Tipos de historias
Cómo escribir

16 Tipos de historias, características y ejemplos

Tipos de historias

Autoras como Ursula K. Leguin te dirán que preguntarse cuántos tipos de historias existen es absurdo porque este número es ilimitado. Según Leguin existen historias sin fin porque existen motivaciones sin fin para personajes infinitos. Personalmente tengo una visión un poco más reduccionista de la cuestión y opino que Shakespeare ya lo escribió todo, aunque sí existen ilimitados matices y, desde luego, formas nuevas de contar las historias antiguas. Tan nuevas, que parece que las historias cambian.

¿Por qué es bueno conocer los diferentes tipos de historias que existen?

Voy a volver a citar a Leguin, que no limita el tipo de historias, pero tiene muy claro algo con lo que estoy de acuerdo al 100%. Y digo volver a citar porque ya abusé de ella en este artículo. Pero es que no es culpa mía que todo lo que esta mujer escribiera valga su peso en oro.

Todos los escritores nos subimos los unos a hombros de los otros, todos utilizamos las ideas y las habilidades y las tramas y los secretos de los demás. Todo ese rollo sobre la «angustia de las influencias» es palabrería llena de testosterona.

La utilidad de usar estas clasificaciones es la siguiente: si sabes que puedes agrupar las historias en clases de historias, podrás leerlas y estudiarlas hasta que descubras qué tienen en común. Esto te permitirá saber qué elementos utilizar para escribir tú una historia del mismo tipo.

No todas las historias que leas serán buenas, así que también podrás averiguar qué hace que las historias de cada tipo funcionen. Por qué unas te atrapan y no puedes dejar de leer mientras que otras pasan por delante de tus ojos sin pena ni gloria.

Así que, sí, clasificar las historias nos sirven para destriparlas y aprender de ellas. Como siempre digo a mis alumnas: puede que esto te destroce como lectora, pero te ayudará a mejorar como escritora.

Una nota antes de empezar: hablamos de tipos de historias. No de tipos de tramas. Las historias de cada tipo pueden ordenar sus hechos de una manera o de otra, así que tendrás historias de la misma clase con tipos de trama diferentes. Plan oculto tiene poco que ver con Reservoir dogs y las dos hablan de atracar bancos. Una de ellas está contada de manera cronológica, tiene una trama lineal, y la otra de manera fragmentada; es decir, su trama es no lineal. Si quieres saber más sobre la diferencia entre trama e historia, puedes leerte este artículo.

Tipos de historias según Aristóteles

tipos de historias

No podemos hablar de casi nada que tenga que ver con literatura sin hacer referencia al primer teórico de la narrativa, así que allá vamos. Para Aristóteles solo había dos tipos de historias:

  • Historias basadas en la fuerza: por ejemplo, todas las tragedias de Shakespeare, en las que el centro se encuentra en el cuerpo y su desaparición violenta.
  • Historias basadas en el pensamiento: por ejemplo, todas las comedias de Shakespeare, en las que el pensamiento y los juegos de ingenio son lo principal.

Puede que esto no te ayude mucho, pero en esta casa leemos a los clásicos. Además, en algún momento encontrarás tu círculo literario de confianza y querrás decir cosas muy intelectuales y cultivadas. Imagínate a ti misma sosteniendo una copa de vino y haciendo gala de tu erudición. Cualquier frase que empiece con «Aristóteles sostenía» te ayudará a forjar una reputación. Decide tú si es la que deseas, yo ahí ya no me meto.

Los diez tipos de historias según Blake Snyder

tipos de historias Salva al gato, de Blake Snyder

A lo mejor este nombre no te suena de nada, pero la verdad es que su libro Salva al gato, es divertido y muy didáctico. Habla sobre la escritura de guiones desde el punto de vista del guionista en un lenguaje muy asequible y con un sentido común más que recomendable.

Yo os dejo aquí su clasificación de historias. El los llama géneros de guión, pero en realidad quería decir tipos de historia. Lo sé, porque él mismo dice:

[…]observarás que en esta lista no aparecen los géneros típicos, como el épico, el biográfico o la novela romántica, porque esas etiquetas no me dicen nada sobre de qué va la historia. Y eso es lo que me hace falta saber.

Historias del tipo un monstruo en casa

Snyder menciona: Tiburón, Alien, El Exorcista, Atracción fatal o La habitación del pánico. La chica descalza en la colina de los arándanos, de Nieves Mories o Simón dice, una novela corta que escribí para mecenas, también encajan aquí.

Los elementos de este tipo de historias son sencillos: un monstruo, una casa y, a veces, un montón de gente dentro de la casa que se empeña en matar al monstruo.

Cuando Snyder dice casa se refiere a un espacio cerrado, como el pueblo costero en Tiburón o la familia en el caso de Asuntos de muertos. En El Exorcista, el sitio cerrado es el cuerpo de la niña.

Historias que encajan en el tipo lámpara maravillosa

Como Mentiroso compulsivo o Como Dios. Piel de Asno, el cuento clásico, también encaja en esta categoría.

Son historias que comienzan con el cumplimiento de los deseos de la protagonista; como en BIG, de Tom Hanks, que se convierte en adulto y se pasa la hora y media siguiente tratando de volver a ser un niño.

También Las zapatillas rojas, el clásico de Andersen encaja en este marco. Christine, de Stephen King es la historia de un adolescente que encuentra el coche de sus sueños, pero este le destroza la vida.

Esta clase de historias tiene otra cara: aquellas novelas o relatos en los que el protagonista es presa de una maldición y debe deshacerla. Piel de Asno estaría de hecho en este caso.

Las reglas de las historias de este tipo son sencillas. Si son historias que comienzan con deseos cumplidos, la protagonista debe encajar en el arquetipo de cenicienta que lo pasa mal. Nosotras, como lectoras, deseamos que las cosas le vayan bien, pero no demasiado. Así que la bendición se convierte en maldición y la cenicienta renuncia a ella porque las historias de lámpara maravillosa suelen tener moraleja.

En el caso de las maldiciones, la protagonista suele caernos mal de inicio, pero tiene algo por lo que puede redimirse. Así que esperamos que lo pase mal, que aprenda la lección y que recupere su vida.

A lo mejor te parece que Piel de Asno no entra en este segundo tipo… Te reto a que pienses por qué sí. Te espero más abajo, en los comentarios.

Un tipo tiene un problema

La verdad es que muchísimas películas de acción son de este tipo de historias: La jungla de cristal, Titanic o novelas como La metamorfosis o El árbol de las mentiras.

La gran diferencia entre este tipo de historias y las de superhéroes de las que hablaremos luego, es que en las de tipo «Un tipo tiene un problema», el protagonista es una persona corriente que se enfrenta a hechos o enemigos extraordinarios.

En Amor de Monstruo ningún personaje es ordinario, pero las características de su protagonista la convierten en el ejemplo perfecto para esta categoría.

Ritos de Iniciación

Típica película de animadoras. Lo tiene todo: alegría fingida, la capitana malvada, trastornos de la alimentación y un quarterback escondido. Busca, busca, que está ahí detrás.

Este tipo de historias incluye todas aquellas de cambio de vida, como Las tumbas de Atuan o Un mago de Terramar, de Ursula K Leguin.

En palabras del propio Snyder, estos son «cuentos de dolor y tormento pero habitualmente causado por una fuerza externa: la vida. A propósito de decisiones que tomamos nosotros, sí, pero el monstruo que nos ataca a menudo es invisible, o vago, o algo que somos incapaces de abordar porque no sabemos qué nombre darle».

En las historias de este tipo algo acosa a la protagonista y esta va comprendiéndolo hasta que por fin entiende lo que pasa y cede ante esas fuerzas más poderosas. Casi todas las películas en las que la chica fea se convierte en chica guapa pero termina con su novio raro de la infancia son de este tipo. Y las dos grandes novelas de Leguin que menciono, también.

La moraleja de estos relatos suele ser que, bueno, la vida es así y hay que aceptarlo para conquistar la felicidad o, por lo menos, la calma.

Amor de colegas

tipos de historias
Todas sabemos que si se puede poner una foto de gatitos en un artículo, se pondrá una foto de gatitos en un artículo. Esta es la que tocaba hoy.

Snyder incluye aquí películas como Rain Man, pero también todas las películas románticas del mundo. Y, por supuesto, El Quijote. Según él, el secreto de todas estas historias de amor que no son románticas es precisamente ese: que ocultan una historia de amor entre colegas. Quizá por eso funciona tan bien JohnLock.

Si tomamos esa máxima en sentido contrario encontramos que toda historia de amor es también una historia de amigos muy muy cercanos.

Pero, aunque no estemos de acuerdo con eso, sí tenemos que estarlo en que las historias de mejores amigos es fácil verse reflejado. Y por eso funcionan.

Las reglas de este tipo de historia serían:

  • Los colegas comienzan odiándose
  • Emprenden una aventura juntos que les hace ver que se necesitan
  • Eso lo empeora todo porque nadie disfruta de saberse dependiente
  • Hay un momento en que parece que todo está perdido, hay una ruptura, una separación, un adiós que parece definitivo
  • Por lo general acaban juntos. Aunque puede que no. Nadie dice que todas las historias de un mismo tipo deban acabar bien.

Es muy común en estas historias que todo lo que pasa le suceda al personaje que lleva el peso y que el otro sea un mero catalizador.

Según estas reglas, parece evidente que La boda de mi mejor amigo no es para nada una historia de amor entre colegas, sino un rito de iniciación. Julia Roberts no tiene más remedio que aceptar que el amor de su vida se casa con otra: la vida es así.

Historias que responden a la pregunta ¿Por qué lo hizo?

En estas historias la clave no es descubrir al criminal, sino descubrir sus motivaciones, por qué actuó así. JFK es una película (y un libro) que pasa un millón de horas explicando cómo y por qué Lee Harvey Oswald disparó a JFK.  El coleccionista, de John Fowles, es una maravillosa obra maestra del suspense que explica, sin que lo parezca, los motivos de un psicópata para secuestrar y asesinar a sus víctimas. Lugares Oscuros, de Gillian Flynn, es otra maravilla similar.

El vellocino de oro

Las películas de atracos, El mago de Oz, El Hobbit. Son historias de búsqueda en las que lo más importante son las peripecias de la protagonista; episodios que deberían tener algún tipo de conexión unos con otros para que el relato tenga cierta coherencia. En una buena historia del tipo vellocino de oro, nos seduce el modo en el que el héroe se transforma. Por tanto, todas las secuencias de acción deben formar parte de ese crecimiento personal. Equilibrio, la novela que he escrito junto a mis mecenas en 2019  que publicaré a lo largo de 2020 es una road movie de fantasía en la que las protagonistas recuperan su identidad capítulo a capítulo. Lo mismo sucede en Barro, que también reedito este año con portada nueva.

El triunfo del tonto

tipos de historias
En fin, no creo que haya mucho que explicar. Este pobre hombre es, efectivamente, el protagonista típico de esta clase de historias.

SI estás pensando en Forrest Gump, felicidades, este es el tipo de historia que encaja aquí.

Existen un montón de historias tradicionales que tienen como protagonista al tonto del pueblo que resulta ser más listo que todos los demás. De hecho, este personaje es un arquetipo en sí mismo.

Unos apuntes de Propp sobre “El tonto”

Clases de historias según las funciones de Propp
No os libráis, vamos a hablar de las funciones de Propp, pero no será hoy 🙂

Propp identifica dos tipos de tontos en las historias populares: el «tonto de remate» y el llamado «tonto que va de compras»

Según V. Propp, el tonto de remate «es complaciente, benévolo, intenta contentar a todos. Pero siempre llega tarde, confunde el pasado con presente y a pesar de su complacencia provoca la cólera y es golpeado». Mientras que en el segundo caso «El tonto ve el mundo erróneamente y saca conclusiones incorrectas, pero sus impulsos son muy buenos. Se compadece de todos, está dispuesto a entregar todo y provoca una clara simpatía». Este es el arquetipo del protagonista de Flores para Algernon, de Daniel Keyes; una novela maravillosa de ciencia ficción que le da una vuelta a este tipo de historias. Si no la conocéis y vais a leerla porque os fiais de mi criterio, hacedlo con un vaso de agua al lado y preparaos a sufrir. Os digo ya que no termina bien. El tonto no triunfa en absoluto.

En cualquier caso, se engloban en este tipo de historias todas aquellas que tienen como protagonista a un tipo más bien torpe que termina por tener un gran éxito y que se la juega a un villano muy superior a él. Estas historias funcionan porque nosotras, como espectadoras, disfrutamos al ver como una mujer normal saca de sus casillas a ese tipo de personajes que hacen que lo pasemos mal en nuestra vida diaria.

Los requisitos para que estas historias funcionen son:

  • Una protagonista tan tonta, tan torpe, tan absolutamente inútil que nadie crea que va a poder triunfar.
  • Una institución a la que enfrentarse (en el caso de Forrest Gump es la misma vida)
  • Por lo general, una aliada que no puede creerse que las cosas le salgan bien a la tonta. Estos pobres suelen pagar el pato de la cadena de hechos que desencadena el tonto. Como el teniente Dan en Forrest Gump.

Soy un becario

Carne, por mencionar una obra propia, se encuadra en este tipo de historias, que tratan sobre la pertenencia a un grupo. Pero si la has leído habrás visto que también encaja en el marco «amor entre colegas».

En fin, las películas de becarios tratan sobre un grupo en el que uno de los miembros es más bien outsider y termina por evidenciar que el grupo en sí es un fraude. De hecho, estas historias, como Asuntos de Muertos, de Nieves Mories, revelan que el grupo central es disfuncional, retorcido y tóxico. Heridas Abiertas, de Gilliam Flynn, es otro gran ejemplo de historia de becarios. En ambos es la familia el grupo disfuncional. Virginia Buedo lo analiza estupendamente en este artículo de La Nave Invisible.

Superhéroes: dos tipos de historias muy distintas

Por supuesto, todos los de Marvel; pero Snyder se refiere a todas las películas, novelas en nuestro caso, que tratan sobre personajes extraordinarios rodeados de personas normales; como Drácula o Frankenstein por mencionar los clásicos.

¿Y tus historias? ¿Encajan en alguno de estos marcos o hay que inventar una categoría nueva para ellas? ¡Piénsalo antes de contestar!

Tipos de historias según el análisis de una IA

Tipos de historias
Sexy, Suave y Sintético.

Las universidades de Vermont y Adelaida (USA y Australia respectivamente), crearon sendos grupos de trabajo y pidieron, no sé si amablemente o no, a una IA que leyera y analizara 2.000 obras de ficción de más de 20.000 palabras cada una. La idea era que, aplicando matemáticas e informática, dieran como resultado los diferentes tipos de historias que escribimos los humanos.

Las obras que se usaron en el experimento se extrajeron de la web proyecto Gutenberg que, por cierto, es un sitio estupendo para encontrar lecturas gratis.

El resultado de este trabajo fue una lista de seis arcos narrativos con marcado carácter emocional y arquetípico. Si quieres leer el informe completo, está aquí en inglés.

Los seis arcos narrativos o tipos de historias identificados de manera informática fueron
De la pobreza la riqueza — Historias de auge.

  • De la riqueza a la pobreza — Historias de caída (o decadencia).
  • Un hombre cae en un agujero — Historias de caída seguida de auge.
  • Ícaro — Historias de auge seguido de caída.
  • Cenicienta — Historias de auge, caída y resurgimiento final.
  • Edipo — Historias de caída, auge y decadencia final.

Existen muchas más clasificaciones de tipos de historias; de hecho, esta última es más una curiosidad que otra cosa. Lo que importa en realidad es cómo cuentas esas historias, como construyes su entramado. Y de eso hablaremos la semana que viene: de los elementos de la trama.

¿Conoces tú otra clasificación de tipos de historias? ¡Cuéntanoslo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *