María de Zayas

María de Zayas y Sotomayor. Feminismo en el Siglo de Oro español

Entrada cortita.

Mañana será otro día y podré, espero, dedicar un poco más de tiempo al Calendario de Adviento de Autoras.

¡Esto no lo ha escrito una mujer! ¡Imposible!

Vengo a hablaros de María de Zayas y Sotomayor, escritora del Siglo de Oro, unos 45 años posterior al hombre que no escribió la primera novela de la historia porque ya sabemos que la escribió una mujer. María de Zayas se cuidó muy mucho de dar datos reales acercs de sí misma. De hecho, todo lo referente a su vida es un absoluto misterio. No se conoce nada de ella excepto lo que dejó escrito ni se saben tampoco los motivos que la llevaron a mantenerse oculta.

Sí sabemos, en cambio, que se dijo de su obra que no podía haber sido escrita por una mujer. De todos era sabido ya entonces que las mujeres no somos capaces de poner una letra detrás de la otra. No hablemos de hacer frases o párrafos. Dios nos libre de intentar siquiera componer novelas. De Zayas no obstante se lo tomó con calma y escribió, en el prólogo a sus Novelas Ejemplares de 1637:

Quien duda, lector mío, que te causará admiración que una mujer tenga despejo no solo para escribir un libro, sino para darle a la estampa. […] quien duda, digo otra vez, que habrá muchos que atribuyan a la locura esta virtuosa osadía de sacar a la luz mis borrones, siendo mujer, que en opinión de algunos necios es lo mismo que una cosa incapaz.

 

El feminismo de María de Zayas

Parece que el feminismo es cosa de ahora, o cosa de las sufragistas. Parece que las mujeres no habíamos dicho esta boca en mía nunca antes, pero no. De verdad que no. Sucede que la represión es malvada. Y pasa con ella como con las ollas a presión, que solo se ve un poco de vapor de agua que se escapa mientras las veduras se cocinan dentro. María de Zayas es, sospecho, ese vapor de agua que nos ha llegado del guiso que se viene cocinando desde… bueno, desde siempre. Por eso sabemos que dijo:

En la era que corre estamos con tan adversa opinión con los hombres, que ni con el sufrimiento los vencemos ni con la conciencia los obligamos. (…) ¿Por qué, vanos legisladores del mundo, atáis nuestras manos para la venganza, imposibilitando nuestras fuerzas con vuestras falsas opiniones, pues nos negáis letras y armas? ¿Nuestra alma no es la misma que la de los hombres? Pues si ella es la que da valor al cuerpo ¿Quién obliga a los nuestros a tanta cobardía? (…) Por tenernos sujetas desde que nacimos, vais enflaqueciendo nuestras fuerzas con temores de la honra, y el entendimiento con el recato de la vergüenza, dándonos por espadas ruecas, y por libros almohadillas

En su obra, de Zayas defiende la capacidad de la mujer para realizarse, para hacer, para crear sin que por ello deba perder honra o fama y cree firmemente que las mujeres son educadas de la manera en que lo son porque los hombres temen la competencia femnina. 400 años contemplan este escenario, queridas y queridos lectores de este blog. Vamos, que no es algo que nos hayamos inventado ahora para tener de qué quejarnos.  Que las autoras del Siglo de Oro Español ya eran feministas y ya reclamaban un espacio. Y ya estaban hasta los moños, francamente.

Con todo, comedia

Y a pesar de todo lo anterior, María de Zayas, cuyas novelas ejemplares se vendieron con el subtítulo de “El Decameron español”, ser reivindicaba como autora de entretenimiento y usaba la ironía y hasta la sátira.

Decidme si no hace falta humor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *