5 buenos artículos que te cuentan cómo escribir fantasía

Me apetece mucho, muchísimo, decirte cómo escribir fantasía con mis propias palabras. Es a lo que me dedico, es lo que me gusta y además no existe mejor opinión que la mía. Para eso es mía. Lo que ocurre es que hay por ahí un buen puñado de autoras que se dedican a esto de crear mundos fantásticos. Y muchas de ellas ya han dado pistas (o tratados) acerca de cómo funciona el asunto.

Por eso, y para no repetir conceptos, os enseño antes de nada una docena de buenos artículos que desgranan el por qué, el cuándo y, sobre todo, el cómo escribir fantasía.

No estoy de acuerdo con todo lo que dicen, pero todas las mujeres que aparecen aquí merecen mis respetos por unos motivos o por otros. Y sus reflexiones se han ganado un vistazo. Aunque sea para descartarlas en parte.

No hay mejor manera de componer un criterio propio que buscar, comparar y decidir.

¿Os he dicho que la mejor opinión es la mía? Sí, lo he dicho justo en el primer párrafo. ¿Y sabéis por qué es la mejor opinión? Porque si le encuentro una fisura, la reviso y la cambio. Así que, leed y anotad. Luego ya cambiaréis o no lo que pensáis en este momento.

Pues no se si me convences, te noto veleta.

Así es cómo se escriben novelas de fantasía que cautiven al respetable

1.- Ana Gónzález Duque: Mandamientos del escritor de fantasía

Estructurada como esas diez frases de piedra que Dios envió a Moisés; es decir, escrito copiando el modo de hacer de uno de los libros de fantasía más vendidos del mundo, la Biblia, Ana habla de diez imprescindibles para que tu novela de fantasía sea también fantástica. Entre mis favoritos: el plagio.

Vale, no, no es plagio. Ella explica estupendamente cómo ninguna autora contemporánea extrae de la nada sus mundos, sus animales fantásticos ni sus historias. De hecho, incluso pone a J.K. Rowling como ejemplo de escritora de fantasía que buceó en mitologías varias para crear sus criaturas más conocidas.

En otras palabras: si quieres un buen puñado de animales fantásticos y no sabes dónde encontrarlos, visita el siguiente artículo.

Pero no puedo pasar de largo sin mencionar que, precisamente Ana, tiene un libro en el que explica justo esto: cómo escribir fantasís.

Como escribir fantasía

2.- Luna Antigua: Criaturas mitológicas indias: bestiario

Miriam, la autora de este blog y de un montón de relatos publicados en antologías de renombre, como Quasar o Alucinadas, es historiadora del arte y arqueóloga. Además de escritora, quiero decir.

Bien, pues si Ana González Duque nombra a J.K. Rowling para hablar de inspiración mitológica, Miriam nos hace en este artículo un listado completísimo sobre mitología india. Listado que empieza con Nagini, que no es que sea el nombre de una serpiente, sino que es el sustantivo genérico serpiente.

5 artículos que te enseñan como escribir fantasia de
Soy una serpiente y me llamo serpiente. Como el Bar Manolo, de Manolo o el Bar Mayos de la calle Mayor.

Llamadme loca, pero si, además de aprender cosas sobre cómo escribir fantasía te llevas material que luego puedas incorporar en una discusión sobre Harry Potter ¿no es ganancia doble?

Bromas aparte, el blog de Miriam es una delicia. Solo de un vistazo comprobarás que su contenido es de gran valor para la escritora de lo maravilloso (ya hablaremos de la fantasía y lo fantástico, lo prometo. Pero hoy no). Siempre digo que los textos divulgativos tienen auténtico valor no solo por lo que muestran, sino por el deseo de aprender más que despiertan en quienes los leen. Este es un claro ejemplo de ello.

3.-Alister Mairon: Los escritores tienen síndrome de Adán

Cualquier persona que diga a voz en grito (o a un volumen normal, no soy muy quisquillosa con esto) que el worldbuilding es peligroso se merece mis respetos. En este artículo la autora de Sorgina habla sobre cómo escribir fantasía, sí, pero no en general. Al contrario, se centra en un detalle importante y quizá no demasiado tratado en otros blogs de la temática. Pone el foco en el arte de nombrar cosas que ya existen empleando nombres nuevos, lo que crea cierta confusión en la lectora, no lo vamos a negar.

cómo escribir novelas de fantasía
Esto no es un martillo, no. es un golpeador de metales.

Pero esta mujer no se queda ahí. Sus artículos son largos, meditados y densos. Reserva un buen rato para leerlos. Este en concreto no es de los más extensos y sus consejos acerca de cuando cambiar los nombres de las cosas y de cuándo no hacerlo son, a mi juicio acertados.

4.- Rocío Vega: 5 clichés de fantasía que detesto (con todas mis fuerzas)

Esto… No sé cómo decirlo. Hace nada, la semana pasada mismo, escribí mi propio artículo sobre clichés en fantasía. El de Rocío podría suscribirlo y, además, al releerlo hoy, me he dado cuenta de que en mi próxima novela había colado uno muy gordo y muy feo. Y más tonto que comerse las espinas de un cactus.

Lo que me brinda una oportunidad única para colar aquí una pequeña perla de ideología literaria: no es necesario tener poca experiencia para aprender. Cómo escribir fantasía no es algo que se sabe y ya. Hay que seguir leyendo, hay que mejorar, hay que agachar la cabeza de vez en cuando y repasar lo que te crees que sabes. Porque a lo mejor creías que dominabas algo y resulta que no.

Pero no me desvío más. Aquí estamos para decir que a Rocío no le gusta:

5 artículos que te enseñan como escribir fantasia de
Primero damos cera y luego pulimos cera. Y ya si eso, mucho más tarde, sabemos karate, ¿vale, Neo?
  • Que las novelas empiecen por el nacimiento del prota
  • Que la monarquía hereditaria sea la panacea y la solución de todo mal
  • Los elegidos la ponen nervioseta
  • Que todo sea un sueño hace que se le caiga la piel a tiras
  • El ya sé kung fu tampoco le mola.

Leedlo en su blog, que disfrutaréis y sacaréis conclusiones válidas para no usar en vuestras novelas de fantasía. Palabrita.

5.- Celia Arias: Como escribir fantasía creíble y no fastidiar tu novela

El blog de Celia no habla solo de fantasía. Ella es correctora y pone a tu disposición una colección importante de recursos para escritores. Pero estamos aquí porque tiene dos grandes artículos sobre verosimilitud. Y si hay algo que importe a la hora de escribir fantasía, eso es crear mundos creíbles.

En la entrada que cito: Cómo escribir fantasía creíble y no fastidiar tu novela, Celia enumera una serie de errores comunes. Tanto, que yo, como lectora editorial, encuentro a menudo. Heridas que se curan en un santiamén sin tratamiento, magia que se desparrama sin orden ni concierto, distancias largas que se recorren en segundos, aprendices que se hacen expertos en un día… De hecho, algunas de las meteduras de pata que Celia menciona coinciden con los clichés que odia Rocío.

5 artículos que te enseñan como escribir fantasia de
Estas son mis heridas y no me impiden anunciar champú ni batirme en duelo con el más pichi

Como ves, todos estos artículos no te dicen cómo escribir fantasía en el sentido de ofrecer una formula mágica. Pero muchos de ellos mencionan conceptos similares desde una óptica más o menos común. Lo que debería llevarnos a pensar que quizá algo de razón tengan.

Ojo, que puedes nadar a contracorriente todo lo que quieras. Es lo que hacen los salmones y ahí siguen, salvándose de los osos y remontando ríos.

La cuestión es que existen clichés a evitar y existen virtudes que adquirir. Aunque luego cada uno pueda llevarse esas virtudes a su terreno para adaptarlas a su forma de hacer y sus necesidades propias.

Algunas obras que no siguen los mandados de las anteriores entradas y que me han sacado de la lectura por ello.

(Vaya pedazo de subtítulo largo me he sacado de la manga, madre del amor hermoso)

1.- El nombre del Viento

Celia Arias habla de cómo escribir fantasía creíble y de que para ello las heridas no pueden curarse en un plis plas. Rothfuss no hace exactamente esto. Hace algo peor. Porque, bueno, un arañazo es un arañazo. Pero este señor, consciente del mandamiento que Ana González Duque bautiza como “Putearás a tus personajes”, le pone a su protagonista un obstáculo tras otro. En principio se trata de problemas de difícil solución, pero el tío ¡los resuelve en dos páginas! Yo no sé si a vosotras os pasa, pero a mí eso, que seguro que crea un ritmo vertiginoso, termina aburriéndome. Cuando no hay tensión, cuando el prota es tan bueno y válido y limpio que las cosas se le solucionan solas, yo pierdo el interés.

Vale, reconozco que así, de repente, solo se me ocurre esta novela. Pero es que siempre se me viene a la cabeza como ejemplo de lo que no se debe hacer cuando uno escribe fantasía.

¿Y vosotras qué? ¿Me recomendáis algún artículo?

Si os ha gustado este, os recuerdo que tengo un Patreon estupendo donde podéis apoyarme para que os traiga más. Y, de paso, escribir conmigo una novela de fantasía nada convencional con sirenas y sin elegidos, ni king fu, ni cosas raras. Bueno, cosas raras, sí. Ya me entendéis. Uníos al grupo.

2 comentarios

  1. Qué buen artículo, Alicia, de esos que yo llamo “para guardar” y tener siempre a mano. Estoy de acuerdo con los clichés, hay que tratar de ser más originales, aunque a veces no te das ni cuenta de que estás llevando a tus personajes por un camino previsible. Gracias por estos buenos consejos.

    1. Gracias a ti por leer.
      Me alegro mucho de que el artículo te haya servido 🙂

      Los clichés son un espanto. Crees que estás escribiendo algo chulísimo, nuevo, incríble… Y resulta que ya se ha dicho mil veces. Hay que andarse con ojo, pero al final merece la pena.
      Un saludo, Luisa.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *