Alicia Pérez Gil - La primera novela de la historia

La primera novela de la historia NO es el Quijote

Iba a decir que lo sentía mucho, pero en realidad no lo siento en absoluto. Al fin y al cabo Cervantes ya tiene una colección de amantísimos adeptos que se sientan a leer su magna obra. Lo hacen todos juntos un día señalado y hasta salen en la tele. Pero la primera novela de la historia no la escribió él.

No, la primera novela de la historia la escribió una señora japonesa: Murasaki Shikibu. Se titulo La historia de Genji  y se la suele comparar, por supuesto, con el ingenioso hidalgo, con el Decameron y con la voluminosa obra maestra del señor que comía magdalenas; a saber, A la busca del tiempo perdido, de Proust (Y sí, poner “a la busca” y no “en busca” es una licencia pedante). Respiro, que se me está yendo el tono por derroteros que invitan más al sopapo que a la comunicación. Mis disculpas, que vaya día llevo.

Antes de seguir: hablamos de primera novela moderna. 

En fin, sigamos con la historia de Genji y con su autora,  Murasaki Shikibu.

¿Cómo llega una mujer japonesa a escribir la primera novela de la historia?

La primera novela de la historia

No me canso de consultar el libro de Clara Janés que también mencioné en mi entrada de ayer acerca de las mujeres guerreras. Janés nos habla en él de cómo en el año 300 a.C el arroz llega a lo que hoy conocemos como Japón. Al mismo tiempo que se aprende a cultivarlo, surgen las superticiones relativas al propio cultivo. Como consecuencia, nacen  liturgias relacionadas con el mundo de la agricultura. En ellas se emplean palabras a las que se separa de su significado para dotarlas de fuerza mágica. De hecho, a partir de este momento, en Japón la palabra es magia y hasta tiene alma. La evolución de esta creencia desemboca en la aparición del kataribe. Este es un cargo oficial que corresponde a la persona capaz de recitardeterminadashistorias. Las relativas al origen del linaje de la familia imperial. Un cargo oficial que solía estar ocupado por mujeres.

Mujeres, chamanes y comunicación con el más allá

(Me encanta poner estos subtítulos)

También en Japón había mediadores con el más allá, al estilo de los chamanes. Se trataba de mujeres y se llamaban miko. Estas mujeres podían ser incluso hermanas del emperador y ejercían una gran influencia en la vida pública. Pero todo esto tiene que ver con la transmisión oral de la cultura y con la comunicación con aquella alma encerrada en las palabras. No con la literatura propiamente dicha. De todas formas, bien está señalar que, desde el siglo VIII, las tutoras, encargadas de la educación de los hijos varones, eran mujeres.

Escritura y, por fin, la primera novela de la historia

El el siglo VI los ideogramas chinos, conocidos como Kanji, entran en Japón y pasa algo muy curioso. El lenguaje escrito se divide en dos. El kana para las mujeres y el kanji para los hombres. Y en esto parece que el equipo de las chicas salió ganando. Porque el kana se adapataba mejor a la lengua autóctona y permitía escribir sin mucho problema lo que se había transmitido oralmente. Los hombres se quedan con el lenguaje más formal, lo que les limita a la hora de escribir grandes obras. Y así las cosas, llega Shikibu y escribe Genji.

La historia de Genji tiene 54 capítulos y cuentan la vida de un príncipe. Incluye hazañas amorosas, políticas y la vida de sus hijos una vez que él ha muerto.

Extracto de la Wikipedia respecto a algunas características de la obra:

Su lectura es una tarea difícil —incluso para los japoneses— debido a diversos factores. Primero, durante el período Heian, la realeza consideraba de buen gusto hablar citando o parafraseando refranes o poesías. La obra está dirigida a las mujeres de la realeza del período Heian, período en el cuál la práctica general era no referirse por su nombre a una persona, por lo que no se nombra a los personajes masculinos en la obra por su nombre, sino por rango, título, mientras que a los personajes femeninos se los introduce bajo alguna descripción de su vestimenta, citando la primera frase que hace el personaje al entrar en escena, o su relación con algún personaje importante, lo que da a entender al lector —de la época— cuál es su posición social.

La primera noevla de la historia y la literatura de terror

La historia de Genji

La historia de Genji contiene una gran cantiadd de temas que más tarde la autora trataría en obras menos extensas. Tiene una obra de teatro, Aoi no Ue, en la que también habla de Gengi y de su amante Rokujo. Rokujo muere y, convertida en vampiro, se dedica a molestar a la mujer de Genji. Transcribo el momento en que Murasaki Shikubu habla del vampiro por primera vez.

En el palacio de Sanjo el espíritu maligno se mostraba cada vez más activo y Aoi empeoraba aojos vista. No faltaban rumores que apuntaban a Rokujo, insinuando que el espíritu torturador era el de ella o el de su padre, el difunto príncipe.

[…](el vamipro) A veces se preguntaba desconcertada si su alma había salido de su cuerpo y estaba actuando por su cuenta.[…] No era infrecuente que los espíritus de los muertos, ofendidos en vida, continuaran arrastrándose por el mundo para vengarse. Siempre le había parecido algo odioso, pero he aquí que ahora le tocaba protagonizar una situación como aquella[…].

Quizá esto no nos asuste, pero nos da la medida de hasta qué punto una autora china del siglo X se preocupaba por cosas muy similares a las que preocupan a autoras del siglo XXI a las que les gusta el terror por lo que tiene de introspectivo.  Pero es que no es solo esto lo que llama la atención por su modernidad, sino la pericia de esta mujer a la hora de poner en práctica esa gran máxima de la literatura: mostrar y no contar. Atención a la siguiente descripción y ya lo dejo por hoy. El texto se refiere a la esposa vampirizada:

La trenza larga y gruesa que caía por un lado de su rostro destacaba sobre el blanco de su camisa y la ropa de la cama. En aquella ocasión le pareció mucho más bella que cuendo se presentaba ante él perfectamente vestida, pero glacial como un témpano, y le cogió la mano.

-¡Qué terrible! -susurró la moribunda- ¡Qué terrible resulta todo esto para ti![…]

Y con voz afectuosa recitó:

-¡Cosed el dobladillo de mi vestido

para que no escape

el alma dolorida

que quiere huir a otra parte!

Aquella no era la voz de Aoi ni su modo de hablar. Genji advirtió súbitamente que su la voz pertenecía a Rokujo y quedó petrificado.[…]

¿Este último párrafo no os da un poco de miedito?  Siento los guines cortos, por cierto. WordPress no me ha permitido rayas de diálogo.

Os dejo el enlace a la primera entrada de este calendario de adviento y me despido hasta mañana. Gracias por estar ahí!

 

4 comentarios en “La primera novela de la historia NO es el Quijote

  1. ¡Hola!

    Me ha parecido muy interesante todo lo que nos cuentas aquí. Sobre todo el hecho de que la primera novela de la historia sea de una mujer (no lo sabía o.O) y lo de que el lenguaje escrito de los hombres emplear pero alfabeto que el de las mujeres debido a su diferente grado de formalidad. ¡Súper interesante!
    También me ha sorprendido que trate el tema de los vampiros ¡¡ni se me pasaba por la cabeza que viniese de tan lejos!!

  2. Me ha sorprendido sobre todo que ya se utilizase recursos del terror que tenemos tan “arraigados” que son nuestros (o contemporáneos) que me encanta la idea de que la idea del vampirismo ya llegase de tan lejos y además que la literatura de terror no es algo “tan cercano” (que sé que en otras culturas también se han escrito historias o relatos de terror, pero que es un género que me da la impresión que como está a la orden del día pues se cree que es algo más “contemporáneo”, pero está claro que no). Gracias por el artículo. De verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *