Skip links

Cómo escribir una historia que se convierta en una novela increíble

La semana pasada publiqué este artículo sobre cómo escribir una historia y ha tenido todo el éxito. Gracias, chicas, por pasaros a leer.

Allí hablaba de que los blogs de escritoras son una fuente inagotable de recursos para hacerlo, y hoy voy a hacer honor a esa afirmación.

Siguiendo la estela de mi primer post sobre los elementos fundamentales de la novela, hoy voy a hablaros del primero de ellos: la historia.

Vaya por delante que este contenido es un resumen, completo pero resumen, del curso de técnica literaria que hay en mi Patreon. Si quieres saber más, suscríbete y de paso entrarás en la oferta especial que termina el 3 de noviembre.

Qué hay que hacer para escribir un libro: empezar por el diseño de la historia

En una obra literaria la historia es lo que se cuenta, los hechos. Lo que pasa. Cuando te piden un resumen de un libro o cuando te preguntan de qué va una novela o una película, la respuesta que das, lo que tratas de contar con pocas palabras y de manera más o menos significativa, es la historia. 

A efectos de técnica literaria, la historia es diferente de la trama, que no es otra cosa que el modo en que la autora cuenta esa historia, cómo es la estructura y de qué manera decide ofrecer la información.

Todas las historias del mundo tienen un planteamiento, un nudo y un desenlace.

Los hechos se pueden ordenar de tal manera que una historia llegue a las lectoras desde el principio, desde la mitad o desde el final. Pero, independientemente del modo en que tú, como autora, decidas ordenar los hechos, estos habrán sucedido en un orden determinado.

Reservoir dogs

Si has visto Reservoir dogs, de Quentin Tarantino, sabrás que la película parece una especie de collage. Está compuesta a base flashbacks y hasta bien entrado el metraje resulta complicado saber qué pasó antes y qué pasó después. Eso es el entramado, la trama. La historia en cambio es simple y nos la han contado un millón de veces: un grupo de atracadores lleva a cabo un golpe a un banco. El golpe sale mal porque había un infiltrado. Fin. Esa es la historia.

¿Cómo deben ser los hechos de tu historia?

Temas alternativos para escribir tus historias

Lo que necesitas para escribir una historia de ficción que de verdad sea arrebatadora es lo  siguiente:

Deben despertar el interés de tu lectora

Lo que necesitas para escribir una historia inolvidable son hechos que fascinen a tus lectoras.

¿Qué pasa cuando lees algo que no despierta tu interés, que no te emociona? ¿No lo dejas aparcado? Si eres de las que cree que abandonar un libro a la mitad es un sacrilegio, tal vez lo termines. Eso sí, con dolor. Y no es eso lo que buscamos como autoras.

Queremos que nuestras lectoras se aferren a las cubiertas de nuestras novelas y que no se despeguen de ellas ni con agua caliente. 

 

Los hechos de la historia deben estar relacionados unos con otros

En muchas ocasiones esa relación suele ser de causa y efecto, aunque esta regla no siempre se cumple.

Cuando escribas tus propias historias ten cuidado con los hechos que las forman. A veces escribimos escenas completas que nos encantan, pero que no encajan bien dentro de la historia que queremos contar. Para detectarlas es necesario dejar que nuestros manuscritos reposen. Así, cuando los leamos de nuevo los veremos con una objetividad mayor y seremos capaces de identificar si algo de lo escrito sobra o si, por el contrario, falta algo.

Puede que te parezca mentira, pero leer tu propio manuscrito cuando se te ha pasado el entusiasmo por haberlo terminado te permite aburrirte en las partes aburridas. Enfrentarte a tu propia obra como una lectora es un reto del que no siempre sale una bien parada. Y sin embargo es necesario, muy necesario. Al fin y al cabo, ¿qué es mejor? ¿que tus lectoras descubran que a tu novela le sobran páginas o que lo descubras tú antes de exponerla al público?

Necesitas lógica para enganchar con tu historia

Para escribir una historia con sentido los hechos deben estar ordenados de una manera lógica

Tú, como autora, debes conocer esa secuencia lógica y conocer también cuál es la relación entre un hecho y el siguiente. Solo así podrás hacer a posteriori las fragmentaciones que desees. Si no, lo más probable es que no funcionen.

La secuencia lógica no tiene que ser necesariamente lineal. No hay por qué contar primero lo primero. Tú decides cuál es tu secuencia, que debe adaptarse a las emociones que quieras crear en la lectora. En novelas de suspense, por ejemplo, se omiten datos, o solo se insinúan. 

Tu objetivo determinará a qué hechos de tu historia les darás más relevancia. Es decir, dependiendo de en qué quieras poner el foco y qué emociones pretendas despertar en tus lectoras, harás más hincapié en unos hechos que en otros.

La estructura no es lo mismo que la historia

Puedes ordenar los hechos como quieras y el comienzo de la historia puede aparecer al final del relato. Incluso puedes empezar el relato por el final. 

El ejemplo entre los ejemplos de esto último es Crónica de una muerte anunciada, de García Márquez, que desvela el final en la primera frase:

El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros. «Siempre soñaba con árboles», me dijo Plácida Linero, su madre, evocando 27 años después los pormenores de aquel lunes ingrato. La semana anterior había soñado que iba solo en un avión de papel de estaño que volaba sin tropezar por entre los almendros, me dijo.

¿Qué debe contener cada parte de la historia que vas a escribir?

Inicio de la novela

El comienzo debe contener datos suficientes para interesar a la lectora y también para situarla en un tiempo y en un espacio. Y para darle una idea del tipo de obra a la que se enfrenta. 

Así que esto es lo que debe contener el comienzo de un relato:

  1. Un hecho interesante que enganche a la lectora.
  2. Una ubicación espacio temporal.
  3. Algunas notas sobre el género literario.
  4. Detalles sobre la ambientación.
  5. Información suficiente sobre el personaje principal. 
  6. Debe plantear una pregunta que empuje al lector a seguir leyendo y que deberá resolverse al final. 
  7. Debe dejar claro cuál es el conflicto.
  8. Debe terminar con un incidente desencadenante de la segunda parte, que es el nudo.

No importa lo largo que tenga que ser el comienzo de tu relato. Tienes que asegurarte de que contiene todo lo necesario para que la lectora esté bien situada. Debes darle la información suficiente y también generarle las dudas y el interés suficientes para que siga leyendo.

Las tres partes que debes escribir en tu historia

Parte media o nudo

El nudo es el reino de los obstáculos. Los obstáculos son los hechos que hacen que la lectora llegue desde el comienzo hasta el final. Son los que crean interés y tensión.

Además, esta segunda parte, o parte media de tu obra, debe contener o al menos arrastrar o reflejar todo lo que hayas mencionado en el comienzo. 

Si una vez que entrase en Hogwarts la vida de Harry cambiase radicalmente, algo nos chirriaría. Fuera del mundo mágico, Harry es un niño raro, pero dentro también lo es. Porque a pesar de ser el niño que sobrevivió no sabe nada de magia, ni de la historia de su familia. Así, el personaje es coherente con su propia naturaleza tanto en su mundo ordinario como en el mundo mágico.

Si la primera parte de la novela, el comienzo, termina con un incidente desencadenante, esta segunda parte, el nudo, termina con el clímax.

El clímax es la resolución del conflicto. Que puede resolverse de manera positiva, negativa o agridulce.  Pero no es necesariamente el final de la historia.

El final

Cuando un relato termina en el clímax, por lo general las lectoras cierran el libro con la sensación de que todo ha sucedido demasiado rápido. 

ESDLA podría haber acabado con la destrucción del Anillo Único, que era a lo que íbamos todas, pero Tolkien se tomó su tiempo para ir cerrando todas las subtramas que había dejado abiertas. 

No basta con contestar la pregunta que planteabas en el comienzo de tu novela. También tienes que dejar que la lectora vea los efectos del clímax en la vida posterior de tu protagonista y en su entorno. 

Primera lección del curso para escribir una novela

Para que no te vuelvas loca, te enlazo aquí el capítulo introductorio de este minicurso para escribir una novela y el post con recursos para escritoras. Y si ya sabes todo loque necesitas para escribir una historia, te dejo un post con 20 ideas para relatos de terror.
Espero que los disfrutes mucho ambos.

  1. Los elementos fundamentales del relato
  2. Como aprender a escribir una novela
  3. Ideas para escribir una historia de terror

¿Y ahora qué?

  •  Hay mucho más contenido para lectoras ávidas y escritoras en ciernes  en mi Patreon desde 1 $ al mes. ¡Hazte mecenas  para disfrutar leyendo y ayudarme a que siga escribiendo!
  • O apúntate a la lista de correo y, solo una vez al mes, recibirás un mensaje por mail con los artículos en PDF, sin fotos, para que puedas imprimirlos, estudiarlos o lo que quieras 🙂
¡Extra!¡Extra!
Simon Dice: Novela corta de terror
Oferta especial hasta el 3 de noviembre de 2019

Recibe los PDFs por correo una vez al mes

* indicates required

A lo mejor no puedes hacerte mecenas, pero quieres echarme un cable de vez en cuando 🙂

Te dejo un botón de donaciones y te doy las gracias desde ya.

¡Gracias!

Sin ti no podría seguir escribiendo.

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario