Skip links

Los arquetipos del terror

Una de las novedades del blog llega de la mano de María Acebes, a quien conoceréis en twitter como @Inkties

No será la única autora invitada, pero sí es la primera. 

En un par de semanas Carlos S. Baos aparecerá por aquí para hablarnos de una de las mayores lacras de nuestros tiempos: la gordofobia y la representación de las personas gordas en ficción

Estas son las primeras colaboraciones, pero espero que haya muchas más.

Aprovecho para lanzar un llamamiento: si tienes algo que decir, relacionado con la literatura, y no tienes dónde, escríbeme: alipegil@gmail.com.

A lo mejor te interesa hablar de algún tema en particular pero no quieres abrir tu propio blog. No eres única: a muchas les da pereza o creen que no podrán mantener una periodicidad. Si da la casualidad de que compartimos intereses, puedo cederte un espacio en el mío.

Y, ahora sí, os dejo con los arquetipos del terror y con el artículo de María.

Al hablar de terror son muchas las imágenes que se nos vienen a la cabeza: los monstruos clásicos, las películas de serie B, noches oscuras y ruinas, tormentas, etc. Los temas son comunes, se repiten desde los principios de la historia de la literatura y, lo que es quizá más sorprendente, se encuentran, sin demasiadas variaciones, en diversas partes del mundo.

Todos tenemos miedo, pero hay miedos que se repiten de forma inconsciente a lo largo de la historia. Estos elementos que aparecen una y otra vez son los llamados arquetipos, y no son algo exclusivo de la literatura de terror, sino que se dan en todas las narraciones. 

En esta serie de artículos que hoy da comienzo hablaré algunos de los arquetipos del género de terror. Por ahora no trataré los que quizá son más comunes (como la noche oscura o los escenarios ruinosos), sino que, tras una breve explicación de lo que es un arquetipo, quiero hablaros de lo que se conoce como «Lo siniestro», campo bastante amplio, por lo que me centraré en un tema muy recurrente como es el del otro yo o el doble. También, dentro de los arquetipos del terror, nos encontramos con la femme fatale, así que otro de los apartados estará dedicado a esta forma de considerar a la mujer.

Diferencia entre arquetipo, mito o leyenda

Freud y Jung - los arquetipos del miedo

Si seguimos las teorías de Jung sobre los arquetipos, podemos decir que estos se encuentran dentro del inconsciente colectivo (1) (Jung, 1969). Los arquetipos serían, así, conocimientos simbólicos que se van acumulando dentro de nuestra psique y que, como el adn, se van transmitiendo a todos los seres humanos y se ponen en marcha para ayudarnos a  entender los acontecimientos externos que nos rodean. Los arquetipos son algo primitivo y dan lugar a ciertos fenómenos socio-culturales que se manifiestan dentro de los mitos y las leyendas. Estos mitos y leyendas suponen la concreción del arquetipo en elementos que son mucho más individuales en la medida en que responden a acontecimientos elaborados dentro de las sociedades (Jung, 1969).

Qué son los arquetipos según Jung: una definición

Los arquetipos son manifestaciones psíquicas que reflejan la naturaleza del alma y tratan de explicar las experiencias sensoriales externas (Jung,1991); pero no siempre de manera objetiva, sino mítica, buscándole un sentido que vaya más allá de lo racional. Por eso se conciben como una proyección del alma del individuo que nos da una explicación mucho más hermosa que la experiencia directa. 

Una ayudita de Freud para la definición de los arquetipos

Los arquetipos se nos suelen presentar como temas recurrentes tanto en sueños como en pesadillas y de manera unívoca.

Aunque esto pueda parecernos algo novedoso, ya nos encontramos con ello en lo que Freud denominó «superyó» (Jung, 1969 p. 9), que es la faceta referente a la parte colectiva y tiene una doble naturaleza: es tanto consciente como inconsciente para el individuo.

Por otro lado, la utilización del término arquetipo no es algo nuevo en Jung, sino que ya aparece en los autores griegos y se va manteniendo, con ese sentido de tipos colectivos, de imágenes que se repiten, a lo largo de toda la historia.

Teniendo en cuenta estas teorías, cabe pensar que es muy probable que dentro de todas las culturas haya rasgos compartidos con respecto a lo que nos asusta y que esto se manifieste en las obras literarias producidas dentro de cada una de esas culturas. 

Estos rasgos compartidos son los que, tras analizar diversas obras (pertenecientes no solo la imaginario occidental, sino también al oriental oriental) hemos nombrado como «los arquetipos del terror». 

Los arquetipos del terror de los que hablaremos aquí

El arquetipo de la mujer fatal en el terror

En este artículo he dado cabida solo a dos de estos arquetipos del miedo, ya que me parecen los más recurrentes y además existe una estrecha relación entre ellos. Por un lado está el concepto de «lo siniestro» de Freud y, por otro, «la mujer fatal». 

Estos dos elementos están relacionados porque uno de los mayores motivos de terror es, como dice Lovecraft, el miedo a lo desconocido: “La más antigua y poderosa emoción de la humanidad es el miedo, y la clase más antigua y poderosa de miedo es el temor a lo desconocido” (Lovecraft, 2002, p. 125). Quizá nos sorprenda, pero en todas las culturas, la mujer es la Gran Desconocida, la Gran Otra.

Aunque haya hecho una separación entre «Lo siniestro» y la «Femme fatal, esto se debe más a un motivo de organización que a que sean dos temas independientes, ya que el papel de la mujer es relevante dentro de todos los arquetipos, pero en especial en “lo siniestro”.

(1) Lo inconsciente colectivo es cualquier otra cosa antes que un sistema personal encapsulado (Jung, 1969,pag. 27)

Si quieres seguir leyendo sobre arquetipos, este artículo sobre locura femenina y terror puede ser de tu interés.

¿Y ahora qué?

  •  Hay mucho más contenido para lectoras ávidas en mi Patreon desde 1 $ al mes. ¡Hazte mecenas para disfrutar leyendo y ayudarme a que siga escribiendo.
  • O apúntate a la lista de correo y, solo una vez al mes, recibirás un mensaje por mail con los artículos en PDF, sin fotos, para que puedas imprimirlos, estudiarlos o lo que quieras 🙂

Recibe los PDFs por correo una vez al mes

* indicates required

A lo mejor no puedes hacerte mecenas, pero quieres echarme un cable de vez en cuando 🙂

Te dejo un botón de donaciones y te doy las gracias desde ya.

¡Gracias!

Sin ti no podría seguir escribiendo.

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario