Skip links

Gordofobia en la ficción: cuando los chistes no son chistes

Ya os conté que con la llegada del otoño habría colaboraciones externas en el blog. Y os avancé que Carlos S. Baos hablaría de gordofobia en la ficción. Pues bien, hoy es ese día.

Carlos ha escrito un artículo medido, sobrio y muy informativo. Leedlo con cuidado. No estoy segura de si es algo para disfrutar, pero sí lo estoy de que hay mucho que aprender en él.

Este vídeo no estaba en el artículo de Carlos, pero es un buen ejemplo de lo que pasa a menudo con las personas gordas. 

El rechazo a las personas gordas no es algo nuevo. Mad Max: Fury Road hace una comparativa de «mujeres gordas = ganado», aquello en lo que las chicas delgadas que protagonizan la peli no quieren convertirse; Steven Universe, de la serie homónima, activa un poderoso cañón con la contraseña «Si todas las chuletas fueran perfectas, no existirían los perritos calientes», una frase que simboliza el amor de sus padres, que, ¡casualidad!, también son gordos; Mr. Increíble, en la primera película de Los Increíbles, entra y sale de una depresión que se representa con un aumento y una pérdida de kilos; Crabble y Goyle, los secuaces de Draco Malfoy en la saga de Harry Potter, caen en una trampa y son envenenados porque deciden comerse dos magdalenas que se encuentran flotando en mitad de un pasillo. La lista es larga.

¿Por qué quiero llamar la atención sobre la gordofobia?

Ninguno de los mencionados son casos sueltos, sino clichés que si solo aparecieran de forma individual no resultarían tan negativos. Las depresiones pueden provocar cambios en la conducta alimenticia, por ejemplo, y creo que a todos nos encantaría tener un cañón para activarlo con nuestra comida favorita (mi cañón se llamaría Croqueta Coqueta y no podéis detenerme). Sin embargo, el problema de estos clichés es que se repiten hasta la saciedad y, muchas veces, se convierten en la única representación que se nos concede a las personas gordas.

Por si fuera poco, estos tropos se dan mayoritariamente en personajes gordos, cuando no son exclusivos de ellos, a pesar de que muchos problemas o situaciones que plantean podrían ocurrirles a cualquier persona. Los símiles que generan estos tropos contrastan con la inmensa variedad de personajes con cuerpos normativos. Así, se crea una separación en la que las personas con normopeso acceden a roles protagonistas y personajes complejos con un gran surtido de vivencias y emociones; mientras que las personas gordas se quedan atascadas en roles secundarios y pocos flexibles. Las personas gordas son Las Otras y el perfil de dicha otredad queda claro: insalubres, perezosas, conformistas, depresivas, glotonas, incluso malvadas a veces. Eso son las personas gordas. Eso somos.

Los clichés más comunes de la gordofobia en ficción

En un principio, en este artículo quería abordar el tema comentando algunos de mis personajes gordos preferidos en cuanto a su tratamiento, pero creo que será más interesante si os expongo algunos de estos clichés y después os doy ejemplos mejores o peores de cada uno.

Personaje Exdelgado

El exdelgado es un personaje gordo que anteriormente estuvo delgado. El cambio de peso puede darse dentro de la historia o puede formar parte del trasfondo del personaje. Normalmente, dicho cambio se representa como un salto al abismo: la etapa delgada suele ser la etapa feliz, mientras que los kilos traen los problemas, los agobios, la dejadez, la amargura, la depresión, etc.

A veces, los kilos llegan después de un golpe duro y el drama del personaje se retroalimenta. También es común que un personaje exdelgado lamente su estado actual y glorifique su yo pasado.

Peter B. Parker (Spiderman: un nuevo universo)

Es una versión del superhéroe araña al que la vida ha tratado mal y, como consecuencia, ha cedido a sus impulsos más primarios y ha engordado. La película lo utiliza como alivio cómico en ocasiones, sobre todo en escenas relacionadas con comida.

Úrsula (La Sirenita)

LA GORDOFOBIA EN DISNEY

Es un caso particular, ya que el pasado de esta malvada sirena fue revelado en el comic Disney Villains: top secret files, donde nos muestran a una joven y delgada Úrsula, cómo no, comiendo. 

Queda patente en la imagen.

Varios ejemplos de Canción de hielo y fuego

Robbert Baratheon, Lysa Arryn, Mace Tyrell e Illyrio Mopatis son todos personajes que en juventud ostentaron una gran belleza y un cuerpo delgado y musculoso que perdieron por la edad, la bebida, o, en el caso de Lysa, una serie de embarazos y partos.

The Big Bang Theory

La madre de Howard. pese a no aparecer de cuerpo entero en la serie, grita a menudo lo guapa que era de joven y no como ahora.

Modern Family

Andy sufre de estrés tras una noticia que le dan, avanzada la serie, y lo palia comiendo guarrerías.

Thor (Avengers: Endgame)

Thor se ve incapaz de superar cierto suceso, que lo lleva a retirarse en todos los sentidos posibles. Se pasa el día comiendo, bebiendo y sentado, jugando a la consola. Su gordura se convierte en alivio cómico y se hacen varios chistes en su honor.

 

El Exgordo

Ami Wong, de Futurama, antes de adelgazar

Este es un personaje delgado que anteriormente estuvo gordo. Es común que el personaje se avergüence de su pasado, pero nos muestra también «la gran fuerza y dedicación» que tuvo para lograr salir de ahí. Claro, porque todos sabemos que la gordura es una decisión propia y basta con cambiar de mentalidad para escapar de ese infierno en el que nos auto-encarcelamos.

En la imagen, Ami Wong, de Futurama, mostrando una foto de cuando era pequeña.

Dudley Dursley

El primo de Harry Potter, Dudley Dursley, es un ejemplo de exgordo, ya que adelgaza y adquiere un cuerpo mucho más atlético gracias al ejercicio impuesto por familia y colegio.

Mónica, Friends

En la serie Friends se hacen muchos chistes a costa del pasado de Monica como niña gorda.

Promto Argentum, del Final Fantasy XV

Este personaje tuvo una infancia difícil como chico gordo que superó gracias, en buena parte, a una pérdida de peso.

Los Increíbles

Después de cierto salto en el tiempo?, nos presentan a un Mister Increíble con sobrepeso (un exdelgado, de hecho) que ha perdido parte de su ánimo a la vez que el trabajo de su vida (ser un superhéroe); cuando descubre que puede volver al trabajo, no duda en entrenar. En el mismo momento que recupera su antiguo cuerpo, recobra la vitalidad perdida y se siente perfectamente preparado para la aventura que le espera.

El chef relleno

 

clichés sobre gordos: el cocinero

¿Un poquito de gordofobia en su cliché?

Está claro, hay pocos lugares con más comida que una cocina, así que no podía faltar un cliché relacionado. Este en concreto puede venir del hecho de que, para poder aprender a cocinar, hay que probar todos los platos. Es un tropo muy, muy común, aunque sobre todo se suele ver en personajes secundarios, que tan solo están ahí porque la serie necesita un cocinero, un restaurante, etc…

Pokemon

En esta ocasión señalo a Pokemon en primer lugar, ya que en este videojuego existe una categoría de entrenadores genéricos llamados cocineros, todos señores gordos. Otros ejemplos son:

  • Auguste Gusteau, antiguo dueño del restaurante de Ratatouille.
  • Bombur, el enano más gordo de las adaptaciones de El Hobbit a la gran pantalla.
  • Terry Pratchett nos trajo a All Johnson, en Mundodisco. Un personaje recurrente cuyo mote proviene de un chiste sobre su cuerpo: quienes le veían por primera vez no podían creerse que el cuerpo que tenían ante ellos fuera Todo Johnson.

Trajes de gordo

 

Se dan sobre todo en cine y televisión de carne y hueso, cuando empresas multimillonarias deciden que es más divertido ponerle un traje de gordo a un actor o actriz delgados que contratar personas gordas para los papeles. Sin embargo, también puede ocurrir que, dentro de la propia historia, se recurra a trajes así por distintos motivos: un personaje delgado que quiere saber qué sienten las personas gordas, por bromas, etc…

Ejemplos hay a patadas:

  • Eddie Murphy en El profesor chiflado
  • Gwineth Paltrow en Amor ciego
  • Courtney Cox en Friends, disfrazada de la Mónica del pasado
  • Debby Ryan para Insaciable

El gran comedor

Este tropo no se refiere al sitio donde se come en Hogwarts, sino al típico personaje que NO. PUEDE. PARAR. DE. COMER. No suele estar incluido como un cliché puramente de personas gordas porque hay personajes delgados que también son grandes comedores, pero lo cierto es que afecta de diferente manera cuando se aplica a unos o a otros.

En el caso de los grandes comedores delgados, muchas veces se alaba su apetito sin fondo y su capacidad para mantener la línea (es algo que se ve también fuera de la ficción). Por otro lado, ya se sabe que las personas gordas somos muy tontas y nos da un achuchón en cuanto vemos comida. Los grandes comedores gordos son carne de comedia y suelen tener, no un apetito voraz, sino insaciable. ¿Tú te has comido dos filetes de pollo? Ellos ya llevan diez y han pedido el undécimo.

Obelix

El ejemplo más mítico de este tropo es Obélix, enorme galo conocido por todos que cayó de pequeño en una marmita de poción mágica.

  • Po, en Kung Fu Panda es otro.
  • Hurley, en Lost, que no solo come sin parar, sino que esconde las provisiones de la isla y tiene sueños raros con pollo.
  • El osito Winnie the Pooh, cuyo problema con la miel deja patente que es un gran comedor.

El mejor amigo gordo

 

Las historias protagonizadas por personas con sobrepeso son tan escasas que, como Will Smith, son leyenda. Por suerte o por desgracia, a nosotros siempre nos quedará ser los mejores amigos del protagonista; es decir, formar parte de la lista de personajes secundarios cuyo papel es el de aliviar la tensión o dar buenos consejos para encauzar la mente de la persona más importante de una historia que no es del todo nuestra. Este personaje puede tener suerte y ganar peso en la trama o puede ser eternamente secundario.

Ejemplos de mejores amigos pueden ser:

  • Sam Sagaz, de El Señor de los Anillos
  • Sam Tarly, de Juego de Tronos
  • Toby Domzalsky, de Trollhunters.

De los dos primeros podemos decir que salen ganando y son personajes con un gran desarrollo, mientras que Toby, aunque también mejora con el avance de la serie, no deja de ser ese amigo chistoso que menciona la comida en todos los capítulos.

Estos son solo cinco ejemplos de los muchísimos tropos existentes en torno a las personas gordas. Además, sabed que:

  1. Tenemos fama de guarras
  2. No somos de fiar
  3. Solemos ser vagas
  4. Siempre habrá más posibilidades de encontrar a gente como nosotras entre los personajes más viejos de una historia, porque ya se sabe que la edad no perdona.

Todas estas son una serie de ideas que proceden del imaginario popular y cuya aparición reiterada en libros, series, videojuegos, etc… ayuda a reforzarlas, a mantenerlas vigentes. Sin embargo, NO son la realidad.

Cuando el cliché de gordos se convierte en tu amigo

Quitando el tropo del traje de gordo, todos los mencionados en esta entrada se merecen existir porque existe gente gorda que come, que engorda y que adelgaza; pero debemos plantearnos de qué maneras los abordamos para asegurarnos de que nadie que llegue a nuestra historia se arrepienta de empezarla.

Steven Universe

 

Esta serie tiene de protagonista a un niño gordo que come muy a menudo, que activa un cañón hablando de perritos calientes y que guarda todas sus cosas en una mochila-hamburguesa, y aun así consigue hacerlo bien (la serie mejora con cada temporada, además).

La comida se utiliza como nexo entre personas, se comparte, y ayuda a resaltar aspectos importantes del protagonista, como las necesidades que tiene a pesar de ser medio alien (larga historia, pero no es spoiler).

Dietland

Dietland, de Amazon Prime, va sobre Alicia, una mujer que trabaja respondiendo mails para una revista de belleza. Nos habla de ella y sus problemas como persona gorda: la ironía de su trabajo; la relación que mantiene con su peso, con la comida y con las dietas, entre otros.

Muchos de estos temas son típicos de personajes con sobrepeso, pero la serie los trata con la seriedad que se merecen y desde el punto de vista de una persona gorda. Hay que tener en cuenta que la serie se basa en un libro escrito por Sarai Walker, una autora más que familiarizada con todo lo que cuenta en él. Esto no quiere decir que no haya ningún contrapunto cómico en la serie, que los hay. La clave está en que los chistes no apartan ni insultan a la audiencia gorda, sino que la hacen cómplice.

¿Cómo tratar a los personajes gordos de una manera digna?

Al final, lo que nos ofrecen estos ejemplos son las dos cosas más importantes a la hora de escribir personajes gordos: tratar el tema con naturalidad, sin la humillación que es tan típica dentro y fuera de la ficción, y crear una relación de complicidad con nuestra audiencia, Demostrar que entendemos lo que ocurre y que no queremos hacer daño.

Después, basta con un poco de estadística básica para acabar de tomar las mejores decisiones. Si, por ejemplo, tu novela tiene veinte personajes y solo uno de ellos es una persona gorda, quizás sea mejor que evites enfocarte en lo mucho que come, lo gorda que está, la dieta que hace, etc… Mientras que, si en tu novela existe cierta diversidad de cuerpos, tendrás más manga ancha para trabajar.

Al fin y al cabo, gordos hay de muchos tipos. No todos manchamos nuestras cartas con chocolate, ni llamamos a nuestros perros como nuestra salsa preferida.

¿Y ahora qué?

Si tienes algo que decir, relacionado con la literatura o con la ficción en general, y no tienes dónde, contacta conmigo: alipegil@gmail.com

A lo mejor te interesa hablar de algún tema en particular pero no quieres abrir tu propio blog. No eres única: a muchas les da pereza o creen que no podrán mantener una periodicidad. Si da la casualidad de que compartimos intereses, puedo cederte un espacio en el mío.

Además…

  •  Hay mucho más contenido para lectoras ávidas en mi Patreon desde 1 $ al mes. ¡Hazte mecenas para disfrutar leyendo y ayudarme a que siga escribiendo.
  • O apúntate a la lista de correo y, solo una vez al mes, recibirás un mensaje por mail con los artículos en PDF, sin fotos, para que puedas imprimirlos, estudiarlos o lo que quieras 🙂

Recibe los PDFs por correo una vez al mes

* indicates required

A lo mejor no puedes hacerte mecenas, pero quieres echarme un cable de vez en cuando 🙂

Te dejo un botón de donaciones y te doy las gracias desde ya.

¡Gracias!

Sin ti no podría seguir escribiendo.

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario

  1. Hola! Seguía a Carlos a raíz de haber sido participante del OrigiReto2018, un reto de escritura que llevo con Stiby por Twitter, y cuando empezó con el proyecto me pareció super necesario y no solo interesante, creo que es un tema muy serio que se toma muy a broma y que esta clase de artículos e información son muy importantes en una sociedad en la que se toma como normal esta clase de menosprecio y falta de respeto constante. Sé que con el tiempo las cosas han ido a mejor, pero a estas alturas ya no debería ser necesario tener que exponer estas actitudes insultantes con los clichés en la ficción. En fin, que enhorabuena por el trabajo y espero que el proyecto de Carlos S. Baos llegue muy lejos.

    .KATTY.

    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
      Y mis puertas siempre estarán abiertas para tratar este tema y otros muchos. Ojalá pudiera hacerlo todo sola, pero no puedo. Así que Carlos ha sido y sigue siendo de mucha ayuda.

      Gracias por comentar!