7 clichés a evitar en los libros de fantasía (y que yo evito en los míos)

La fantasía, ese género literario donde parece que cabe todo pero en realidad siempre se meten cosas parecidas. ¿No os da la sensación de que los libros de fantasía son calcos unos de otros? ¿no os aburre ver repetida la misma historia con distintos ropajes? A mí sí, lo confieso. En realidad por eso escribí Barro hace casi dos años de la manera en que está escrita y no de otra y por eso me he embarcado en la aventura de comenzar una novela de fantasía poco convencional (con vosotras).

La cuestión es que, antes de construir un edificio nuevo; es decir, antes de escribir un libro de fantasía poco convencional, hace falta saber saber cuál es la convención en la fantasía.

No hay que darle muchas vueltas al asunto. En cuanto repasas los libros de fantasía más recomendados en diferentes webs, blogs y hasta listas de ventas, te das cuenta de lo que la mayoría de ellos tienen en común. Y esos precisamente son los tópicos de la fantasía de los que tenemos que deshacernos. Nosotras para empezar. El mundo ya lo conquistaremos cuando corresponda.

¿Quiere esto decir que hay que quemar toda la fantasía que se ha hecho hasta ahora?

Pues no, mujer, no. Lo que hay que hacer es escribir las obras que queremos leer nosotras. Obras de las que es mejor eliminar algunos clichés, tropos y vicios enfermizos.

Siete obstáculos que superar para escribir libros de fantasía poco convencional:

1.- El héroe.

7 clichés a evitar en los libros de fantasía 1y que yo evito en los míos
Dejad de mirar esa espalda y seguid leyendo

Frodo, Conan, Drizz, Tanis el Semielfo, Raistlin Majere en su propia saga, El tío ese que os trae a todas locas, el Witcher, el Kvothe de las narices (que además me cae especialmente mal).

Todos ellos son un héroe. Cierto que entre ellos se parecen poco (al menos a simple vista) y que unos tienen más carisma que otros. Pero ¿en serio? ¿Siempre tiene que haber un hombre a la cabeza de todo? Un líder indiscutible o no al que todos siguen y de quien depende la solución del conflicto. Sea este el que sea.

¿No estáis un poco cansadas?

Rocío Vega ha puesto mucho de su parte en este sentido, pero La compañía Amable solo es un libro, uno, entre un millón. Ella emplea mujeres como protagonistas. Mujeres poco convencionales. Y se agradece. Pero todavía queda mucho por hacer.

2.- El bien y el mal a la conquista / conservación del mundo

Esto me agota. Y dicen que la baja fantasía limita el conflicto al poder por un reino en lugar de centrarse en el conflicto entre las fuerzas del bien y las del mal. Pero ¿no es un poco lo mismo? Al final, en novela fantástica como en gran parte de la narrativa, el mundo que existe es el que la autora decide presentarnos. Que las cosas sucedan en Cimmeria, la Tierra Media o en una pequeña aldea gala (fantasía histórica y comedia, eso es Asterix) ¿no es delimitar el mundo en lugar de cambiar el conflicto?

Yo quiero hablar de otras cosas. Por ejemplo, de que no hay un bien y un mal, sino un modo más o menos de dañino de comportarse. Y de que cada persona tiene la libertad (o no) de elegir cómo se comporta. Imaginas un libro de fantasía en que no haya luchas por el poder porque, qué se yo, no haya un poder establecido, sino un código que se equilibra a sí mismo.

3.- El medievo europeo

7 clichés a evitar en los libros de fantasía 1y que yo evito en los míos
Esta foto no es del medievo, pero es típica y muy mona. Quizá esa sea la clave: crear nuevos paisajes monos.

Que yo no sé si es porque no sabemos concebir mundos pretecnológicos sin imaginarnos castillos, almenas y espantosos sistemas de vasallaje, pero ¿no os cansan los mismos paisajes de siempre? Esos campesinos, esos caballeros, la guardia de la ciudad, los posaderos… En ocasiones tengo la sensación de que toda la literatura de fantasía que leo está ambientada en una partida de rol de ADD&D. En algunos casos con variaciones (pienso en Terramar o en Los Dones y se me pasa la indignación).

4.- Historia de amor como trama secundaria

Porque los héroes de las novelas de fantasía no pueden entretenerse viendo la tele (es el medievo). Así que les colocan un interés amoroso, a ser posible heterosexual, que sirva como obstáculo a la consecución del objetivo principal. O de objetivo extra.

Y digo yo ¿Por qué no te quitas la máscara y escribes una novela romántica con magia? Que no pasa nada. Ojalá se hiciera más. Pero sin tapujos. Nada de novela de fantasía con romance. No: novela romántica con elementos fantásticos. Sería un cambio agradable y fresco, la verdad.

5.- No sin mis enanos, no sin mis elfos

7 clichés a evitar en los libros de fantasía 1y que yo evito en los míos

Si hay algo que agradecer a Roahl Dhal y a Michael Ende, entre otros, es que prescindieran de razas de ascendencia tolkeniana. Charlie y la fábrica de chocolate o La historia interminable son magníficas y diferentes. Absolutamente poco convencionales. Y creo que ambos autores son una inagotable fuente de inspiración. Uno de mis primeros personajes de WoW se llamaba Perellin, como la selva nocturna. Y no diré que me gustan los umpa lumpas, pero por lo menos son originales.

Si las nuevas autoras de fantasía quieren jugar con razas nuevas, existe un montón de mitología de la que extraer fauna, flora, y personajes de todo tipo. Exploremos. No se puede abordar la literatura de lo maravilloso sin expandir un poco los horizontes de lo que ya está hecho.

6.- Uso tópico de la magia en los libros de fantasía

Lanzar bolas de fuego, cambiar de forma para distraer a los malos, emplearla para hacer el mal… A mí esto me suena a poca imaginación. Es verdad que la magia debe tener unas reglas. Por ejemplo, que si no la usas se te acaba. ¿Por qué a nadie se le ha ocurrido eso? Imaginaos una maga desesperada por poder hacer magias todo el tiempo porque si no se vuelve normal. Esto estaría muy cerca de lo que viene a ser una maldición, pero seguro que me entendéis.

Hay que emplear los elementos puramente fantásticos de las nuevas novelas de fantasía con un brío nuevo.

7.- El traidor

7 clichés a evitar en los libros de fantasía 1y que yo evito en los míos
¿Por este puñado de pesos mejicanos me vendes?

Todo héroe tiene su enamorada (ver punto 4) y toda misión cuenta con su traidor. Como si las cosas no fueran lo suficientemente difíciles por sí mismas en esos mundos fantásticos de Dios, llenos de dragones, ladrones, trileros y mercenarios. No basta con todo eso, no. Hay que hacer que alguien del grupo traicione al héroe. Porque después de siglos de literatura escrita no se nos han ocurrido subtramas nuevas.

Se que quienes han dedicado a escribir libros de fantasía y los han publicado han pensado en mucho más. Sé que los mejores libros de fantasía (los mejores de verdad, no los que aparecen en las listas), superan estos clichés con nota. Pero son minoría. Y nosotras, las personas que escribimos y que respetamos a nuestras lectoras, debemos seguir ese camino. El de Ende, el de Dhal, el de Vega. Escribamos libros de fantasía poco convencional.

Si quieres hacerte una idea de a qué me refiero, puedes leer Barro o este primer capítulo de la novela de fantasía que escribiré junto a mis mecenas de Patreon en 2019. Sí, ya hemos empezado.

4 comentarios

  1. Tengo mucha curiosidad por ver qué terminas montando por patreon. Todo lo que sea fantasía que se salga de los clichés, para mí es bien ^^
    Y vaya, qué casualidad eso que has dicho de la romántica con toques de fantasía… adivina qué cosita estoy escribiendo ahora mismo, jejeje.

  2. Dioses, otro cliché, se qué la mitología nórdica los hizo mortales en cierta medida, y que muchas historias se basan en la grecorromana, pero estoy tratando de cambiar esto. la apariencia y presencia de ellos, no alas, no capas, si tamaños colosales (eso me gusta) y trato de que tengan contacto con los mortales en una medida que trata de ser equilibrada (sino, al intervenir en todo, solucionarían ellos los conflictos de mi historia y adiós novela, obvio)

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *