exorcista de hoy. Si quieres oírme hablar de cine, te recomiendo un podcast sin muchas pretensiones: Lo que Eternia se Llevó. Tiene Twitter, Facebook y muchas opiniones nada académicas.

Si el artículo te ha gustado y quieres leer más, hazte mecenas en Patreon y trabajaré con ahínco en darte mucho más contenido de Terror, Fantasía y Ciencia Ficción.

¿Gracias por leer!

 

 

 

 

 

 

4 comentarios

    1. Gracias!

      Es una de mis películas favoritas. Y hay mucho más. Investiga por ahí y verás, verás.

      Si puedes, te recomiendo que leas la novela.
      Un abrazo!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *