Skip links

1 000 motivos por los que la iniciativa Leo Autoras Octubre es importante #LeoAutorasOct

Hace ya unas semanas que el hashtag #LeoAutorasOct se deja ver en redes sociales. Leo Autoras Octubre es una iniciativa que pretende que, durante el mes de octubre se lean, recomienden y visibilicen autoras; sobre todo de libros de ficción o no ficción, pero también de otras disciplinas.

«Ya están las de siempre», imagino que dirán los de siempre, «reclamando una notoriedad que no les corresponde».

Porque, imagino que es el razonamiento, si de verdad escribiésemos bien, o dirigiésemos buenas películas o dibujásemos buenos comics, el éxito nos habría llegado como les ha llegado a ellos, a los hombres que escriben y cuya calidad literaria, al parecer, viene impresa en su ADN.

Lo bueno es que la frase no carece de cierta verdad. Porque sí, somos las de siempre. Las mujeres, que siempre hemos estado ahí, desde el comienzo de la historia de la humanidad.

Hemos comido, dormido, creado, pensado e inventado en la misma medida que los hombres cuando eso era posible y de otros modos cuando no lo era.

Reivindicar la presencia de las mujeres en la historia, en todos los ámbitos de la historia, y por tanto también en el de la creación artística, no es un capricho ni se debe a una moda. Se trata de poner de manifiesto una realidad que todavía se tiene como ficción: las mujeres somos seres humanos inteligentes, hábiles, capaces. Tan inteligentes, hábiles y capaces como los hombres. Tanto como las personas no binarias cuya existencia, lamentablemente, se reconoce incluso menos que la femenina.

En palabras de Ursula k Leguin:

«Nos han dicho que solo hay una clase de gente, y que son los hombres. Y creo que es muy importante que nos lo creamos. Sin duda es importante para los hombres».
Escritora y feminista
Ursula K. Leguin
Escritora

¿Escriben acaso las mujeres lo suficiente como para que dediquemos un mes entero a prestarles atención?

Claro que sí.

La leyenda urbana dice que las mujeres no escribimos, o que escribimos poco, o que escribimos mal, o que no escribimos sobre lo que de verdad importa.

Joanna Russ: Cómo acabar con la literatura de las mujeres

Como acabar con la escritura de las mujeres

Joanna Russ es mi primera autora recomendada para este Leo Autoras Octubre. En concreto, me gustaría que leyeseis el libro que acabo de citar: Cómo acabar con la escritura de las mujeres, editado por Barrett y Dosbigotes, con prólogo de Jessa Crispin y traducción de Gloria Fortun.

En él, Russ menciona,explica y ejemplifica varios métodos empleados para terminar con lo que las mujeres escribimos. El índice es muy gráfico:

Prohibiciones

Russ habla sobre todo de literatura escrita en inglés. En el primer capítulo habla de la prohibición de la escritura femenina y de la escritura de personas racializadas (o de toda la escritura no producida por hombres blancos cis y heterosexuales, en realidad). Dice, en pocas palabras, que aunque no existieran prohibiciones formales para escribir sí existían prohibiciones no formales pero muy poderosas. La falta de tiempo o la pobreza son dos de los ejemplos que pone. Lo que Russ explica es que las mujeres casadas de clase media no podían escribir porque no estaba bien visto y que las mujeres pobres no podían escribir porque no podían pagar el papel y la tinta necesarias para hacerlo. La historia es mucho más compleja y aterradora y por eso vuelvo a recomendar que leáis el libro.

Negación de la autoría

Por supuesto, cuando una mujer se las apaña para escribir algo, el modo más efectivo para terminar con lo que ha escrito, es negar que lo escribiera. El primer caso que Russ menciona es el de Margaret Cavendish, una de las pioneras de la ficción especulativa que mencionaré más tarde y a lo largo del mes. También a ella se la acusó de contratar a un académico que habría actuado de ghostwriter o negro y habría escrito sus obras.

Contaminación de la autoría

Cuando se habla de que las mujeres que escriben hacen el ridículo se contamina la autoría femenina. Se pone en entredicho la validez de lo escrito, se establece que, bueno, puede que escribieran sus obras, pero no debieron haberlo hecho. Esa idea es el germen de la actitud posterior: puesto que no debieron haber escrito lo que escribieron, actuemos como si no lo hubieran hecho.

Russ menciona el bucle infinito según el cual «las mujeres virtuosas no podían saber lo suficiente de la vida como para escribir bien, mientras que aquellas que sabían lo suficiente de la vida como para escribir bien no podían ser virtuosas».

El doble rasero del contenido

En este capítulo, Russ explica como la experiencia femenina se considera más limitada que la masculina. La experiencia masculina es la norma, mientras que la femenina es una excepción (recordemos, solo hay una clase de gente y son hombres).

Así, lo que cuentan las mujeres, aquello sobre lo que escribimos, no tiene importancia. Cuenta Russ el caso de una novela publicada en 1847 por un hombre de la que se dijo que era fantástica, maravillosa, que representaba el mal en su más auténtica crudeza y que bla, bla, bla. En 1850 se publicó una segunda edición de la obra, firmada esta vez por una mujer, por su autora, que se había quitado el seudónimo. La crítica pasa de considerar la novela como representativa del lado más oscuro de la naturaleza humana a describirla como un reflejo de la vida distorsionada y austera de su autora. Hablamos de Emily Brontë y Cumbres Borracosas.

Falsa categorización

Cuando se categoriza la obra de una mujer de manera inadecuada, se impide que llegue a las lectoras y lectores que la apreciarían, lo que es por tanto una manera de destruir esa obra y, en consecuencia, una manera más de acabar con la escritura de las mujeres.

Cumbres borrascosas es una obra de terror gótico que se ha venido categorizando como novela romántica, por ejemplo.

Pasa lo mismo cuando se categoriza así a las propias autoras.

Si hablamos de Mary Shelley como la esposa del poeta, dejamos fuera su faceta como artista, como autora. Si no se reivindica la autoría de las mujeres, si no se exige el reconocimiento debido, esa autoría se pierde. Sí, como lágrimas en la lluvia.

Anomalía y Aislamiento

Cuando una mujer consigue escapar a todas esas muestras de mala fe y su obra se publica, se lee y permanece de manera que entra en el canon literario, todavía se puede acabar con ella. El método es sencillo: basta con tratarla como una excepción.

Porque la excepción, como sabemos, confirma la regla.

Y no se trata solo de explicar a una única autora dentro de una época, sino también de explicar una sola de sus obras. Russ cuenta como muchos estudiantes de literatura inglesa conocían Jane Eyre en profundidad, pero no sabían que su autora había escrito otras obras.

Falta de modelos a seguir

Cada vez que una mujer destaca en el ámbito literario, parece que es la primera vez. Como además esa primera vez se considera una anomalía, las jóvenes escritoras se encuentran que sus modelos a seguir son masculinos.

Incluso Ursula k Leguin comenzó escribiendo desde el punto de vista masculino, que obligaba a crear héroes hombres y mujeres florero.

Las mujeres nos hemos leído siempre tal y como los hombres nos han escrito. Y eso afecta a nuestra autopercepción y también a nuestra forma de crear. Este es un tema que se trata en profundidad en el ensayo La loca del desván, de Sandra M. Gilbert y Susan Gubar.

#LeoAutorasOct

¿Por qué estas maneras de acabar con nuestra literatura son motivos para apoyar, seguir y colaborar con la iniciativa Leo Autoras Octubre?

Porque todas ellas son métodos que se han usado de buena o mala fe que han logrado que hoy, en octubre de 2019, haya personas que de verdad CREEN que las mujeres empezamos a escribir en la década de los setenta del siglo XX. Creen de verdad que no había autoras en Egipto, en Roma o en la Edad Media. O creen que ninguna de ellas fue lo suficientemente importante o influyente.

Un motivo para participar en el Leo Autoras Octubre por cada autora olvidada, ninguneada o acusada de falsedad y malas artes.

Por eso, paso a hacer la segunda recomendación de este Leo Autoras Octubre:

Monster, She Wrote: The Women Who Pioneerd Horror & Speculative Fiction

Primera recomendación de Leo Autoras octubre 2019

Se trata de un libro de divulgación que todavía no se ha traducido al español y que recopila una larguísima lista de autoras de géneros no fantásticos.

El libro está dividido en 8 partes:

  • Madres fundadoras
  • Cuentos de fantasmas
  • El culto a lo oculto
  • Mujeres que escribieron Pulp
  • Casas encantadas
  • Terror de tapa blanda o bestsellers de terror o terror de bolsillo
  • Las nuevas góticas
  • El futuro del terror y la ficción especulativa

Si hablas inglés, compra el libro, merece la pena.

Si no hablas inglés, quédate por aquí. Cada semana haré un resumen de dos de esos apartados. La idea es que todas tengamos un mapa claro de dónde venimos y hacia donde podemos ir, si queremos, cuando escribamos.

No estamos solas.

No conozco ninguna obra tan exhaustiva como esta y que se dedique a autoras de fantástico en español, así que os pediré ayuda con eso. Para que no se nos quede el Leo Autoras Octubre demasiado anglosajón.

Te espero pues el lunes que viene para hablar de las madres fundadoras y los cuentos de fantasmas. Hasta entonces, puedes seguir leyendo artículos sobre autoras. Este no es el primer año que participo en el #LeoAutorasOct y no va a ser el último.

¿Y ahora qué?

Ahora, si te ha gustado el artículo y crees que va a merecer la pena seguir leyendo este Leo Autoras Octubre, puedes ayudarme de muchas maneras:

  • Puedes dejar tus impresiones en comentarios. 
  • Si te gusta leer fantasía, encontrarás una novela en proceso y muchos relatos en mi Patreon. ¡Hazte mecenas!
  • O apúntate a la lista de correo y, solo una vez al mes, recibirás un mensaje por mail con los artículos en PDF, sin fotos, para que puedas imprimirlos, estudiarlos o lo que quieras 

A lo mejor no puedes hacerte mecenas, pero quieres echarme un cable de vez en cuando 🙂

Te dejo un botón de donaciones y te doy las gracias desde ya.

¡Gracias!

Sin ti no podría seguir escribiendo.

Recibe los PDFs por correo una vez al mes

* indicates required

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario

  1. ¡Qué cierto!
    Cuando leí Cumbres borrascosas quedé horrorizada, no esperaba eso.

    1. ¿Qué esperabas? 🙂

      Yo la he leído varias veces y cada vez encuentro una novela diferente.