Entré en la fantasía de portal de muy pequeña, con el opening de Dragones y Mazmorras, esa serie de dibujos animados de los 80 en la que un grupo de amigos se montaba en una atracción que tenía justo ese nombre y que se parecía al tren de la bruja de las ferias de pueblo, pero con dragones y orcos en lugar de brujas y vampiros. A medio camino, los raíles por los que se deslizaba la camioneta se volvían gomosos, una espiral de tonos grises se tragaba al grupo de amigos y en el frame siguiente aparecían vestidos de bárbaro, arquero, acróbata, magos y el caballero.

Qué es la fantasía de portal

No querría yo seguir hablando de una serie de dibujos animados de hace tantos años, pero es que el opening en cuestión es muy descriptivo:

Llegamos a un mundo fantástico lleno de seres extraños.

El amo del calabozo nos dio poderes a todos:

«Tu el bárbaro, tú el arquero,

acróbata, magos y el caballero».

Dragones y mazmorras, un mundo infernal;

se oculta entre las sombras la fuerza del mal.

Fantasía de portal: definición

Eso es más o menos lo que vamos a encontrar en una historia clásica de fantasía de portales. Aunque los elementos estéticos pueden cambiar, claro, pero el corazón de este tipo de historias de fantasía es ese.

La gente estupenda de TV Tropes dice que en la fantasía de portal solemos encontrar:

  • Una adolescente común y corriente que, bien por casualidad, bien obligada o bien por su propia voluntad
  • Cruza algún tipo de puerta que la lleva a otro mundo, sea este del tipo que sea.
  • Allí descubrirá que tiene poderes especiales.
  • Y que su presencia es clave para resolver algún conflicto de gran importancia en ese otro mundo. En otras ocasiones es su llegada al otro lado lo que desencadena esos trascendentes acontecimientos.

Por lo general, el adolescente y todos aquellos que hayan viajado con él no tienen manera de volver a casa hasta que resuelven los hitos históricos en los que se han involucrado. Cuando eso sucede, volver puede resultar más o menos sencillo.

Si la protagonista pertenece a otro mundo y llega al nuestro, se invierte la polaridad de la historia. Es probable que esta protagonista no tenga nada que hacer aquí y que por algún motivo alguien o algo se la haya quitado de en medio para que no pueda cumplir una misión importante en su propio mundo.

Ejemplos archiconocidos de fantasía de portal

fantasía de portal Narnia

Cuatro niños que viven en una casa solitaria descubren un armario que da acceso a Narnia, un país congelado en un invierno eterno y sin Navidad. Cumpliendo con las viejas profecías, los niños –junto con el león Aslan- liberarán al país de la tiranía de la Bruja Blanca.

Niños, mundo mágico y armario que funciona como puerta.

fantasía de portales

En el subsuelo de Londres, como debajo de cada gran ciudad, existe un mundo desconocido e invisible, plagado de extraños seres, en el que sobrevivir depende de abrir las puertas adecuadas… Hay mundos bajo tus pies, espías bajo las escaleras y formas que esperan al otro lado de los portales, que solo has atisbado en tus sueños.

fantasia de portal 1

Kell es uno de los últimos magos viajeros con una extraña habilidad para trasladarse entre universos paralelos conectados por una ciudad mágica. Existe un Londres Gris, sin magia y con un rey loco. Un Londres Rojo, donde se honra la vida y la magia y donde Kell creció junto al heredero de un imperio esplendoroso. Un Londres Blanco, donde la lucha por controlar la magia dejó una ciudad en ruinas. Y mucho tiempo atrás, había un Londres Negro. Pero ya nadie habla de eso.

Portal no es lo mismo que viaje

Puede parecer una distinción un poco estúpida de alguien con muchas ganas de poner etiquetas, dividir y subdividir, pero no es lo mismo cruzar una puerta que ser víctima de un secuestro. Las implicaciones de ambos hechos son distintas y, por lo general, las reacciones de protagonistas, antagonistas, etc, también.

En El ciclo de la luna roja, de Jose Antonio Cotrina, Denestor Tul engaña a los niños y les hace firmar un contrato. Tras esa firma, los lleva a Rocavarancolia utilizando la magia. Hay un paso de un mundo a otro, pero no hay un portal.

La frontera entre ambos tipos de paso de un mundo a otro es difusa, cierto, pero yo creo que es importante a efectos de desarrollo de personaje, sobre todo.

Cómo escribir una buena historia de fantasía de portal

fantasía de portales

Lo primero que tenemos que considerar antes de ponernos a escribir una historia de fantasía de portal o de portales es que se trata precisamente de una historia fantástica. ¿Y sabes desde cuando lleva el ser humano contándose historietas de fantasía? Pues desde siempre. De hecho, las historias que han sobrevivido a la caída de las civilizaciones que las crearon son de fantasía. Dioses, héroes, monstruos y criaturas extrañas nos han acompañado desde el principio del los tiempos.

1.- Conoce tu género, en este caso la fantasía de portal

Como lo que queremos es que nuestra novela de fantasía de portal sea razonablemente original y sorprendente, necesitamos haber leído fantasía antes. Toda la posible. Así evitaremos los horribles clichés y la reinvención de la rueda, que es algo muy incómodo. Ursula K. Leguin dice esto en Contar es escuchar:

Todos los escritores nos subimos los unos a los hombros de los otros, todos utilizamos las ideas y las habilidades y las tramas y los secretos de los demás.

Y en Conversaciones sobre la escritura, que mantuvo con David Naimon y que edita Alpha Decay, dice esto otro:

DN: ¿Cuáles son algunas de las tiranteces o dificultades más comunes que tienes con escritores que hacen una incursión en el mundo de la literatura de género?

UKL: Que no han leído nada de ciencia ficción. No tienen ni idea de lo que pueden hacer o de qué va el asunto. Lo que suele pasar es que dan muchas vueltas para acabar reinventando la rueda. Se les ocurre una idea, una idea que, además, es ya bastante común en la ciencia ficción, que se ha trabajado miles de veces con todo tipo de variaciones literarias, pero […] no lo saben. Así que cogen esa idea manidísima y la convierten en libro diciendo: «¡Mirad! ¡Mirad qué genialidad se me ha ocurrido!».

Solo si sabes de qué se ha hablado antes en otros libros de fantasía de portal podrás evitar repetirte y aburrir a tus lectoras.

2.- Si vas a usar tropos archiconocidos, dales tu propio toque

La fantasía de portal suele partir del típico personaje normal y corriente que es súper especial en otro mundo. Cambia eso. Todos no podemos ser como los reyes de Narnia. Si tu protagonista es el elegido, también tendrás que darle una vuelta para que no sea Harry Potter, o Neo (que cruza un portal al tomar la pastilla roja). Primero lee esos libros, ve esas películas y luego despiézalos para recomponerlos con otro aspecto. La transformación de Harry de niño acosado a héroe es más creíble gracias a toda la red de apoyo que Rowling crea para él.

Si vas a hacer que tu novela de fantasía de portales la protagonice una niña huérfana, vas a tener que esforzarte mucho en diseñar motivos, modos y razones por las que se convierte en heroína (o en villana) para que no parezca un calco.

Pasa lo mismo con las razas. Aunque cada vez hay mundos fantásticos menos arraigados en la Tierra Media, todavía existen muchas autoras que se resisten a renunciar a elfos y enanos. Nadie dice que no puedas usar estas razas, pero ¿qué tal un poco de ruptura? Pon elfos feos y malvados, trolls y orcos inteligentes, enanos atildados a los que les gusta nadar.

Lo mejor para que estas cosas salgan bien es hacer una lista con las características básicas de cada raza, las que no se pueden cambiar (los enanos son más bajos que los elfos) y que juegues con todas las demás.

3.- Encuentra un portal atípico

¿Gafas o una menera de ver el mundo real que esos árboles enmascaran?

Estamos hablando de fantasía de portales, así que el portal va a jugar un papel importante. Hablaremos de él más tarde, pero vete pensando en que los libros ya están cogidos:

  • Michael Ende escribió el portal de fantasía más alucinante en la historia interminable.
  • Estaciones de tren, baños públicos y cabinas telefónicas, así como chimeneas, son propiedad de J.K. Rowling.
  • Baum le dio un toque muy especial a su portal al convertirlo en un tornado que se llevaba a Dorothy al país de Oz (aunque no termina de convencerme que los medios de transporte se puedan considerar portales y en el caso de OZ sospecho que el portal se atraviesa en tornado pero que el tornado no es el portal en sí).
  • Schwab hace que sus protagonistas puedan dibujar portales en cualquier parte (Kell puede hacerlo usando algunos elementos mágicos y Mac, en El Archivo dispone de muchas puertas que puede abrir usando una llave especial).

Encuentra tu portal

4.- Pon el foco en los detalles que has inventado tú

La verdad es que la mayoría de lectora de fantasía de portal ya tienen una idea de cómo funcionan los portales y los tipos de historia de ida y regreso que van a encontrarse en tu libro. Así que no cuentes con detalle el viaje (todos los viajes son parecidos).

Es mejor que inviertas cierto tiempo en explicar dónde se encuentra tu protagonista, cuál es ese mundo ordinario y por qué le va a venir bien (o mal) abandonarlo. En muchas ocasiones, lo que sucede en ese mundo mágico es una manera de solucionar los problemas del mundo ordinario. Te conviene conocer esos problemas y trazar un reflejo de los mismos al otro lado del portal.

Uno de los autores que mejor han manejado esto es Michael Ende. Dejando de lado el uso del propio libro que tú misma estás leyendo como portal para pasar a Fantasía, lo que ya suma puntos de expectación por si en algún momento te toca a ti salvar a la Emperatriz Infantil, cuando llega allí, el mundo no existe. Es Bastian quien tiene que crearlo. Así, Ende puede prescindir de todos los tópicos y de todas las reglas y atenerse solo a lo que le apetezca hacer. Por supuesto, la magia de Bastian también tiene consecuencias.

Elementos de la fantasía de portales y cómo doblegarlos a tu voluntad

Hemos hablado de conocer tu género, de hacerlo tuyo, de poner el foco en lo que es de tu invención y de encontrar un buen portal. Perfecto, pero también necesitas manejar los elementos de la fantasía de portal. Vamos a hablar de los más importantes: magia, aventura, escenarios y, claro que sí, los portales.

La magia, sus reglas, su lado luminoso y el que no lo es tanto

portales en fantasía
Transformación, ritos de paso, magia oscura, diversión…

¿Qué es la magia? La magia es el elemento clave de todas las novelas de fantasía de portal y de no portal. A veces los poderes mágicos son impresionantes, otras veces la magia es más modesta. Leguin liga la magia al conocimiento del auténtico nombre de las cosas. Cuando conoces ese nombre, conoces la esencia de las cosas y puedes hacer que te obedezcan. A lo mejor te parece algo novedosísimo, pero en el cuento tradicional El enano saltarín ya se usa este concepto.

El auténtico profesional de la magia y de cómo diseñarla es Brandon Sanderson, así que no me meteré en su jardín. Solo ten en cuenta que, para usar bien la magia en tu novela de fantasía de portales, debes considerar:

  • El precio que se paga por usar la magia. Por lo general, el uso de la magia acarrea un coste. Raistlin Majere se quedaba agotado después de lanzar un hechizo. Rincewind, el mago tontaina de Mundodisco conoce un solo hechizo y no puede usarlo porque no sabe ni qué hace, ni cómo le afectará. Voldemort ha aprendido a usar todo tipo de magia pero eso le ha cambiado incluso físicamente.
  • El peligro que se corre al usarla. Por lo general, cuando manipulas la realidad de forma mágica, lo que haces es alterar la naturaleza de las cosas o el curso de los acontecimientos y creo que hay una ley de la termodinámica que dice que cuando alteras lo que debe ser, esto mismo tiende a recuperar su naturaleza inicial, así que es mejor que no te pases. Tanto el precio que le pongas a la magia como el peligro que se deriva de usarla te ayudan a ponerle unos límites. Así, es poco probable que te encuentres a gente lavando los platos mágicamente. Salvo si eres J.K. Rowling, que no se distingue especialmente por su respeto de estas cosas.
  • Lo maravillosa que la magia es. La magia es genial. Con ella puedes hacer cosas preciosas, llenarlo todo de luces de colores, aromas delicados y sabores extraordinarios. Y jugar con esta faceta de la magia te permite crear escenarios que tus lectoras no querrán abandonar.

La combinación de estos tres elementos te permite crear arcos dramáticos complejos y fascinantes para tu fantasía de portal. Fascinantes e infinitos. Y tan extravagantes como quieras.

Fantasía de portal y aventura

La literatura fantástica debe estar llena de aventura. Puedes escribir un drama de elfos, si quieres, claro. Esto de deber o no deber tiene sus límites. Pero la aventura y la fantasía están muy ligadas y esto afecta también a la fantasía de portales. Seamos serias: para ver la tele en el mundo mágico, mejor nos quedamos en casa y nos ahorramos problemas. ¿Y cómo se crea una aventura?

  • Mostrando los peligros que entraña: si no hay riesgo, no hay aventura. La cantidad de riesgo la eliges tú, claro. Pero haz que tus protagonistas de jueguen algo cada cierto tiempo, algo que tenga significado para ellos.
  • Enseñando el placer que otorga: el peligro y la tensión son necesarios, pero vas a necesitar escenas valle de descanso y también escenas de felicidad. Las aventuras pueden ser ligeras y divertidas. Combina momentos de ambos tipos.
  • Mostrando cómo esa aventura transforma a los personajes y al mundo en que sucede: las aventuras mejoran si tienen consecuencias. A veces las tienen solo subre tu protagonista, a veces solo sobre el mundo fantástico, a veces sobre ambos, a veces también sobre el mundo real. Y si no, echa un vistazo a Regreso al futuro, que es una película de fantasía de portal como una casa.

De nuevo, de cómo combines estas tres caras de la aventura dependerá el aspecto de tu fantasía de portal.

El escenario en la fantasía de portal

Si vas a escribir una novela de fantasía de portal vas a tener que crear al menos dos mundos independientes con sus escenarios particulares. Sí, es mucho trabajo, pero la experiencia lectora lo suele agradecer.

El mundo ordinario no ofrece demasiadas dificultades más allá de que tienes que dejar claro de qué huye o qué busca tu protagonista que no encuentra en su vida normal. La cuestión peliaguda viene con la creación del mundo fantástico, que puede ser de cualquier tipo: otro planeta, un universo paralelo, un mundo de fantasía, el pasado, el futuro, un melón en proceso de descomposición, internet, el cuerpo de tu novia, el libro que estás leyendo y todo lo que se te ocurra. Se puede viajar a cualquier parte siempre que tengamos la puerta adecuada. No hay límites en esto.

En cuánto a qué mostrar de ese mundo maravilloso, la respuesta es depende. Cuanto más larga sea tu novela, más oportunidades te ofrece para añadir detalles históricos, geográficos, etc. Si estás escribiendo una obra corta, es mejor que mantengas la información que ofreces bajo control para no ahogar a tus lectoras en infodump.

Como regla general, estas directrices suelen ayudar:

  • Da detalles relevantes: si la aventura transcurre en una zona no urbana, necesitarás flora y fauna, pero no arquitectura. O no mucha.
  • Define el momento tecnológico en el que se encuentra ese mundo: agua corriente, nivel de industrialización, etc.
  • Ten claro el sistema político y el económico, el tejido social, las diferencias de clase, si las hay ¿a qué se deben?
  • Da más relevancia y misterio a unos lugares que a otros. En El Archivo, Schwabb combina muy bien tres tipos de escenarios, dos de ellos dentro del mundo fantástico. Uno es la zona del archivo y otro es un entramado de corredores, una especia de limbo intermedio. La paleta de colores, entre otras cosas, es muy diferente en un lugar y en otro y eso hace que te sitúes anímicamente en una emoción o en otra cuando la protagonista se mueve por esos espacios.

El portal

Lo más importante en la fantasía de portal no es el portal, sino el arco narrativo; es decir, la trama y cómo esa trama afecta a las protagonista. Pero es verdad que el portal es un elemento muy potente que hace que nos acordemos de los libros y películas que lo contienen:

  • El andén 9 y tres cuartos en Harry Potter se ha convertido en un portal mítico
  • La madriguera de conejo de Alicia
  • El Delorean en Regreso al futuro
  • La gran puerta de roble que separa las dos secciones de Casa tomada es otro tipo de portal.
  • El televisor en Poltergeist
  • Las llaves de Locke & Key son instrumentos que crean portales al instante

Los portales pueden ser físicos o metafóricos. En Dragones y Mazmorras el túnel que lleva al grupo de amigos al reino mágico es muy físico. En Pesadilla en Elm Street el portal apenas existe, se cruza en el momento en el que cada persona pasa de la vigilia al sueño.

Los ritos de paso entre edades son portales metafóricos que en las novelas se manifiestan en forma de ritual. Estirando un poco el concepto, en Nación, de Terry Pratchett, el protagonista ha pasado por su portal, ha completado el rito de convertirse en un hombre. Mientras tanto, un huracán ha convertido su mundo ordinario en un lugar de devastación. ¿Es una fantasía de portal clásica Nación? No, pero tiene un portal, un mundo ordinario y un mundo nuevo. Claro, que Pratchett lo hacía todo suyo de una manera muy especial.

Los portales pueden ser visibles o invisibles y pueden ser fácilmente traspasables o puede que el protagonista necesite contestar un acertijo o pasar una prueba para atravesarlos.

A veces, se utilizan fantasías de portal para escribir extraños y perturbadores crossovers.

Usar libros como portales

El más conocido y mejor traído es, como ya he dicho, La historia interminable, de Michael Ende. Si vas a escribir una fantasía de portales con libros, léelo, aprende y huye del plagio. La saga de Corazón de Tinta, de Cornelia Funke, es otro buen ejemplo de fantasía de portal con libros. También es buena idea que escapes de dos de los clichés más típicos de la fantasía de portal con libros:

  • El que implica a chicas que no leen porque opinan que los libros son aburridos y que cogen uno por casualidad para ir a caer en una aventura sin igual que demuestra que leer es genial.
  • El que implica a una ratoncilla de biblioteca que consigue su máxima fantasía pero tiene que renunciar a ella porque no es oro todo lo que reluce. Bastian Baltasar Bux es de estos y es difícilmente superable.

Usar cuadros como portales

No es raro que los cuadros se usen como ventanas a otro mundo, de tal manera que una sola imagen puede contener un mundo entero. Se pueden usar cuadros conocidos o puedes inventar la imagen que mejor te convenga. Lo hace Roald Dhal en Las brujas.

La vuelta a casa, cómo cruzar el portal en sentido contrario

Como decía al empezar el artículo, es probable que tus protagonistas no puedan volver a casa hasta que no terminen la labor que los retiene en su mundo mágico. Una vez cumplida esa tarea, tienes varias opciones:

  • Dejar que se marchen.
  • Dar una vuelta de tuerca más y hacerles descubrir que los has engañado y que ahora deben quedarse para siempre
  • Añadir una prueba final de salida que con toda probabilidad implicará que pongan en práctica lo que han aprendido en la novela y vuelvan transformados en mejores personas
  • Que los protagonistas no quieran salir. Esta última posibilidad te ofrece un montón de alternativas para posteriores novelas.

Lo bueno de crear un mundo mágico con entrada y salida es que puedes usarlo cuantas veces quieras para contar el tipo de historia que desees.

Problemas comunes de escribir fantasía de portal

Puzzle egg on alien planet

El mayor problema al que seguramente tendrás que enfrentarte cuando escribas tu fantasía de portal es que el resultado final quede muy impersonal. El tropo implica que, con toda probabilidad, tu protagonista tenga que salvar el mundo, pero ¿por qué lo hace? ¿Por obligación?

Para evitar que salvar el mundo se convierta en un acto automático como lavarse los dientes, tendrás que trabajar el arco del personaje, hacer que se interese por el mundo, quizá que conozca a gente con la que se encariñe o que vea las posibles consecuencias que su falta de acción podría acarrear.

Si tu protagonista se pasa la vida tratando de sobrevivir o de volver a casa, sin más metas positivas, también te puede quedar una fantasía de portal un poco fría. Por eso sucede a menudo que lo que arreglan en el mundo mágico los protagonistas, suele tener que ver con una necesidad suya que deben resolver en el mundo real.

También es frecuente que, para no soltar sartas de infodump, el mundo fantástico te quede un poco pobre. Es mejor que lo trabajes lo suficiente como para ir soltando detalles que llamen la atención aquí y allí, pero que resulten coherentes.

Hay mucho más que hacer en una novela de fantasía de portal, pero estos son elementos básicos a tener en cuenta. Si no sabes cómo ponerte a trabajar desde cero, quizá quieras leer Rutina de entrenamiento para escritoras en ciernes, un libro muy práctico que te lleva paso a paso por las etapas de planificación de la novela. Puedes encontrar la descarga gratuita del cuaderno de trabajo correspondiente justo aquí. Regístrate y llévate todos los artículos en PDF.

Entradas creadas 151

4 pensamientos en “Así se traspasan las fronteras: fantasía de portal alucinante

  1. Gracias por este chute de ideas, Alicia. Rondaba algo por mi cabeza y estoy tirando del hilo. Se me ocurren muchas historias más de portales que me han encantado. Con lo de las gafas, pensé en la película “Crónicas de Spiderwick”, y aquí van otras historias, por si a alguno más le pica la curiosidad: “Arthur y los minimois”, “Stranger Things”, “Artemis Fowl”, “Mario Bros, la película”, “Reckless” un par de libros buenísimos de fantasía oscura, “Hogar de Miss Peregrine para niños peculiares” libro y peli, “Doctor Who”, “Dentro del laberinto”, películas y serie “El bibliotecario”, película “El Décimo reino”, bilogía “Flores de sombras” de Sofia Rhei, libros y películas “Percy Jackson”… Y tantos otros. Yo llevo un rato pensando portales originales y los tengo todos pillados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad