Empezar a leer terror me da miedo ¿Qué hago?

Quien dice empezar a leer terror, dice empezar a ver películas o series de miedo…

Tengo amigas que me han dicho, con el gesto compungido y dolor en el corazón que les encantaría leer Sombra, la última novela corta de terror que he publicado con Editorial Cerbero, pero que es que ellas con las historias de miedo no pueden.

No pasa nada, todo saldrá bien

Yo siempre contesto lo mismo: no pasa nada. Las novelas de terror no son para todo el mundo. Igual que no es para todo el mundo el romance o la ciencia ficción más dura. O la blanda, si vamos a eso. Yo, por ejemplo, leo poca novela histórica. Pero, claro, cuando me apetece echarle un vistazo a una de romanos, no hay nada que me impida hacerlo. No temo lo que vaya a encontrarme entre sus páginas.

No es lo mismo no querer leer historias de terror que no poder porque te da miedo.

Si tú eres una de esas personas que se sienten intimidadas por las historias de terror y estás hasta el moño de no poder hablar con tus amigas de La maldición de Hill House, o de la última novela de Pilar Pedraza o Alicia Sánchez, no te preocupes. Con un poco de suerte encontrarás aquí algún truco para romper esa barrera.

Puede que estés pensando que sí, que muy bonito todo, que lo tú digas, Alicia, guapa, pero yo ahí no me meto, que muerde. Te conoces y sabes que tienes una imaginación traicionera. Tu cabeza la carga el diablo y, cuando lees un párrafo un poco truculento, se te disparan las neuronas, ves monstruos en el armario, bajo la cama, tras la cortina de la ducha y hasta delante de la tele tomándose una cerveza. Vamos, que esa noche no duermes ni la siguiente tampoco. Y que maldita la necesidad que tienes tú de empezar a leer terror.

empezar a leer terror
Monstruo tomando cerveza. Probablemente sea un descendiente más adaptado de Gregorio Samsa. Me lean a Kafka, señoritas, por favor. En un rato libre que tengan. No, no da miedo. Es casi terror para miedosos.

Confía en mí. Hay maneras de enfrentarse a las novelas de miedo sin arriesgar por ello la salud mental ni criar unas bonitas ojeras.

Una pregunta básica antes de empezar a leer historias de terror

¿Lees fantasía? No importa que sea fantasía juvenil o fantasía escrita para un público adulto.

Si lees novelas de fantasía es más que probable que te hayan colado escenas de terror y que las hayas leído sin sentir más que un pequeño escalofrío.

Sin entrar en mucho detalle, vayamos a lo más evidente: Harry Potter.

¿Es Harry Potter una novela de miedo?

Pues no, claro que no. Pero en el primer tomo ¡En el primer tomo! aparece una especie de vampiro matando un unicornio. Y ¿qué me dices de la escena final, con Voldemort viviendo en la nuca del profesor Quirrell? ¿Y los dementores? Los dementores son entes sin cuerpo, oscuros, que absorven la felicidad. Toda la saga de Harry Potter está salpicada de elementos de terror más que evidentes. Así que respira tranquila: ya has tenido tu primer contacto con el terror en literatura.

¿Sabes quién escribió también varias historias de terror en la obra cumbre de la fantasía occidental y bla bla bla? Pues sí, fue Tolkien en El Señor de los Anillos. Si no me equivoco, hace un tiempo que escribí un artículo al respecto: 9 hechos que permiten leer El Señor de los anillos como novela de terror. 

(Claro que no me equivoco, es mi blog)

Esto puede querer decir varias cosas:

  • A lo mejor la literatura de terror no es tan horripilante como crees
  • Puede que tu no seas tan asustadiza como piensas
  • Quizá haya más de un tipo de terror

Repite conmigo: no todas las novelas de terror son iguales

Vale, puedes empezar por Agnus Dei, de Nieves Mories (sí, la cito mucho, es que me gusta. Si escribiera más la citaría más. Nieves, si estás leyendo esto: ESCRIBE MÁS). De verdad, puedes. Puedes empezar por esta novela y tirarte por la ventana. Porque es una obra de terror que trata temas muy delicados de una manera muy explícita.

Si eres de las miedosas y este se convierte en tu primer contacto con la literatura de terror, lo más probable es que no te acerques jamás a algo de lo que te digan que da un poco de miedo.

como empezar a leer terror
Lectoras que huyen de Nieves Mories tras leer Agnus Dei.
Recuerda, no quieres que te pase esto. Ve con cuidado.

No es eso lo que queremos.

Las historias de miedo no son todas iguales y por eso es posible acercarse a este género de manera segura. Existe el terror para miedosas, palabra. Y es que existen niveles en el terror, y también diferentes maneras de acercarse a él.

No es lo mismo una autora que te presente escenas llenas de vísceras y sangre que otras que hable de sentimientos o recuerdos a los que llame demonios o fantasmas. Y ambas trabajan la literatura de terror.

En la primera edición del Premio Ripley, María Jesús Álvarez Martínez, la autora de Plutón, presenta una atmósfera gótica llena de elementos clásicos del género pero que no te matará del miedo. Provocará en ti cierta inquietud, tensión, pero nada más. Te lo prometo. Puedes leer este relato aunque te asustes hasta de tu sombra. Te preparará para emociones más fuertes.

Empezar a leer terror 3

En La Resucitada, un relato de Emilia pardo Bazán que puedes leer gratis porque ha entrado en dominio público, la protagonista es una mujer muerta que regresa de la tumba. Nos encontramos, pues, ante una de fantasmas. Te prometo que, cuando lo leas, te sentirás incómoda, pero no pasarás miedo… O sí, pero no el miedo que esperas. Este cuento de terror encierra un feminismo que, como mujer, te conviene conocer. Pardo Bazán no podría haber escrito un relato feminista de estas características sin acudir a las herramientas de la literatura gótica. Léelo y luego cuéntame en comentario, si quieres, si le ves sentido a utilizar el terror para hablar de la realidad con la que está trabajando. Desde mi punto de vista, esta historia y el efecto que causa no se podrían haber conseguido de otra manera.

Un tercer ejemplo de autora española que escribe un terror asequible y apto para empezar a leer terror es Esther Rodríguez Bernal. Esther es una de esas amigas que, allá por el 2012, me dijo que ella lo del miedo lo llevaba regular. Sin embargo, en su blog puedes encontrar un cuento de la semana pasada que experimenta con algunos de los elementos del género. Se titula Una cabaña en la Cerdanya y cuenta la historia de unos palos de golf malditos. En el final hay sangre y una imagen un tanto rocambolesca. De los tres relatos que menciono, este es el menos inofensivo. Aunque creo que sí puede emplearse para empezar a leer terror. Sí, saldrás ilesa de él.

Pero ¿Si no da miedo por qué dices que son historias de terror?

empezar a leer terror

Verás, uno de los motivos por los que no todas las historias de terror son iguales es que la temática que se puede tratar dentro de este género es muy variada.

  • Entrevista con el vampiro habla de vampiros, claro, pero también de soledad, de relaciones tóxicas, de lo que el ser humano es capaz de hacer por amor o por desesperación… Hay algunas escenas un poco desagradables, como cuando Lestat reaparece después de que Louis y Claudia lo dieran por muerto. Pero, a pesar de la atmósfera opresiva, de que los protagonistas son vampiros o de que hay muchas muertes, la verdad es que el libro no asusta. Trata temas que dan miedo, pero no, no asusta. Esta es una buena novela para empezar a leer terror. Aunque yo prescindiría del resto de la saga.
  • Sombra, la novela que mencionaba al principio de este artículo con el que espero que te replantees lo de leer novelas de terror, cuenta una versión propia del Nuevo Testamento en la que Jesús le vende su alma al diablo. La narradora de la historia es la amante de Jesús y está contada como una historia de amor y venganza. Sus elementos de terror se toman directamente de la Biblia y la emoción que provoca, incómoda, se parece más a una comezón que a un miedo paralizante.
  • Cumbres Borrascosas se trata por la crítica como una novela realista, pero tanto Heathcliff, el protagonista masculino, como los escenarios donde transcurre la acción, son materia pura de literatura gótica de terror.

Conocerse: la gran ventaja que tienes frente a la literatura de terror

empezar a leer terror
Espejito, espejito, ¿si no sabes torear pa qué te metes?

No hace falta que te enfrentes a tus peores miedos la primera vez que leas una novela de terror.

O un relato. A mí me llevo más de dos décadas abrir El Exorcista. Con frecuencia digo que es la única obra literaria de miedo que me da miedo de verdad. Para mi vergüenza confesaré que mi madre lo tenía y conseguí que se “perdiera” misteriosamente en una mudanza. Aterrorizada viví por la película durante años.

Tú lo que quieres es disfrutar, no sufrir.

Y seguro que ya sabes qué es lo que más miedo te da en el mundo. Si no es así, párate a pensarlo y haz una pequeña lista.

Siguiente paso: busca novelas de terror que no traten ese tema. Si no sabes por dónde empezar, déjame una pregunta en comentarios y haré todo lo que pueda por echarte una mano. O pregunta en Twiter. Twiter siempre tiene soluciones para estas cosas.

Alicia, cielo, ¿qué empeño tienes tú en que yo lea terror? ¿Por qué no me dejas tranquila en mi zona de confort?

Yo soy una mujer sincera de donde crece la palma (o de Valladolid) y no te voy a engañar. Quiero que empieces a leer terror porque escribo terror y quiero que me leas. Esa es la parte menos generosa de este artículo.

Luego están todas las demás razones, menos personales y mucho más importantes. Por ejemplo, que el terror sirve para decir cosas que de otra manera no podrían decirse. Piensa en La Resucitada, el relato de Pardo Bazán que te comentaba más arriba.

Si das con una autora de terror que te guste, con la que te entiendas, habrás tenido la mejor de las suertes. Ella te ayudará a matar a tus propios monstruos. Y lo hará de corazón, porque, seguramente, también estará dando caza a los suyos.

No digo que las novelas de fantasía o las de ciencia ficción no tengan también un altísimo poder catártico. Lo tienen, claro que sí, pero el terror… ¡Ah, el terror! Nada se parece más que subir en una noria que una buena historia de miedo.

Empezar a leer terror bien planteado y bien resuelto te pondrá en contacto con todo eso que te hace sentir frágil, vulnerable, pequeña ¡Y hará que salgas de ello más fuerte!

Hazme caso: empieza a leer terror. Poco a poco, por ejemplo, con estas pocas páginas de este mismo blog: La esposa número 13.

Se hace camino al andar, aunque sea en tinieblas y con ruido de cadenas de fondo… ¡Lee terror!

 

 

4 comentarios

  1. Me ha gustado mucho el artículo. Además de estar lleno de recomendaciones interesantes (incluida la tuya), tocas el tema, para mí crucial para entender el género, de si el terror debe necesariamente dar mucho miedo o no es ese su objetivo último.
    Me gustaría saber tu opinión en algo que me estoy preguntando últimamente: si el sentido del terror no es asustar, qué lo diferencia de la fantasía oscura? Cómo clasificamos una obra, nuestros gustos o a nosotras mismas como escritoras en uno u otro género?

  2. Hola!
    Me ha encantado el artículo, las reflexiones y recomendaciones (incluida la tuya). Te he dejado un comentario antes pero por algún motivo no se guardo bien, así que hago una segunda intentona más breve y directa.
    Me gustaría saber si crees que el objetivo último del terror es asustar u otra cosa (sospechó que otra cosa, pero por si no entendí bien) y qué crees que distingue la fantasía oscura del terror.
    Gracias!!

    1. Hola!
      Finalmente hablamos el otro día en Tuiter de esto, pero la vrdad es que el tema es interesante. Intentaré escribir un artículo aclaratorio 🙂
      Gracias por preguntar leer, comentar ¡Y preguntar!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *