Skip links

Mega guía para aprender a escribir un libro

¿Se puede aprender a escribir un libro? ¿Dónde?¿Cómo? ¿Me convertiré en un best seller de la noche a la mañana?

La respuesta corta que sí, es posible aprender a escribir un libro, pero las escuelas de escritura y los manuales de creación literaria no hacen magia. La magia, amiga, tienes que hacerla tú.

Índice de la entrada

Se puede siquiera aprender a escribir un libro?

¡Pero si te lo acabo de decir!

Pues claro que es posible aprender a escribir un libro, o relatos, o poesía.

Desde el momento en el que somos capaces de distinguir los libros malos de los mediocres y los mediocres de los buenos, comprendemos que hay características que definen la buena literatura. A partir de ese punto, la tarea deja de ser abstracta. Aprender a escribir un libro se transforma en aprender a descomponerlo para volver a componerlo después.

¿Pero de qué hablamos cuando hablamos de aprender a escribir un libro o cualquier otra obra con intención literaria?

A lo mejor la pregunta te parece absurda, pero no lo es. Si hacemos un pequeño desvío en el camino, podemos preguntarnos ¿se pueden enseñar matemáticas? ¡Claro que se puede! ¿verdad? En la escuela, en el instituto y, con un poco de mala suerte, también en la universidad, nos pegamos con los números y con sus peculiares formas de relacionarse unos con otros para devolver extraños resultados.

La mayoría de nosotras sabemos un poco de aritmética, no mucha. Lo más probable es que se te haya olvidado cómo hacer una raíz cuadrada o cómo resolver una ecuación de segundo grado. Sin embargo, has estudiado matemáticas y eso quiere decir que alguien te las ha enseñado. Luego, se puede aprender matemáticas.

Lo que no se puede, es convertirse en una matemática de alto nivel y reconocido prestigio sin un gran esfuerzo y dedicación.

Pero por algún motivo, esperamos que un par de clases o un par de libros, o la lectura de artículos de blog nos enseñen a escribir como lo hacía Ursula K. Leguin y nos catapulten a la fama. Como si conocer algunos fundamentos literarios nos convirtiese en expertas.

SPOLIER: Va a ser que NO

Aprender a escribir un libro no tiene nada que ver con la magia

No he podido resistirme a la frasecita de Mr. Wonderful, pero que conste que está aquí de manera irónica.

Qué podemos esperar de un curso o de un manual para aprender escribir una novela?

Como decía nada más empezar el artículo, aprender en qué consiste la creación literaria es posible e incluso sencillo. Los talleres literarios, las escuelas de escritura, los libros, las clases dedicadas a enseñar escritura creativa te ayudarán a descomponer buenas obras literarias para que seas capaz de ver con tus propios ojos sus tripas.

Y a partir de ahí te enseñarán como reproducir las técnicas , los recursos, las herramientas que se emplean para, como dice Gaiman, crear buen arte.

Lo que ninguno de esos libros, ni profesores te va a enseñar es aquello que solo puedes hacer tú. Tu escritura no mejorará por leer un manual para escritoras si no pones en práctica sus consejos. Un taller literario no te servirá de nada si luego aparcas lo aprendido.

¿Se puede aprender a escribir un libro? ¿Dónde?¿Cómo? ¿Me convertiré en un best seller de la noche a la mañana?

La respuesta corta que sí, es posible aprender a escribir un libro, pero las escuelas de escritura y los manuales de creación literaria no hacen magia. La magia, amiga, tienes que hacerla tú. La magia, en realidad, se llama trabajo.

La escritora ¿nace o se hace? La maldición de la genialidad y el antídoto del talento entendido como capacidad

Aquí llegan los problemas de verdad. Porque ¿Cómo aprender a escribir un libro si mis abuelas y las abuelas de mis abuelas, y así hasta Platón, me dicen que la escritora nace y no se hace?

Sí, las autoras griegas ya estaban a vueltas con la idea de la genialidad. No usaban esa palabra, claro, pero mirad lo que decían:

Platón, el que cedía sus derechos de autor a las musas

«La musa inspira a los entusiastas; éstos comunican a otros su entusiasmo y se forma así una cadena de inspirados. (….) El poeta es un ser alado, ligero y sagrado, incapaz de producir mientras el entusiasmo no lo arrastra y lo hace salir de sí mismo. Hasta el momento de la inspiración, todo hombre es impotente para hacer versos y pronunciar oráculos».

Platón nos niega la capacidad de aprender a escribir. Según él, hay por ahí unos seres delicados e inaprensibles que nos susurran al oído. Sin ellos, no hay arte, no hay poema. De novelas no habla Platón porque no las conoció, el pobre. Tampoco emplea la palabra genio, ni talento, pero sí deja muy claro que el dominio de la técnica no basta para considerar poeta a una persona que escriba poemas.

A lo mejor el tono del párrafo te hace sospechar que no estoy de acuerdo con Platón. ¡Pues claro que se puede aprender a escribir un libro!

Bocaccio, que le pasaba un cheque a su dios por cada obra escrita

Sí, Bocaccio también era de los que pensaban que no se puede aprender a escribir un libro, un poema, una oda, ni nada de nada. «Ya que la poesía, despreciada por los incultos y los toscos, es una pasión que surge de la profundidad de Dios, debemos considerarla un don que se concede a muy pocos espíritus».

Lo del clasismo, Bocaccio lo llevaba regular.

—Bocaccio, bájate de la burra, Boccacio —dijo Alicia.

Y llegamos a Kant, el señor de la hora en punto que también creía en fantasmas

 

«El genio es el talento de producir aquello para lo cual no se puede dar ninguna regla determinada y no una disposición de habilidad para aquello que puede ser aprendido según alguna regla determinada; por consiguiente, la originalidad debe ser su primera propiedad».

En serio ¿cómo que ninguna regla determinada? ¿Se te ha parado el reloj, Eugenio?

Kant ha perdido la cabeza ¿Cómo que no se puede aprender a escribir?

¿Pero por qué me hablas de genios si estábamos hablando de aprender a escribir un libro?

Pues porque todo guarda una estrecha, retorcida y malévola relación. Yo sostengo que se puede aprender a escribir literatura, pero existen procesos históricos que quieren llevarme la contraria. La historia, que se pone tonta y no hay quien la aguante.

Uno de esos procesos es el que establece que la artista, la inspirada, la motivada por Dios es un genio.

Si creemos en el concepto de genio, de poco sirve que tratemos de aprender a escribir. Porque, salvo que nuestra autoestima esté inflada cual barriga de adicta al cocido, el pote gallego o la fabada, sabremos que no somos genios. Y creeremos, en alguna capa de nuestra conciencia, que nunca seremos buenas escritoras, porque no tenemos lo que hay que tener. Llegarán entonces los bloqueos y los síndromes de la impostora.

Así que vamos a hablar un poquito de dónde viene esto de la genialidad que ha derivado en aquello otro del talento.

La genialidad: ¿de dónde sale?

Salir, salir, lo que viene a ser salir, el término sale en relación con el arte a finales del siglo XVII, pero durante todo el renacimiento se venía preparando el lienzo. En esa época es cuando la figura de la artista pasa por un proceso de divinización que llega hasta hoy.

Puede que tú no creas que las escritoras estamos dotadas de un don especial (yo no lo creo), pero si los prejuicios asociados a la divinidad no continuaran presentes en alguna medida, no estaríamos hablando de si se puede aprender a escribir un libro.

De hecho, si la falacia de la genialidad hubiera desaparecido por completo, no tendríamos a gente que grita a los cuatro vientos que sus novelas repletas de sinsentidos, mal escritas, aburridas y, en definitiva malas, son en realidad especiales e incomprendidas.

No, todo el mundo no dice de sí misma que es una genio. Pero el discurso de «yo lo he escrito así porque me gusta, es mi estilo y no puedes decirme nada porque es arte», viene directamente de la creencia de que las escritoras estamos relacionadas con la divinidad, el arte es sagrado y lo sagrado no se toca ¡quita esas manos de encima de mi arte! ¡No quiero aprender a escribir!¡Quiero que me adores porque me ha tocado una musa!

genio que no necesita aprender a escribir

Y es que, amigas mías, en el renacimiento la espectadora importaba menos que la creadora. La teoría del arte se preocupaba por averiguar que hacía falta para ser una buena artista. Igualito que lo que pasaría unos siglos después, en el romanticismo.

Durante ambos periodos, la artista encarnaba un ejemplo, un modelo de humanidad superior. Y esta superioridad se basaba en su capacidad para la creación.

A lo largo de los siglos se acude a otro tipo de explicaciones, se establecen características y se categoriza, pero no parece que nos hayamos librado de la idea de genio.

Afortunadamente, tenemos un concepto un poco menos dañino:

El talento, que es tu amigo, pero tampoco hace magia

Que, como aptitud, no es más que la capacidad para ejercer o desempeñar una actividad. Así lo define la Wikipedia.

Pero tener talento, es decir, tener la capacidad, no te convierte directamente en escritora. La capacidad para aprender a escribir un libro solo te pone en la casilla de salida para que, con trabajo y esfuerzo, puedas lograrlo.

Personalmente creo que casi todo el mundo puede aprender a escribir. Y digo casi porque la idea de que todos podemos hacer de todo es peligrosa y además es falsa.

Hay cosas que yo no puedo hacer. Por ejemplo, no podría dedicarme a la investigación científica. Y, de hacerlo, el sacrificio para alcanzar la mediocridad no me compensaría. Tampoco podría pescar perlas porque tengo asma y una capacidad pulmonar más bien reducida.

En cambio, tengo cierta facilidad para escribir.

Lo cual no me ha librado de tener que aprender cómo hacerlo.

Así que, ahora que hemos establecido que se puede aprender a escribir un libro, una égloga o lo que sea, vamos a ver de qué manera.

Dificultades que pueden surgir a la hora de aprender a escribir un libro

Tiempo, dinero y salud física o mental

dificultades para escribir un libro

Aprender a escribir una novela es un proceso largo y complejo. Cada una de nosotras tiene unas capacidades diferentes y unas circunstancias vitales todavía más variopintas. No es lo mismo que seas estudiante o que cuides de una casa con sus hijas y su esposa y su suegra; o que trabajes como ejecutiva en una empresa, o como repartidora de pizzas o conductora de autobús; si estás jubilada o en paro. Si estás mental y físicamente sana o si tienes algún problema de salud. El tiempo que te ocupan todas esas actividades y el dinero que te reportan determinarán en buena medida cómo vas a acercarte a la tarea de aprender a escribir un libro. Por supuesto, los temas de salud también pueden ser limitantes.

Así que ten en cuenta que, si no dispones de tiempo suficiente para dedicar al aprendizaje, el proceso se alargará. Y si vas a embarcarte en la tarea de aprender a escribir un libro gratis porque no puedes permitirte el precio de los libros, de los talleres o de los cursos de escritura, te ocurrirá lo mismo. Y si tienes problemas de salud, física o mental, puede que eso también influya en tu aprendizaje.

Consejos para superar las trabas del aprendizaje literario

Consejos para superar esas dificultades y empezar a escribir

Ser pobre y estar ocupadas o enfermas es una desventaja, pero no debe convertirse nunca en motivo de vergüenza. Escribir, incluso publicar, no es una carrera. Es, repito, un proceso. Un camino personal e intransferible, así que te voy a dar unos consejos para que no te desanimes por la falta de dinero o por la escasez de tiempo, o por tu salud precaria:

  • No te importa cuánto o cuán rápido escriban las demás. Tú estas aprendiendo a escribir. No manejas todas las herramientas y además no tienes tiempo. Si tus redes sociales están llenas de liebres y tú te sientes una tortuga, pinta de colores brillantes las conchas de tu caparazón.
  • O sea, enorgullécete de cada pequeño logro. Exhíbelo ante ti misma como una medalla porque lo es. Pero no te escondas dentro de ese caparazón, por favor. Los quelonios son preciosos y tienen tanto derecho a estar orgullosos de sí mismos como los galgos y los podencos.
  • Ten en cuenta que tus primeros intentos van a ser malos. Es así. Cuando una aprende a andar en bicicleta, se cae, se tropieza, se tambalea y pasa el tiempo que tenga que pasar hasta que es capaz de pedalear seguido. Con la escritura pasa lo mismo. Claro, que si estás empleando recursos escasos y no obtienes buenos resultados, puedes desanimarte, así que:
  • Maneja muy bien tus primeros objetivos. No te propongas escribir un buen relato. Proponte escribir un relato, aunque sea malo. La mejor manera de aprender a escribir un libro es escribir.
  • No pasa nada si no escribes todos los días. Intenta hacerlo dos o tres veces por semana. Pero si tampoco llegas a eso, porque la vida te atropella, no te sientas culpable. Es mejor escribir una vez a la semana que ninguna. Solo ten en cuenta que te llevará más tiempo.
  • Si tienes un grupo de apoyo que te lea y a quien puedas leer, mejor. Hay un montón de opciones en internet y esta es una buena manera de aprender a escribir un libro gratis. Más abajo te dejo algunas propuestas.
  • Tampoco pasa nada si eres tímida y trabajas sola ¿eh? Sea cual sea tu método, si te funciona es bueno.

¿Cómo aprender a escribir un libro?

Pues ya estamos aquí. Ya podemos empezar a hablar de cómo aprender a escribir literatura. Prepárate para conocer lo mejor y lo peor acerca de los manuales, las técnicas, las clases, los libros y los cursos.

Porque cada uno de esos métodos tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Yo te los presento y tú decides.

Disclaimer: voy a darte tantos recursos para escribir que a lo mejor te bloqueas. Te recomiendo fervientemente que no intentes leerte todos los enlaces del tirón porque puede que quieras dejar de escribir para siempre.

Tómalo con calma. Aprender a escribir un libro no es una cosa que suceda de un día para otro. Intenta escribir algo, lo que sea (si estás aquí es porque, probablemente, ya hayas hecho algún intento) y trata de averiguar de qué pie cojea. A partir de ahí, busca el artículo, el libro o el curso adecuado.

Clases y cursos para aprender a escribir un libro

mejorar en la escritura de tu libro mediante clases

Si tienes tiempo y tienes dinero, esta es la opción más sencilla. Además, ni siquiera hace falta que te recomiende escuelas de escritura. Su pones esas dos palabras en Google, van a saltarte a los ojos cuatro o cinco anuncios, la mayoría de centros de enseñanza dedicados a la escritura creativa que seguramente conoces.

  • Ventajas de las escuelas de escritura:

    • Suelen contar con profesoras con solvencia docente.
    • Tienen experiencia y su programa de estudios es amplio y variado, así que seguro que encuentras un curso que se adecue a ti.
    • Muchas proponen concursos de escritura y hasta puedes publicar tu primer relato.
  • Inconvenientes de estos centros de enseñanza:

    • El dinero es el principal. Los cursos son buenos, pero son caros.
    • Requieren mucho tiempo. Muchas son presenciales o a distancia pero con clases en directo, así que hay poca flexibilidad de horarios. El nivel de exigencia en cuanto a los ejercicios que te piden hacer es alto y también requieren tiempo.
    • En ocasiones no se revisan todos los trabajos de la clase porque la hora se queda escasa

También hay clases de escritura independientes, más asequibles que las archiconocidas y con buenos profesores y programas. Yo asistí a las de Teo Palacios y lo recomiendo. De hecho, Teo llegó a un acuerdo con la editorial Triskel y se publicó un libro precioso con relatos de alumnos. No sé si se ha hecho en años posteriores, pero fue una bonita experiencia y el resultado es una delicia.

Tutoría personalizada para aprender a escribir una novela

tutorías personalizadas para aprender a escribir literatura

En esta modalidad aprendes a escribir a partir de un texto propio. Parece una contradicción, pero no. Puede que hayas escrito mil páginas de novela y que no sepas qué hacer con ella. Una tutora te ayudará a pulirla, verá sus puntos fuertes, te hará notar los puntos flacos y en el proceso aprenderás a escribir de tal manera que tu siguiente libro será mucho mejor.

También hay tutorías que te enseñan a escribir desde cero, a partir de una idea y hasta el desarrollo final del libro que quieras aprender a escribir.

  • Ventajas de las tutorías

    • Son personales, así que tienes toda la atención de tus profesoras
    • Suelen ser clases muy intensivas y se aprovechan mejor que clases en grupo
    • La flexibilidad es mucho mayor, ya que puedes acordar cambios de horario con tu tutora
    • La relación profesora/alumna es más estrecha y personal
  • Inconvenientes de las tutorías personalizadas

    • Suelen ser más caras que las clases colectivas

Plataformas online para escritoras

Este es uno de mis métodos favoritos para aprender a escribir un libro y para muchas cosas más. Se trata de páginas web que ofrecen un montón de cursos específicos para escritoras y a los que puedes acceder mediante una suscripción mensual.

Me gustan tanto que, de hecho, encontrarás cursos míos en dos de estas plataformas:

Plataforma de cursos para escritores

MOLPE: La web de Ana Gonzáléz Duque, sobre la que no he oído ni un solo mal comentario desde que la conozco, y ya han pasado algunos años. En esta plataforma encontrarás sobre todo consejos para promocionar tu novela, pero también hay masterclass interesantes para aprender a escribir.

El CLUB DE ESCRITORES: Una plataforma de nueva creación con una gran cantidad de contenido. Aquí hay un montón de cursos dedicados a la enseñanza de la escritura creativa. Yo enseño ambientación y también hay un curso mío de introducción a la novela.

  • Ventajas de las plataformas online

    • El contenido de los cursos es amplio y cubre muchas de las cuestiones necesarias para asegurarte de que el resultado final de lo que escribas es bueno.
    • Los cursos en vídeo están pregrabados; los que se ofrecen en soportes diferentes del vídeo también están colgados en la red, así que puedes acceder a ellos cuando quieras. La flexibilidad es total.
    • Comparativamente, sale mucho más barato suscribirse a estas plataformas, que rondan un precio de 20€ al mes, dependiendo de cada una.
  • Inconvenientes de las plataformas de cursos online

    • Necesitas una gran fuerza de voluntad o un nivel de compromiso muy alto para aprovechar realmente todo el contenido. Es fácil decir “ya lo miraré mañana” cuando tienes los cursos al alcance de un clic.
    • No todos los cursos de la misma plataforma tienen la misma calidad.

Libros para aprender a escribir novelas, manuales sobre escritura creativa y técnica literaria

Existen centenares de libros que te enseñan, bien todo el proceso de escritura, o bien una parte de él. Hay libros especializados, series de libros, libros de ejercicios, libros de estilo… Existen manuales de escritura creativa de todos los colores, sabores y tamaños.

No tardaré mucho en escribir mi propio post sobre libros estupendos para aprender a escribir, pero te voy a adelantar cinco que me parecen perfectos para empezar.

Cómo no escribir una novela, de Howard Mittelmark y Sandra Newman, es una gran manera de hincar el diente a este tipo de libros. Y no solo porque en la portada haya un gatito y una pistola. El libro es ameno y está escrito con un gran sentido del humor, pero eso no quiere decir que las lecciones que contiene sean banales. Al contrario, las autoras te harán ver con gran eficacia cuáles son tus fallos más evidentes. Una vez que hayas leído esto, puedes acercarte a volúmenes más técnicos.

El Guión, de RobertMcKee trata todos los elementos principales del guión cinematográfico y precisamente por eso es casi mejor que los libros para escribir novelas que solo se basan en obra escrita.

Los fundamentos que hacen que una historia te provoque calorcito (o cualquier otra emoción, la que sea que busques), son los mismos en literatura y en cine. McKee los conoce y emplea ejemplos de películas que seguro que has visto un millón de veces para explicarte como funciona cada uno de ellos.

Si Cómo no escribir una novela te muestra tus errores, El Guión te enseña como aprender a corregirlos. Además, tiene un apartado final dedicado a la relación entre la guionista y el cine muy recomendable para que te hagas una idea de cómo funcionan las cosas entre las escritoras y la industria editorial.

Mientras escribo, del ínclito Stephen King. Sí, este título está en todas las listas del mundo mundial de obras que te enseñan a escribir un libro, y es justo que así sea.

King habla de su propia experiencia, de sus problemas a la hora de escribir, de la ayuda que recibió de su mujer en los malos momentos y de las 

herramientas imprescindibles para convertirse en escritora. Yo te consejo que lo tomes como una lectura aspiracional, porque si crees que leer este libro te convertirá en la Queen española, es muy probable que tus niveles de frustración se disparen.

Si lees inglés, hazte con The Story book, de David Baboulene. Te enseña todo lo que debes saber para hacer que la historia de tu novela se convierta en una trama interesante, adictiva. Confieso que mi punto débil es precisamente este, así que recurro a este libro con más frecuencia de la que te imaginas.

Serie de libros de Jean larser para aprender a escribir un libro

La serie de Jean Larser para escritoras es una buena idea. Los libros no son muy extensos, pero puedes escoger el qué necesites y decidir si seguirás apoyándote en el resto. Van al grano y los consejos que dan se pueden aplicar desde el primer momento.

Por supuesto, estamos hablando de cómo aprender a escribir un libro. Si crees que tienes esta etapa superada y lo que te interesa es pulir tu estilo, siempre puedes leer este artículo de aquí. ¡Uy, mira! Aquí hay otro dedicado también al estilo.

Lo que nos lleva al último punto del artículo:

Cómo aprender a escribir un libro gratis

Como aprender a escribir un libro

Ya lo decía más arriba: uno de los grandes inconvenientes a la hora de aprender a escribir ficción es el dinero. Afortunadamente, hay un montón de recursos gratuitos que puedes aprovechar para aprender sin gastarte ni un duro.

Biblioteca, divino tesoro

Las bibliotecas han ido incorporando todo tipo de obras a sus estanterías, lo que incluye también libros de teoría literaria y de técnica narrativa. Puedes buscar los que te he propuesto más arriba en tu biblioteca de confianza. Si no los tienen, puedes solicitarlos. Nada asegura que vayan a comprarlos, pero si no lo haces las posibilidades serán menos.

Eso por no hablar de bibliotecas virtuales. En este artículo sobre leer gratis (y de manera legal) enlazaba algunas opciones, como el Proyecto Gutenberg, pero hay muchas más. De hecho, cada Comunidad Autónoma tiene su portal de bibliotecas. Haz una pequeña búsqueda y puede que tengas suerte. Estas son, de todos modos, algunas bibliotecas online.

  • El Portal de Archivos Españoles
  • Biblioteca Nacional de España
  • Europeana
  • Biblioteca del Congreso de Estados Unidos
  • Biblioteca Digital Mundial
  • Biblioteca Virtual de Prensa Histórica
  • Proyecto Gutenberg
  • Biblioteca Virtual de Patrimonio Bibliográfico
  • Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes

Páginas web de escuelas de escritura

Las páginas web de escuelas de escritura creativa están empeñadas en que aprendas a escribir con ellas y por tanto son auténticos paraísos en los que fluye la información.

Muchas de ellas emplean lead magnets verdaderamente interesantes. A cambio de tu correo electrónico te ofrecen ebooks para aprender a escribir u otro tipo de contenido igualmente valioso.

Si eres una persona comprometida con tu deseo de escribir un libro, este tipo de recursos te vendrá de perlas. Hay mucho que estudiar. Sobre todo si eres una escritora con poco o ningún presupuesto y estás empezando.

Te dejo algunas webs con lead magnets jugosos:

  • Teopalacios.com tiene un curso gratuito de novela policiaca
  • Aulafácil.com cuenta con una lista de cursos gratuitos sobre escritura
  • El portal del escritor no es menos y te ofrece un curso exprés para aprender a escribir tu novela. Sin coste.
  • ¿Recordáis la plataforma en la que está mi curso de introducción a la novela? Pues están tan seguros de que sus contenidos son buenos, que te ofrecen algunos módulos libres de pago.

Redes Sociales

Pásate por YouTube y teclea las palabras mágicas: tutorial para aprender a escribir un libro. O pincha aquí, que ya he hecho yo el trabajo por ti. Puede que tardes un rato en dar con el contenido exacto que necesitas, pero lo encontrarás. Y, de camino, muchas sorpresas graciosas. Como esta.

Me da un poco de miedo recomendarte Pinterest porque esta red social es el pozo sin fondo de la procrastinación, pero es que aquí también hay muchísimos recursos gratuitos para aprender a escribir libros gratis. Te enlazo un tablero chulo para que te hagas una idea.

Blogs de escritoras

No falla. Hay un montón de escritoras que escribimos para otras escritoras. Y si no, date una vuelta por el blog y verás. Tenemos una especia de incontinencia verbal, está claro. La necesidad de compartir nuestra sabiduría, o algo así.

Creo que nos pasa lo contrario que las juezas. Mi teoría es que las oposiciones a judicatura son durísimas porque las juezas quieren que las nuevas generaciones sufran tanto como ellas para conseguir lo que buscan, mientras que las escritoras prefieren hacer la vida más fácil a quienes vienen por detrás.

Podría hacer mi propia lista de blogs impresionantes que debes visitar para formarte gratis, pero ya hay dos artículos maravillosos al respecto:

Las lectoras

Como aprender a escribir un libro con la ayuda de lectoras cero

Si todavía no ha aprendido a escribir un libro ¿cómo van a ayudarme las lectoras? ¿Te has vuelto loca, Alicia?

No, no me he vuelto loca.

Estoy segura de que a tu alrededor hay alguien que te anima a escribir o que tiene curiosidad por lo que escribes. Si no es así, puedes empezar a buscar a esas personas, porque son un activo muy interesante. Se llaman Lectoras cero y te pueden dar una información valiosísima.

¿Recuerdas que más arriba te decía que para aprender a escribir hay que poder identificar los errores de tu obra? Pues resulta que, en muchas ocasiones, estamos tan pegados a esa obra, que no somos capaces de ver nada malo en ella. Un poco como esas madres que ven a sus hijos guapísimos pase lo que pase.

Las lectoras cero están para suplir esa carencia. Solo tienes que pedirles que sean sinceras pero que tengan cuidado. En este artículo de Delirios y Palabras, un blog estupendo escrito por la correctora L.M. Mateo, que además es lectora cero, te cuentan muchas cosas al respecto.

Yo misma

Alicia Pérez Gil, escritora y profesora de escritura creativa y técnica literaria

He estado dudando entre añadir este último apartado y no hacerlo, pero es que yo también enseño a escribir.

¿Sabes por qué?

Porque me encanta leer. Así que, para mí, enseñar a los demás es una pura cuestión de egoísmo. Quiero buenos libros en las bibliotecas, en las librerías y en Amazon. Además, me encanta analizar, destripar y luego recolocar.

Para hacer esto ofrezco dos posibilidades: tutorías personalizadas (escríbeme si te apetece y hablamos de precios y tiempos y condiciones) y mi favorita: PATREON PARA ESCRITORAS. Aquí, desde 2$ al mes, tienes artículos profesionales para aprender a escribir y la posibilidad de preguntarme por escrito todo lo que quieras. Honestamente, salvo por las opciones de aprender a escribir un libro gratis que te pongo un poco más arriba, no vas a encontrar una oferta formativa mejor. Con la diferencia de que yo contesto dudas.

Y si quieres invertir un poco más, pues tienes muchos más servicios, claro. 

¿Y ahora qué?

  •  Hay mucho más contenido para lectoras ávidas y escritoras en ciernes  en mi Patreon desde 1 $ al mes. ¡Hazte mecenas  para disfrutar leyendo y ayudarme a que siga escribiendo!
  • O apúntate a la lista de correo y, solo una vez al mes, recibirás un mensaje por mail con los artículos en PDF, sin fotos, para que puedas imprimirlos, estudiarlos o lo que quieras 🙂

Recibe los PDFs por correo una vez al mes

* indicates required

A lo mejor no puedes hacerte mecenas, pero quieres echarme un cable de vez en cuando 🙂

Te dejo un botón de donaciones y te doy las gracias desde ya.

¡Gracias!

Sin ti no podría seguir escribiendo.

Envía un comentario

Name*

Website

Comentario