Libros de terror para niños (y adultos miedosos)

No hace mucho escribí una entrada sobre cómo empezar a leer terror si este género te quita de verdad el sueño. Lo hice por varios motivos. El principal es que las historias de miedo son tan bellas, complejas y profundas como las de cualquier otro género. Yo las escribo y las consumo en todos los formatos que puedo. Leo libros de terror, veo películas de miedo, juego a videojuegos inquietantes e incluso a juegos de mesa como Zombicide cuando se tercia. Este artículo sobre libros de terror para niños nace como complemento a aquel.

¿Pero qué es el terror?

El género de terror se ocupa de crear en la lectora dos emociones que van de la mano: un sentimiento de amenaza y cierto grado de inquietud. Emociones que provienen de que los libros del terror juegan con elementos, sobrenaturales o no, que cuestionan la naturaleza de la realidad.

Pongamos un ejemplo sencillo: cuando aparece un fantasma en una historia de miedo, ese fantasma es

  • Sobrenatural en cuanto que su existencia no es posible. Que el fantasma exista alteraría la realidad de nuestro mundo tal y como lo conocemos. Porque, que nosotras sepamos, los muertos siguen muertos, no pueden regresar de ninguna manera ni pasearse entre nosotros.
  • No le afectan el tiempo ni el espacio (atraviesan paredes y viven, de aquella manera, eternamente)
Libros de terror para niños y adultos miedosos 1

Doy yo más miedo que esos fantasmas, no fastidies.

Pues bien, los libros de miedo en los que aparecen fantasmas los presentan como seres reales. Y si el fantasma es real ¿qué pasa con nosotros? ¿somos nosotros reales?

Al unir en una sola historia dos elementos que no pueden coexistir, se trastoca la naturaleza de las cosas. Por eso los libros de miedo nos amenazan e inquietan.

 

Si el terror trata de crear emociones negativas ¿por qué acercar los libros de terror a los niños?

El terror para adultos consiste en alterar la realidad existente para crear emociones determinadas, pero los libros de terror para niños son muy diferentes. Si no soportas la tensión del terror tradicional diseñado para adultos, puedes acercarte a cualquiera de las obras de las que hablaremos en un rato.

Porque en el miedo que se escribe para los más peques no se busca tanto asustarlos como familiarizarlos con los monstruos, la oscuridad, las brujas y los fantasmas.

De hecho, los cuentos de terror para niños juegan a subvertir el género de terror. En ese sentido entroncan directamente con la fantasía.

Terror y fantasía juntos por el bien de los niños

En los libros de fantasía también aparecen elementos extraños y sobrenaturales. La diferencia con el terror es que aquí lo fantástico no trastoca el orden natural de las cosas. Si pensamos en los cuentos de hadas, por ejemplo, estos seres alados con poderes mágicos no son excepcionales en los mundos que habitan. Al contrario. Hadas, elfos, duendes, enanos, etc, son los habitantes naturales de los mundos de fantasía por los que dejamos que los niños transiten sin problemas.

Pues bien, los llamados libros de terror para niños convierten a vampiros, fantasmas, brujas y bichos peludos en habitantes igualmente naturales de esos mundos.

Hace cierta cantidad de años no se escribían relatos de miedo para niños.

Caperucita, la Bella Durmiente o La Casita de Chocolate son ejemplos de relatos que dan mucho miedo (anoto ahora mismo escribir la entrada que desgrane sus redacciones originales, porque no tienen desperdicio). Pero su intención no era crear amenaza e inquietud, sino advertir a los niños de lo que sucedería si se saltaban las normas. Las fábulas ejemplarizantes y los relatos moralizantes no son historias de terror.

Libros de terror para niños y adultos miedosos 1

Verdes las han segao, lobete. Lo-vete.

El desarrollo de la ciencia y de la tecnología  ha permitido que la humanidad destierre de su imaginario una gran cantidad de supersticiones. Ahora todas sabemos que los vampiros y los hombres lobo no existen. Libros maravillosos como El peligro de creer, de Luis Alfonso Gámez, desmantelan toda una serie de fenómenos tenidos como paranormales o sobrenaturales. Los estudios históricos y antropológicos también avanzan y nos muestran como las creencias del ser humano han evolucionado. Ya no veneramos estatuillas de piedra (la mayoría de nosotras no lo hacemos). Y esto hace posible crear mundos mágicos inofensivos donde los niños puedan leer las aventuras de todo tipo de seres, de ultratumba o no.

Los personajes asociados al terror adulto se emplean para ampliar el campo de visión de los más pequeños y de los jóvenes. Así adecuamos construcciones de las que, como sociedad, nos da pena desprendernos, como la vida después de la muerte, pero las convertimos en algo nuevo e inofensivo.

Nada tiene que ver El pequeño Vampiro con el terrible Conde Drácula, por ejemplo. Al llevar el terror al terreno de lo infantil, lo vestimos con ropajes más amables.

Dejamos así el terror adulto, el que de verdad amenaza, inquieta, desestabiliza y produce cierta picazón bajo la piel, para etapas posteriores de la vida.

¿Se puede pasar de leer terror para niños a leer terror para adultos?

De hecho, creo que este es uno de los motivos por los que leer libros de terror infantiles y juveniles es un acierto tenga una la edad que tenga. Dejar que los niños se familiaricen con todo tipo de figuras del mundo fantástico, del mundo mágico o del mundo maravilloso contribuye -sobre esto no hay estudios que yo conozca, más allá del realizado por la Universidad Española de Pérez Gil- a despertar su curiosidad. Una niña que haya crecido con El pequeño Vampiro o El libro del Cementerio, tendrá una maleta de referencias más amplia que una que no los haya leído.

Ojo, no hay que obligar a nadie a leer nada. La lectura debe ser un placer, no una obligación. Dicho lo cual, si la niña en cuestión tiene curiosidad por los monstruos ¿cuál es el problema? Dejemos que tire de ese hilo de Ariadna. Porque Ariadna, que tenía un hilo, fue quien salvó la vida al héroe que debía enfrentarse al monstruo ¿no?

Si te dan miedo los libros de miedo, pero no quieres que eso siga siendo así, hay modos de entrar. Uno de ellos es leer terror diseñado para otras edades. Justo aquí abajo os dejo una lista de lecturas recomendadas por tramos de edad. Hay muchas más, claro que sí. Anotadlas en los comentarios y así las disfrutamos todas.

Pero, sobre todo, permitid que vuestras pequeñas se inicien en todas las facetas de la vida: las que os resultan más amables y las que os gustan menos. Es mucho más divertido vivir con un criterio propio. Y cuanto antes empiece a formarse ¡mejor!

Libros de terror para niños y adultos miedosos 1

Libros de terror para niños de +3 años

¡Vaya susto!

A veces, Dani, el prota de este cuento, no pude dormir porque tiene pesadillas. Pero su madre le explica que los malos sueños son solo eso: sueños.

A lo mejor si tu hija lee esto, cuando le llegue el momento de enfrentarse a Freddy Krueger ya conoce el arma secreta para librarse de él. Yo lo dejo ahí.

¡Buenas noches, monstruos! (Lucía Serrano)

¿Qué pasa cuando son los monstruos los que tienen miedo? Pues pasa que los peques aprenden que el miedo es solo una emoción más, que es normal y que no pasa nada por sentirla.

El gran monstruo espantoso (Thomas Docherty)

Se puede decir de muchas maneras, pero la frase “siempre hay un pez más grande” es la que mejor define este cuento de miedo para niños muy pequeños que les cuenta por qué no está bien abusar de los demás y lo mal que sienta que abusen de uno mismo.

Libros de miedo para niños de +5 años

Cuando me convertí en lobo (Roberto Aliaga y M.Ángel Díez))

Un padre le cuenta a su hija, cada noche, la historia del día en que se convirtió en hombre lobo y también el secreto para no tener miedo. Quizá esta historia te ayude a librarte de la angustia a ti también y puedas empezar con lecturas de terror más adultas (es broma, es broma).

Yo mataré monstruos por ti (Santi Balmes y Lyona)

Uno de mis libros de miedo para niños favoritos. Si has leído Alicia en le País de las Maravillas o Barro, sabrás que me encantan las puertas y las fronteras. Pues bien, en este librito con un título tan impactante hay una frontera: el suelo de la habitación de la protagonista. Ella cree que debajo de él hay un mundo de monstruos que  caminan cabeza abajo ¿y si la frontera desapareciese?

Libros de terror para niños de + 6 años

A partir de aquí, yo, a mis casi 45, reconozco que me lo paso fenomenal leyendo estas historias que, vale, no son de terror adulto, pero que ya comienzan a contener elementos raritos.

Mortimer: Hay fantasmas sueltos (Tim Healey y Chris Mould)

¿Qué el colegio está encantado? ¿Qué lo han invadido los fantasmas? ¡No pasa nada! Un alumno ingenioso, inteligente, simpático y divertido resolverá el problema. Otra de enfrentarse a lo sobrenatural y vencer gracias a nuestras propias habilidades.

Aventuras graciosas en el país de los vampiros (Aline de Petigny, Veerle Derave)

Romeo y Julieta con vampiros. De verdad, tan loco como suena. Pero es que un pequeño vampiro se ha enamorado de la hija de la vendedora de ajos ¿cómo solucionar tamaña desgracia? Montescos chupasangre, Capulettos van Helsing…

Libros de miedo para niños de +7 años

Huéspedes horripilantes (Diana Wynne Jones y Marion Lindsay)

¿Qué a tu peque no le gustan las visitas? Desde mi punto de vista no hay nada de malo en la misantropía, pero regálale este libro de miedo y se dará cuenta que tus invitados no son, ni mucho menos, lo peor que le puede pasar.

Esqueleto ladrón (Pablo Albo, Lucía Serrano)

Los monstruos no siempre lo tienen fácil. Y desarrollar la empatía es algo que a todo pequeñajo le va bien, así que echa un vistazo a esta historia de terror en la que los esqueletos siempre tienen frío. Claro, sin músculo ni piel, uno se queda helado ¿no?

Libros de miedo para niños de +10 años

El pequeño vampiro( Angela Sommer-Bodenburg)

Las aventuras del pequeño vampiro ya se han convertido en un clásico. Hablan de amistad, de magia, de sueños cumplidos… Sencillas, efectivas y cautivadoras. Olvídate de los niños por un momento. Si no has leído el pequeño vampiro, ya estás tardando.

El vampiro del torreón (Josep Lorman, Javier Vázquez)

Detectives, caserones, primos que se alían para resolver un misterio. Esto lo tiene todo. Como las buenas obras adultas, las escritas para niños también pueden combinar más de una temática.

La piel del miedo (Sebastián Pedrozo)

Una historia en la que el miedo tiene un protagonismo más marcado que en las anteriores. La aventura crea más y más tensión y al final los protagonistas se enfrentan a su miedo y ganan en sabiduría y valor.

Colección Pesadillas

La versión de los clásicos de Elige tu propia aventura, pero centrados en historias de miedo para niños de 10 a 12 años. Una maravilla que todavía se encuentra en librerías de segunda mano y que podrás o podrán leer una y otra vez.

Mis joyas de la corona en literatura de terror para niños y jóvenes

Neil Gaiman: El libro del cementerio y Coraline

libros de miedo para niños

Este es Gaiman hace unos añitos.
No se conserva así, pero sigue escribiendo, que es lo que hace falta: MAKE GOOD ART.

Gaiman tiende a sacarme de quicio cuando escribe para adultos. Me da la sensación, lo he dicho más veces, de que no termina de sumergirse de verdad en su trabajo. No me gusta cuando trata de ser gracioso como método para liberar tensión. En ese sentido, Hijos de Anansi me defraudó muchísimo y American Gods me pareció un fraude directamente. Excepto por algunos fragmentos, los correspondientes al desembarco de los dioses antiguos.

Esos defectos desaparecen sin embargo tanto en Coraline como en El libro del cementerio.

  • Coraline es una niña a la que sus padres no hacen mucho caso. Hay que entenderles: ambos son autónomos y eso no deja mucho tiempo a la vida familiar (si lo sabré yo). Ella no desea exactamente una nueva familia, pero quiere la vida que se encuentre con una. Claro, que la madre de esa nueva familia no es exactamente “buena”. De nuevo el tema de las fronteras, los mundos mágicos, las puertas… Si te gusta Alicia en el país de las maravillas y tienes un alma un poco más actual y oscura, Coraline es para ti y para los jóvenes a los que quieras corromper recomendar un buen libro.
  • El libro del cementerio es una delicia. Un niño tiene la mala suerte de que asesinan a sus padres. ÉL escapa y va a parar a un cementerio. Allí los muertos y otras criaturas lo crían como si fuera de la familia. Hasta que llega el momento de que deje el nido. También hay un mundo tenebroso, al que se accede a través de una de las tumbas, y su poquito de misterio.

Y hasta aquí esta pequeña incursión en el terror para niños y no tan niños. Recuerda: en todas estas obras terror y fantasía se dan la mano. Quizá alguna de ellas te sirva para iniciarte en el terrorífico y placentero mundo de la amenaza y la inquietud.

Por cierto, el artículo sobre terror para miedosos está justo aquí.

Este artículo se ha escrito gracias a las generosas aportaciones de @dorwinrin, @marafarinha, @apberra y @OttaviaAllgood entre otras grandes personas.

Si te ha gustado y quieres que escriba más y mejor. Acércate a Patreon y únete a ellos. Yo te daré artículos, relatos y mucho amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *