4 Cosas que busco como lectora de terror

4 Cosas que busco como lectora de terror

 

lectora de terror

Algunas veces me han preguntado qué busco como escritora de terror. La respuesta a eso es sencilla: crear mal rollo. Lo he dicho en muchos sitios. Que no me asusto escribiendo y que me asusto poco leyendo. Claro, con esos mimbres (los de no asustarse), cuando esta tarde me ha asaltado la pregunta, me he quedado un poco patidifusa porque no tenía respuesta. Pero me he parado a pensarlo y sí. Sí que hay algunas cosas que busco como lectora de terror. Ya me contaréis si coincidimos.

1.- Cuéntame algo que me sorprenda, por favor

Creo que esto es lo que más valoro de cualquier tipo de lectura. El factor sorpresa es importante. No es lo que busco siempre, pero es uno de los efectos que más valoro en una obra de terror. Por eso me ponen muy de los nervios las novelas que veo venir desde lejos. O aquellas que se limitan a usar mosntruos para contar historias humanas corrientes. Os contaré un secreto. Entrevista con el Vampiro me gustó mucho porque me enamioré del vampiro flojeras (el que luego hizo Brad Pitt), pero nunca leí ese libro como si fuera terror. No me asusté, no me dejó poso de mal rollo… Nada. Para mi fue un romance devastador, pero no me dio miedo. Aunque conservo la novela y ha sobrevivido a todas mis donaciones masivas, no es por el terror. Y mira que tiene de todo:

  • Vampiros
  • Nueva Orleans
  • Cementerios
  • Peste
  • Muerte
  • Asesinatos
  • Traiciones
  • Niñas repelentes con malas pulgas

Lei Entrevista con el Vampiro a una edad en la que era yo muy impresionable y la sorpresa de ver por primera vez vampiros que hablaban de lo que más me interesaba entonces, me fascinó. Y es que, chorreras y mansiones de lujo a parte, la reflexión acerca del valor de la vida de esta novelita rosa venida a más, me tocaron. Pero no, no me dio lo que buscaba como lectora de terror.

2.- Emocióname siempre

Esto es trampa, porque una no siempre está, como lectora ni como persona, con el cuerpo emocionable. A veces te acercas al libro equivocado en el momento equivocado y no se disfruta. No es culpa de la novela, no es culpa de la lectora. Pero estas cosas pasan. Si termino un libro y cuando lo cierro estoy igual que antes de abrirlo, para mí ese libro es un fiasco. reconozco que me ha pasado con la gran mayoría de los relatos de Poe. Ahora los leo como estudiante. pero, como lectora de terror, me parecieron una colección de fobias personales totalmente ajenas. Lógico si lo piensas. Eran los terrores de Poe, no los míos.

En cambio, he disfrutado mucho de Experimental Film, tal como digo en esta entrada. Una novela larga, espesa, pero que atacó directamente a todas las zonas menos protegidas de mi cabecita de lectora de terror. Qué se yo. A veces estas cosas te pillan con la guardia baja y es lo que pasa. Sin ánimo de nada, me atreveré -porque soy una inconsciente- a decir que el primer relato de mi colección, Inquilinos, produce un poco ese efecto de desasosiego, aunque solo al final. También se trata la maternidad, aunque de una forma mucho más descarnada. También hay una protagonista fuerte y también hay un ambiente que parece una cosa pero es otra.

Entendedme, Experimental Film no se parece en nada a Visita de Cortesía, pero tienen un algo común. Si alguno habéis leído ambas, ya me contaréis.

3.- Déjame mal cuerpo. Esta lectora de terror quiere pensar

Quizá este gusto mío por las historias que me revuelvan meninge y tripas de manera simultánea sea lo que hace que las historias que escribo también se pasen de reflexivas. No lo sé. El hecho, es que me pasa la cabeza lo mismo que con el corazón: si no me lo sacude bien, no creo que un texto merezca relectura o que invierta en él más tiempo del debido. He hablado muchas veces de lo que somos los lectores. Los lectores deberíamos ser aquello que un autor más respete. Porque, bueno, cuando leo un texto escrito por otro, estoy invirtiendo en esa actividad algo que nunca regresará: mi tiempo. Envejezco cuando leo. me queda menos vida cuando he terminado un libro que antes de empezarlo. Así que espero que esa inversión tenga un retorno, que sea para algo.  Si no es así, si no me enriquece, pues no me interesa seguir leyendo.

He pensado con algunos libros muy inteligentes de terror. Amatka, que se vende como CiFi porque es una distopía, es un magnífico libro de terror que habla de la capacidad de destrucción y de creación de la especia humana. También habla del arma más despiadada y más peligrosa que poseemos: el lenguaje, en cuanto que conforma el pensamiento y por tanto la realidad. De vez en cuando todavía le doy vueltas a esta novela. Y me dejó mal. Mal, pero con ganas de escribir. Eso siempre es bueno.

4.- Hazme pasar un buen mal rato

A fin de cuentas la literatura es entretenimiento. Muchas cosas más, pero siempre entretenimiento. Si no me lo paso bien cuando leo, procuro cerrar el libro. Soy muy fan de Stephen King a pesar de los pesares. Sí, tiende a perder el norte hacia el final. Sí, tiende a repetirse. PERO, siempre me vuelan sus novelas entre las manos. IT y Apocalipsis son dos de mis favoritas. La primera porque soy público objetivo de todo lo que tenga adolescentes margindos. La segunda fue mi primera distopía, chispas. No pude separarme de ellas desde el principio hasta el final. Conservo a algunos de sus personajes vivos en la memoria. Y no estamos hablando de alta literatura, ni de las mejores novelas de Terror que yo haya leído. Solo hablo de mis favoritas, de las que de verdad me han divertido.

Como extra os diré que también busco una novela con sentido y bien escrita. Nada de ex machinas, por favor. No me gusta que me tomen por idiota aunque algunas veces me lo haga. Como lectora de terror y de cualquier género que caiga entre mis manos, me gusta disfrutar. Y me pesan muchísimo los finales que salen de las mangas como hechizos.

¿Y vosotras, lectoras mías? ¿Qué buscáis? ¿Qué encontráis? ¿Qué os decepciona?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *