Skip links

Fafner de Daniel Pérez Navarro – Reseña

Fafner, de Daniel Pérez Navarro, es una de esas lecturas pegajosas. Pegajosas en el buen sentido de la palabra, si es que esa palabra tiene algún sentido al que podamos llamar bueno.

La cuestión es que la novela se te pega al paladar, a la piel y al bulbo raquídeo. Mientras la lees tienes la sensación de que algo horrible pasará. Cuando la terminas estás segura de que algo horrible ha pasado. Aunque no sepas a ciencia cierta qué es.

Como lectora, he disfrutado de Fafner del mismo modo que he disfrutado de todas las obras de Pérez Navarro que he tenido la fortuna de leer. Como escritora, he aprendido modos nuevos, he asistido a artificios nuevos. Y de todo esto hablaremos a continuación.

FAFNER DANIEL PEREZ NAVARRO

Sinopsis: ¿De qué dices que iba esto?

La llegada de la nueva naturaleza tendrá lugar a lo largo de 3 generaciones. La primera descorrerá los velos y predecirá el futuro observando el vuelo de los pájaros. La segunda vivirá el estallido y recorrerá los caminos durmiendo entre la maleza. La tercera lo destruirá todo y marcará su frente con ceniza. Quien escriba la crónica de la tercera generación contará la historia de los que se entregaron al incendio.

Escrita en forma de libro de viajes, Fafner funciona como un mapa del abismo, como un plano del precipicio. Ciencia ficción crepuscular y postapocalíptica, puerta hacia un laberinto poblado de una naturaleza extraña que nos susurra en los oídos mientras dormimos. Crónica de la historia de aquellos que atravesaron el umbral y vieron lo que esperaba al otro lado.

ISBN 978-84-697-9886-7

206 páginas, 15×21 cm

Encuadernación: rústica con solapas

Publicada por ANTIPERSONA en 2018

La trama: ¿De dónde viene Fafner y por qué debería importarme lo más mínimo?

Que Pérez Navarro es un melómano empedernido no pilla por sorpresa a nadie que lo haya leído con anterioridad. Los príncipes de madera es la obra con la que lo conocí, aunque no la primera, y ya tiene nombre de obra de Bartok.

En el caso de Fafner, el título también tiene una correspondencia musical clara, así como mitológica. En el propio libro se menciona la ópera de Wagner y el personaje del que el protagonista de la novela toma el nombre.

FAFNER

El nombre está escrito con mayúsculas. El dibujo es antiguo, tiene al menos sesenta años. Es un póster de la colección Personajes de ópera. Debajo del nombre en mayúsculas se puede leer en letra más pequeña:

 

RICHARD WAGNER

EL ANILLO DEL NIBELUNGO

Yo no sé nada de ópera, pero Google ayuda a quien se lo pide por favor, así que esto es lo que he averiguado.

FAFNER DANIEL PÉREZ NAVARRO 4
Ilustración de Arthur Rackham

Fafner en la mitología nórdica: El enano

Al parecer, la mitología nórdica dice de Fafner que era un enano hijo del rey Hreidmar, hermano de Ódder y Regin. Destacaba por ser un enano de alma intrépida y brazo poderoso que llevaba un casco con nombre propio y cuidaba la casa de su padre, construida con oro y piedras preciosas. De los tres hermanos, él era el más fuerte y agresivo.

Loki se cruzó en la vida de la familia de Fafner y mató a su hermano Ódder, pro compensó al rey entregándole cierta cantidad de oro. Oro maldito. Para hacerse con él, los dos hermanos supervivientes mataron a su padre. Pero dos hermanos son muchos para un solo tesoro, así que Fafner el del brazo poderoso hizo uso de su poder, se quedó el oro maldito y se convirtió en dragón.

 

Como no había matado a su hermano y como las familias son como son, Regin mandó a su hijo adoptivo, Sigurd, a matar a su hermano-dragón. Sigurd mata a Fafner y luego a su padre porque no tenía mucha pinta de que, una vez el oro llegara a casa, el padre lo fuera a dejar vivir. Luego que por qué escribo yo tanto sobre madres. En fin.

Fafner en la ópera de Wagner: el gigante

En la ópera de Wagner, El anillo del nibelungo, quizá la obra más famosa del alemán y que todos conoceréis gracias a Apocalipsis Now o al anuncio de Pato WC, Fafner no es un enano, sino un gigante.

La primera vez que aparece es cuando mata a su hermano y se queda el oro del nibelungo. El tesoro incluye un anillo maldito y un casco que le permite transformarse en dragón.

En Sigfrido, el héroe mata al dragón.

Fafner y el viaje del héroe: primera parte

En la novela de Pérez Navarro Fafner es un hombre de la tercera generación. Un protagonista

[…] de los que introducen dudas en lugar de certezas. Se interrogarán acerca de la nueva naturaleza y del camino elegido por las dos generaciones anteriores. No formarán parte de los elegidos. No serán un modelo a seguir. Los querrán borrar del mundo y ellos no tendrán otro objeto que arrasar con los vestigios y quemar hasta los fósiles de lo viejo.

[…] asumirá hasta las últimas consecuencias de lo que conlleva la destrucción del pasado. Su principio será el de la negación. Parecerán antihéroes[…].”

El viaje de Fafner es pues el viaje del héroe que está abocado a acabar con todos los viajes de todos los héroes. Desde el principio de la novela hasta el final, la trama se articula alrededor de este viaje. Una pesadilla para la lectora que no sea capaz de ponerse en el punto de vista del narrador de la historia y limitarse a observar.

El libro no comienza con la cortísima introducción de la que he extraído esa cita, sino con un prólogo que no lleva el título de tal. Quizá porque no lo es. Veta tú a saber. A mí me lo ha parecido. Se trata de una sola página en la que se dibuja el leit motiv de la novela: muerte, destrucción, indiferencia.

FAFNER DANIEL PÉREZ NAVARRO 3
Ilustración de Ciruelo Cabral

La trama, no obstante, no es simple porque, como representante quizá único de esa tercera generación, Fafner duda y se equivoca. Sus errores lo llevan a acercarse a la muerte. Se debilita, se deprime, se avergüenza y se recluye. Esa reclusión tiene consecuencias.

Si lees esta novela como leerías cualquier otra, tenderás a identificarte con el protagonista. Pero la trama está diseñada para demostrarte que esa no es una buna decisión. Si el viaje de Fafner es un camino de destrucción, tu camino como lectora debe ser el que te marca el narrador. Y también encontrarás destrucción en él. La destrucción de la forma clásica de leer.

La nueva naturaleza arropa a Fafner cuando este sigue sus reglas, que son simples. La narración te arropará a ti si sigues las suyas, que son igualmente sencillas: no juzgues según los parámetros que conoces porque el mundo ha cambiado. No esperes que las cosas se sucedan con la lógica a la que estás acostumbrada. Y no te equivoques: existe una lógica implacable para todo lo que sucede en Fafner.

Implacable es la palabra.

Segunda parte: perdona… ¿qué ha pasado aquí exactamente?

Siempre que me preguntan cuál es el secreto para crear buenas tramas y buenos personajes contesto lo mismo: que las lectoras lean tu obra y sientan que ha pasado lo que tenía que pasar.

Eso es lo que sucede en Fafner. Eso es lo que hace Fafner.

El libro comienza como una obra de fantasía oscura y no tarda en convertirse en terror. Así que el protagonista, que sale de su trance mortal, da inicio a una segunda parte en la que rompe con todo lo anterior.

Cuando Pérez Navarro nos da las pistas acerca de lo que será esta tercera generación no se limita a escribir un par de frases ominosas. Por el contrario, ocupa sus buenas 70 páginas mostrándonos con minuciosa exactitud una serie de hechos que quizá te parezcan horrendos.

Novelas de terror

No es esta una novela para gentes de estómago sensible.

Y ahí radica una gran parte de su belleza. Y ahí se asienta el péndulo que oscila entre el terror y el realismo.

Esta segunda parte está salpicada de pequeños interludios que muestran el mundo antes de la irrupción de la nueva naturaleza.

Hay quien los considera meras distracciones inútiles, excusas prescindibles.

No lo son.

Pérez Navarro no escribe nada que no sea necesario.

Y en esta novela de la tercera generación ¿cómo sabría la lectora qué es eso que Fafner debe destruir si no hubiera referencias a ello?

En estos interludios, cortos y devastadores, aparecemos nosotras y aparece la generación inmediatamente posterior a la nuestra. Se ven en unas pocas líneas los abismos que nos separan, se siente la incomprensión, la falta de comunicación que luego Fafner, como personaje que no habla, lleva al extremo.

La trama de Fafner se articula a través de hechos. Y por eso es tan perturbadora.

Personajes: Hola ¿Hay alguien?

FAFNER DANIEL PÉREZ NAVARRO 4
Ilustración de Arthur Rackham

Existe más de un personaje en Fafner y todos ellos están bien dibujados. Con la mayoría somos capaces de identificarnos por absurdos, pusilánimes o ridículos que sean.

Todos son planos menos el protagonista. Y está bien que así sea. Porque todos pertenecen a un mundo de tres dimensiones y la nueva naturaleza posee al menos dos o tres dimensiones más.

Quizá esa nueva naturaleza sea el segundo personaje más importante de la novela. Es, desde luego, quien da la réplica al protagonista y quien lo obliga a amoldar su conducta. Como Pavlov con sus perros, la nueva naturaleza premia a Fafner cuando se comporta como debe y lo castiga cuando abandona sus dictados.

En este contexto todos los demás personajes carecen de relevancia, aunque posean entidad, motivaciones, deseos y unas reglas del juego propias que nos gustan porque las conocemos.

En ellos se cumple pues el precepto de muerte, destrucción e indiferencia. Esos personajes, poblados enteros, mercenarios, niñas, mujeres, hombres, civilizaciones, deben extinguirse para que se cumpla el propósito de la nueva naturaleza. La relación de Fafner con ellos evoluciona de manera constante. Igual que crecen las malas hierbas.

WorBu: La nueva naturaleza

fafner daniel pérez navarro

Imposible hablar de Fafner y no mencionar la construcción de la nueva naturaleza. Cómo con la mención de unas pocas especies animales, unas pocas hierbas y los peligros del bosque, la Tierra, tal y como la conocemos, se convierte en otra cosa.

Pérez Navarro utiliza la repetición para fijar las ideas de la lectora de tal modo que lo que parece extraño en la página diez, se ha vuelto familiar en la página cincuenta y doméstico después de doscientas.

Fafner es la prueba viviente de que no hace falta imaginar docenas de animales fantásticos o seres con poderes sobrenaturales para crear un mundo nuevo y amenazador.

Un mundo, por otra parte, poblado todavía por personajes que portan cruces y prejuicios, por lobos hambrientos y por grandes árboles. La combinación de los miedos más conocidos y explotados con el miedo más universal, el miedo al cambio, es otra de las bazas más destacables de esta novela.

El miedo al cambio en un mundo en cambio constante ¿no es el miedo a la vida?

 

Estilo: menos es TODO

fafner daniel perez navarro
Dragón persiguiendo a mujer con estilo. Supongo.

Quienes me leéis sabéis que soy una pejiguera. Hay vicios de estilo, muletillas, construcciones que me sacan de la lectura y no me permiten disfrutar de obras divertidas y hasta interesantes.

En Fafner he encontrado y marcado dos frases que no me han gustado. Una, muy torpe, con la que levanté la ceja y luego sonreí.

Me dije, bien, esto es como lo de las señoras con cinco dedos en los tapices renacentistas (¿o eran de la Edad Media?): es el error que demuestra que Pérez Navarro es humano.

De la otra ni me acuerdo, pero sé que eran dos.

La prosa es parca. O, como me gusta decirlo a mí: Fafner es un libro escrito con pocas palabras. Y con mucho significado. Están escogidas con tino, para necesitar pocos adjetivos y por eso son efectivas, punzantes.

Pero lo mejor de la obra es sin duda el narrador.

Una voz omnisciente que se mete en las cabezas de todos los personajes. Del protagonista, claro, pero también de todos los demás, hasta del último. Y lo hace sin piedad. A veces te engaña, parece que ha optado por un punto de vista único, pero no. Es que Fafner aparece durante muchas más páginas y por lo tanto el narrador está dentro de su cabeza durante más tiempo. Pero sale de ella cada vez que es necesario. Y nos recuerda así que nuestra labor es observar, aprender.

Quizá para que la nueva naturaleza no acabe con nosotras.

Emoción: Cuando no te tocan el corazón, pero le meten mano a las meninges

fafner daniel perez navarro
Daniel me ha robado el cerebro (una vez más)

Si habéis leído alguna de mis opiniones en Goodreads, sabréis que valoro de forma muy positiva a aquellas novelas que me arrebatan el corazón y que tiendo a dar menos puntuación a aquellas otras que me dejan indiferente.

Fafner no me ha emocionado del mismo modo que lo han hecho otras novelas. Lo ha hecho de una manera completamente diferente.

La mayor parte del tiempo, mientras leía, mi corazón estaba en paz; mi estómago no tanto. Pero, sobre todo, el que disfrutaba era mi cerebro, esponjado, como si le hicieran cosquillas.

He disfrutado de Fafner como disfruto de algunos puzles aparentemente simples. Esos con una figura central y tonalidades tan semejantes que lleva días montarlos completos.

Me encantaría terminar esta reseña con una frase del estilo: si has disfrutado esto o aquello, te gustará Fafner, pero solo se me ocurre Vanth. Un relato muy corto de Cristina Jurado que me ha atrapado del mismo modo cerebral e hipnótico.

En cualquier caso, te recomiendo que viajes con el gigante Fafner y que vivas con él el camino que le lleva a convertirse en Fafner el enano.

¿Y tú?¿Has leído a Pérez Navarro? ¿Te gusta? ¿Lo odias? ¿No te enteras de nada? (No te preocupes, es este caso no serás la única). Sea como sea, comparte tus impresiones en los comentarios.

Y suscríbete a mi newsletter para recibir reseñas, artículos sobre Fantasía y Terror (a veces sobre CiFi) y algún relato.

O, si te sientes generosa, apúntate a Patreon. ¡tenemos grupo de Facebook!

¡Gracias por suscribirte a la lista de correo!




Envía un comentario

Name*

Website

Comentario