Skip links

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen (recopiladas por una escritora de brújula)

La historia de la mujer que no conducía pero guardaba su brújula y su compás en el asiento del copiloto.

Hace un tiempo ya que tengo este artículo en la guantera. Espera agazapado entre los papeles del coche por si viene un agente uniformado que oculte su ladino carácter tras unas gafas de espejo.

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen

—¡Documentación! —diría él.

—Aquí tiene, agente —contestaría yo.

—Veo que no cree en la existencia dela escritora de brújula —continuaría el hombretón. En su rostro aparecería el deseo en absoluto sutil de ponerme contra las cuerdas.

—Puedo demostrar que la escritora de brújula es un mito, agente.

—Muy bien, pues. Baje del vehículo, las manos bien visibles y en alto. No se irá de aquí hasta que me cuente qué pruebas son esas. Y no crea que soy una persona fácil de convencer. Estoy entrenado. La academia de la policía de la técnica literaria es dura y yo el cadete más aguerrido de todos.

(lo a gusto que me he quedado, madre).

Sí, me huelo que habrá quien se ponga la estrella de sheriff y discuta aquí o en otros foros que este artículo contiene un poso mapanazi. No pasa nada. Aquí hemos venido a jugar. Llevo cuatro meses escribiendo sesudos ensayos y reseñas y me apetece contaros por qué lo de la brújula me parece una soberana mitología.

No porque la mitología en sí sea mala. Por Dior, no lo es. El constructor de mundos tiene un blog dedicado a ella y es un sitio fantástico para aprender cositas de worldbuilding. Cierto que yo no creo mucho en el worldbuilding así a la ligera. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Veamos

¿Qué diferencia a un escritor de brújula de un escritor de mapa? Las bases del mito

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen

Diferencias evidentes:

  1. Las escritoras de mapa planean, de manera más o menos exhaustiva, lo que va a suceder en sus novelas. Si les gustan los mapas muy detallados, pondrán toda su atención en el delineado de personajes, tramas, eventos y todo lo demás. Donde todo lo demás son los seis pilares básicos de la novela de los que hablaba en mi post abierto de Patreon.

Las escritoras de brújula en cambio tienen una idea, ven una especie de luz allá a lo lejos y van en pos de aquello que la emite. En otras palabras, se lanzan a la escritura sin mayor preparación que una mochila con una botella de agua, si acaso.

  1. Los textos de las escritoras de brújula son más frescos, más puros, menos alambicados. Mientras que los textos de las escritoras de mapa son más sólidos y quizá tengan mayor calidad técnica pero, ¿qué queréis que os diga?: se nota que están mascados.
  2. Las escritoras de mapa son personas muy serias y sesudas que se toman más en serio su trabajo, mientras que las escritoras de brújula se enfrentan a su obra como a una aventura. Por eso, las lectoras se sorprenden más y se divierten más con las obras escritas con brújula.
  3. Las escritoras de mapa lo tienen todo bajo control, saben lo que sucederá en cada momento y en realidad se aburren durante la redacción, a la que le han robado previamente todo atisbo de creatividad.
  4. Las escritoras de brújula no se documentan. Esto tiene sentido ¿sobre qué van a documentarse si no saben lo que van a escribir?
  5. Las obras escritas con mapa son más verosímiles y coherentes.
  6. Las escritoras de mapa corrigen menos, mientras que las de brújula todavía tienen todo el trabajo por delante cuando terminan el primer borrador.

Olvida todo lo anterior: no es cierto

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen

Lo estaba escribiendo y me estaba dando hasta urticaria. Pero esas son, entre otras, las diferencias que se manejan en los blogs de escritura creativa y en las escuelas. No en todas, claro que no, pero sí en la mayoría.

Esta dicotomía sirve, como todas, para polarizar. Cada escritora tiene su método y para ella debe ser el mejor (si no lo es, que lo cambie. Es un poco tonto no escribir con el mejor método ¿no?). Los problemas llegan cuando dos escritoras se enfrentan en buena lid y se van tirando cosas a la cara:

—¡Tú no te tomas en serio LA LITERATURA!

—¡Pues tú eres una aburrida cenicienta!

—¡Deja lo literario a las profesionales!

—¡Estás matando la creatividad!

Y así ad infinitum. Cuando en realidad no hay necesidad de sacar las garras, ni los Aveda Kedabras. Chicas, no os peguéis: todas sois mapa.

Y lo sé porque yo creía que era escritora de brújula, pero no. La experiencia me ha demostrado que las brújulas no existen. Se siente.

Las 7 pruebas que demuestran que las escritoras de brújula no existen

1.- Los mapas no son sagrados

Los mapas cambian a medida que las escritoras los usan. Porque así, en frío, puede parecer que a la trama le va bien una escena o que un personaje reaccione de determinada manera. Pero cuando te pones a escribir, en ocasiones, lo que habías pensado y escrito sobre un papel, no funciona demasiado bien en la novela o el relato.

Así que esas escritoras que lo controlaban todo, no lo controlan TODO en realidad.

2.-La frescura de un texto no depende de la ligereza al escribirlo

Cualquier escritora sabe que la primera vez que escribe una frase la escribe sin pensar demasiado en la forma porque importa más el contenido. El trabajo del primer borrador, con esquema previo o sin él, es que la novela contenga todas las ideas que queremos que contenga. Es en la corrección cuando todas las escritoras pulen su prosa.

De hecho, las primeras veces que se escribe un texto, lo más probable es que lo hagamos de manera más o menos descuidada, empleando frases hechas y sin respetar los modos de hablar de cada personaje.

La pericia con las palabras es algo que deben cultivar todas las escritoras.

3.- Las escritoras de mapa se lo pasan bomba

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen
Así de bomba, se lo pasan

No hay más motivo para diseñar el mapa de una novela que divertirse haciéndolo. Coges tu idea inicial, que se parece a aquella luz a lo lejos que ven las supuestas escritoras de brújula y trazas el plan para llegar hasta ella.

Por el camino te encuentras con personajes, con obstáculos, con conflictos cambiantes, con pruebas, con tabernas donde se sirven suculentos platos de comida casera, con salmonelosis…

Pero ¿sabéis una cosa?

Un mapa no se puede trazar sin una brújula. ¿O te creías que la novela estaba en la mente de la escritora y el mapa se escribió solo? No, preciosa, no. Dibujar un mapa tiene mucho de adentrarse en un terreno desconocido a ver a dónde llega una. Vamos, lo que decís que hacen las escritoras de brújula.

¡Madre mía! ¿Tendré que cambiarle el título al artículo? ¿Será que las escritoras que no existen son las de mapa? ¿Me encarcelará la policía de la técnica literaria? Esperemos que no. Sigamos un poco más a ver dónde nos lleva esto. Al fin y al cabo, este es un artículo escrito con brújula.

4.- Los mapas no siempre son buenos mapas

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen

Ojalá lo fueran, pero no. Hay mapas con clarísimos agujeros de guión, mapas en los que aparecen deus ex machina y mapas donde se les cambia el color de pelo a los personajes.

El mapa no hace a la buena escritora. La buena escritora, si le da la gana, hace un buen mapa.

Solo si le da la gana.

Vale, y si sabe.

5.- las escritoras de brújula se documentan

Palabrita de la niña Alicia. Puede que no lo hagan antes de salir de casa con su caperuza roja y su cesta de viandas, pero se documentan. Dejan notas en los márgenes, comentarios, post-its… Y muchos de ellos son más o menos así: “asegurarme de si en el siglo IV había patatas en Europa”.

O cualquier otra cosa. Si había tragaperras en España en los años cincuenta o cuando se inventó el condón.

6.- Las escritoras de mapa y las escritoras de brújula tienen lectoras cero

Es así. No todas ellas, pero no creo que el método para escribir una novela determine la probabilidad de contar con una lectura cero de la misma. Esto solo ya debería decirnos que el trabajo de una escritora no varía mucho dependiendo del método, pero es que tenemos la número 7, la prueba definitiva

7.- El primer borrador de una escritora de brújula es un mapa

7 pruebas irrefutables de que las escritoras de brújula no existen
Mi religión era la brújula, pero ahora tengo un mapa ¿sácame de aquí?

 

Sí, lo es.

No conozco a ninguna persona capaz de escribir una novela de 50.000 palabras del tirón y obtener un resultado publicable, complejo, atractivo, con giros en la trama, sorpresas y coherente.

Las llamadas escritoras de mapa trabajan antes en la preparación de todo eso. Las llamadas escritoras de brújula trabajan en ello después. No queda mucho más remedio que hacer ese trabajo de pulir errores, ganar en profundidad, limar el estilo y etc.

  • Cuándo decidas hacerlo es cosa tuya.
  • No tiene nada que ver con la creatividad.
  • No tiene nada que ver con la disciplina
  • No afectará a la calidad del resultado.

Seas una escritora de mapa que usa una brújula para diseñar ese mapa o una escritora de brújula que sale a la aventura para descubrir el mapa, lo que hagas está bien.

Y yo puedo enseñarte a manejar tus herramientas de la mejor manera posible por muy poco dinero. Echa un vistazo a Patreon y verás la cantidad de contenido útil y libre de misticismo que hay allí.

Y si este artículo te ha ofendido mucho, lánzame tu guante sudado en los comentario, que defenderé con brío mis posiciones.

También se aceptan palmaditas en la espalda.

Pero lo mejor es que te hagas mecenas de Patreon, en serio.

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario

  1. Yo soy más de ir más allá e ir desterrando los términos y los mitos que acarrean xDDD. No sólo porque en la práctica, como bien dices, al final ni los brújulas somos tan brújulas, ni los mapas son tan mapas; sino también porque cuando a veces se plantea el debate rancio de cual es mejor… las compañeras brújulas veo que acaban peor paradas.

    Esto último es sobre todo lo que me ha llevado a pensar así en los últimos tiempos. No solo porque les afecte a la seguridad, sino porque incluso a veces pareciera que a algunas les costase eso de salirse del tiesto. Quejarse de algo en concreto que lo mismo se solucionaría utilizando algo que se consideraría de mapa, conocer la solución pero ver como algo ¿extraño? el aplicarla. Pero a veces también veo a quienes se consideran mapa ponerse en modo «ay la leche» porque han improvisado un poquito, se les ha rebelado algún personaje o ha pensado algún cambio en la historia así de repente XD.

    Además que la supuesta aplicación del mapa o de la brújula varía muchas veces incluso de la historia que escribas y desde luego el formato, si es micro, relato o novela.

    No sé, lo importante es escribir y sentirte cómoda con ello. Divertirte. El cómo se haga pues creo que debería de ser lo de menos. Más si la gente lo quiere usar para darte o quitarte el carné de escritora

    1. Me encanta esta respuesta y estoy preparando un artículo sobre ese tipo de cosas. límites que nos ponemos y que nos impiden escribir con libertad.

      Estoy muy de acuerdo contigo. Ojalá se pudieran desterrar términos, la verdad. Mientras caminamos hacia allí, por lo menos podemos jugar con ellos, hacerlos elásticos y tratar de cambiar lo que las demás piensan de ellos.

      Gracias por leer!