Alicia Pérez Gil

¿Escribes, pero a tus textos les falla algo y no sabes lo que es? A lo mejor te has ocupado de crear un mundo fantástico increíble, pero cojeas en lo fundamental. ¿Te has asegurado de que en tu obra están presentes todos los elementos del relato? ¿De verdad? Si buscas un método que te explique cómo escribir un relato, puedes empezar por este artículo. Vamos a desgranar qué es eso de lo que tus cuentos no pueden prescindir. Así tendrás un hilo del que tirar cuando revises tus escritos.


Cómo utilizar todos los elementos del relato sin perder la cabeza


Primero debes conocer los elementos del relato

No todo lo que se escribe son relatos o novelas. Existen los ensayos y los textos experimentales, la poesía, el teatro y hasta los diarios íntimos. Pero a ti y a mí nos ha dado por escribir cuentos. Los de hadas, aquellos que nos leían o leíamos en nuestra infancia, podían resultar más o menos simples, pero eran relatos desde el érase una vez hasta el fueron felices y comieron perdices.

La mayoría de las lectoras tenemos uno o dos relatos favoritos. Lo primero que tienes que hacer para sacar el máximo provecho a este artículo, es escoger un relato que no sea tuyo y contestar a todas las preguntas que vamos a plantear. Verás como, al final, tienes una idea muy clara de lo que debes buscar para corregir tus propias obras.

Para escribir un relato, la narración debe contener seis elementos fundamentales.

Elementos del relato 1: Historia

La historia y la trama
Como escribir un relato
Elementos del relato

La historia en un relato es lo que se cuenta, los hechos. Nada más y nada menos que eso.

Si alguien te pregunta: ¿De qué va El ciclo de la luna roja, de Cotrina? Tú contestas: va de unos chavales que reciben la visita de un mago extraño que los engaña para ir a un mundo fantástico donde todo es oscuro, sospechoso y peligroso. A los chavales les suceden un montón de aventuras extrañas.

Si tu relato favorito fuera Caperucita Roja, la historia sería la siguiente:

  • Una madre pide a su hija que vaya a casa de su abuela. Le da instrucciones sobre lo que debe hacer y evitar. También le explica que su abuela esta enferma.
  • La hija penetra en el bosque.
  • Se encuentra con el lobo, desobedece a su madre y habla con él.
  • El lobo se adelanta a la niña, va a casa de la abuela y la mata.
  • Cuando la niña llega a casa de su abuela se encuentra al lobo suplantándola.
  • Ambos mantienen una extraña conversación.
  • El lobo se come a la niña.

A partir de ahí, las diferentes versiones difieren, pero no es esto lo que nos interesa, sino dejar claro que la historia son los hechos. Nada más y nada menos.

Todas las historias del mundo tienen un planteamiento, un nudo y un desenlace

En el caso de El ciclo de la luna roja, el planteamiento es lo que le sucede a Héctor, desde que aparece en la primera página hasta que conoce a los demás chicos ya en Rocavarancolia. El nudo son las aventuras que les suceden en ese extraño país y el desenlace no te lo cuento porque no te voy a hacer un spoiler aquí.

En el cuento de Caperucita, el planteamiento es todo lo que sucede antes de que la niña salga de su casa, el nudo todo lo que pasa desde que sale hasta que llega a casa de su abuelita y el desenlace, lo que sucede allí, en casa de la abuela.

Por supuesto, las historias se pueden contar de diferentes formas.

Los hechos se pueden ordenar de tal manera que una historia comience por el principio, por la mitad o por el final. Y eso da lugar a diferentes recursos narrativos.

Pero, independientemente de cómo tú decidas ordenar los hechos, estos habrán sucedido en un orden determinado.

Así que, quédate con esta idea y no te dejes engañar por el fantasma de las estructuras complejas en literatura: todas las historias comienzan, se complican y se resuelven. De verdad. Te digan lo que te digan.



Elementos del relato 2: Argumento


elementos del relato
cómo escribir un relato
por qués para sustentar el argumento de una buena historia

¿Creías que historia y argumento eran lo mismo? Pues lo siento, pero no. Si quieres saber cómo escribir un relato te toca distinguir argumento e historia.

Quizá conocer la etimología de argumento, saber de dónde viene la palabra, te ayude:

La palabra "argumento" viene del latín argumentum, compuesto del verbo arguere (argüir, dejar en claro) y el sufijo -mentum (-mento = instrumento, medio o resultado, como en monumento, instrumento y sacramento).

Es decir, que un argumento es un instrumento para dejar algo claro. Una herramienta para explicar. O, dicho de otra manera: el  MOTIVO por el que suceden los hechos que forman la historia.

Imagínate que estás leyéndole un cuento a una niña. La típica historia de antes de ir a dormir. Una que te sabes de memoria y en la que no piensas mucho.

Érase una vez una niña blanca como la nieve, con el pelo negro como el carbón y las mejillas rojas como manzanas a la que todo el mundo llamaba Blancanieves. La niña vivía en un castillo con su padre y una madrastra que era muy guapa.

La madrastra, además de guapa, era muy vanidosa y tenía un espejo mágico al que siempre le preguntaba “Espejo espejito ¿quién es la más guapa del reino?”. Y el espejo, que siempre le había contestado que ella era la más guapa, cuando Blancanieves crece le contesta “la princesa Blancanieves es más guapa que tú”.

La lectora es como la niña a la que le estás contando el cuento y, si no dejas claros los motivos por los que pasan las cosas, se preguntará  constantemente ¿por qué?

La diferencia con la niña a la que le lees antes de dormir, es que para ella puedes improvisar una respuesta, pero para tu lectora no. Tu lectora tiene tu relato en las manos.

Todos los por qué deben estar contestados en el relato.




Elementos del relato 3: Personajes

Es bueno crear persoanjes con una curva emotiva marcada, pero tampoco es imprescindible.

Los personajes son un elemento del relato porque no existe ninguna historia sin personajes.

Para ser honesta, puede que esta sea la verdad más universal que he encontrado en todos los libros sobre como escribir relatos.

Puede que los personajes no sean humanos, puede que sean insignificantes o que el espacio o el tiempo funcionen como personajes. Pero no existe una historia en la que los acontecimientos no le sucedan a alguien.

Habrás oído que el protagonista es el motor de la acción. Si traducimos acción por hechos; es decir, por historia, lo que tenemos es que sin protagonista, no hay historia. Y sin historia no hay relato o novela.



Elementos del relato 4: Conflicto


Cómo escribir relatos Elementos del relato Cuando debe aparecer el conflicto en la novela

En todo relato hay una lucha más o menos evidente. Una contraposición entre los deseos del protagonista y los del antagonista.

La tensión es una parte vital del relato.

No la he contemplado entre los elementos clave porque se crea a partir de otros elementos. El conflicto y los obstáculos, de los que hablaremos a continuación, en combinación con los personajes, crean tensión. El ritmo, el espacio, todo en un relato colabora para crear tensión creciente y decreciente.




Elementos del relato 5: Obstáculos


No queremos leer novelas o relatos en los que todo sale bien desde el principio. Esto no nos interesa. Por eso los protagonistas de nuestros relatos tienen que estar sumergidos en un conflicto de cierta importancia y les tenemos que lanzar unos obstáculos que creen tensión.

En una novela de aventuras, el conflicto es menos importante que los obstáculos. Por ejemplo, en  Regreso al futuro, la acción es más importante que el conflicto. Pasan muchas cosas que van complicando la posibilidad de Marty devolver a 1985. ¿Se te ocurre cuáles son?

En relatos en los que el conflicto es más importante que la acción, el ritmo suele ser más pausado y la lectura más densa. Esto pasa, por ejemplo, en Soy Leyenda o La Metamorfosis. Ambas son novelas cortas, así que puedes echarles un vistazo rápido.

Nunca te recomendaré una lectura que no sea relevante para el tema, por cierto. No todas las grandes obras son buenas para aprender a escribir un relato, así en general. Por eso verás ejemplos diferentes en cada post. Podría recomendarte Guerra y Paz y quedarme más ancha que larga, pero prefiero usar mundos fantásticos que te ayuden de verdad. 




Elementos del relato 6: Clímax

El clímax es el punto más delicado del relato. No es exactamente el final del mismo, pero sí es el momento al que se dirigen todas las acciones del protagonista y todas las expectativas de la lectora.

El Clímax debe resolver el conflicto de una manera o de otra. Por ejemplo, puedes darle al protagonista lo que buscaba, o bien puedes negárselo. Quizá prefieras buscar un agridulce punto intermedio… Indiana no se queda con el Arca, pero los nazis tampoco. El espectador queda satisfecho porque hay un ganador, aunque quizá no gane de la manera esperada al 100%.

Marty McFly regresa al futuro y resuelve así el conflicto que anima toda la película.

Gregorio Samsa y el protagonista de Soy Leyenda mueren y así se crean clímax emotivos de gran significado para las lectoras.



El séptimo elemento: cómo escribir un relato de fantasía oscura


Cuando lo que nos gusta es crear mundos fantásticos en los que reina la oscuridad, es decir, cuando escribimos fantasía oscura, hay que tener en cuenta algunas cosas más. Sobre todo para crear el clima que buscamos.

Por ejemplo, en las novelas de fantasía oscura es necesario que haya elementos fantásticos; es decir, algún tipo de magia. Ya os decía en este artículo sobre diferencias entre lo fantástico y lo maravilloso, que en fantasía, la maravilla se entiende como natural.



Pero no nos confundamos. Si queremos saber cómo escribir un relato de fantasía oscura, tenemos que tener en cuenta la magia y el peligro. Ambos son elementos del relato claves en este género. Por eso mencionaba El ciclo de la luna roja más arriba.
Si lo lees, verás que Cotrina emplea elementos de terror como esqueletos, cuervos, calaveras y sombras siniestras, pero también magia buena y, sobre todo, la posibilidad de que sus protagonistas terminen la novela como vencedores en el conflicto.

Equilibrar los elementos fantásticos con los más oscuros es una parte importante de tu trabajo, así que pon mucho cuidado en la atmósfera y la ambientación.

Otras claves para escribir un relato que también debes tener en cuenta

Ambientación

El escenario de tu relato es vital. Dónde transcurran los hechos de tu historia puede ejercer gran influencia sobre tus personajes. Piensa, por ejemplo, en todo el terror gótico que se basaba en casas encantadas y parajes mágicos.

El escenario no solo importa cuando es parte del elenco de personajes, como en el caso de la Casa Usher. También tiene relevancia saber si tu historia sucede en una gran ciudad o en una pequeña aldea. Y esta es una decisión que debes tomar antes de empezar a escribir, ya que los recursos a los que pueden acceder tus personajes se verán afectados por ella.

Por ejemplo, es posible que en una gran ciudad haya comercios abiertos las 24 horas, pero esto es más difícil de encontrar en pueblos pequeños. Así que si tu protagonista debe comprar algo a la una de la mañana y vive en un pueblecito, lo tendrá difícil.

Ten en cuenta además que la ambientación no se refiere solo al escenario físico donde transcurren los hechos. La época también forma parte de esa ambientación y determinará el modo en que las personas se relacionan unas con otras, las diferentes costumbres sociales y hasta el modo de vestir.

La clase social es una característica de los personajes que se relaciona muy estrechamente con la ambientación. Dependiendo de la época, será más o menos normal que las personas de clase más baja posean determinados objetos.

El tiempo en el relato

Puedes leer este artículo para trabajar el tiempo en el relato en profundidad. Pero, por resumir, te diré aquí que el orden en que decidas contar tu historia es importante. De él dependerán las emociones que causes en tus lectoras y el interés que despiertes en ellas.

Aprender a manejar flashbacks, flashforwards, elipsis y el resto de recursos temporales hará que tu obra sea mucho más rica.

Eso sí, ten en cuenta que la claridad siempre es un valor en alza. Hagas lo que hagas con tu historia, procura que lo que cuentes siempre quede claro a tus lectoras. Para ello, pregúntate siempre si es evidente quién aparece en una escena, dónde transcurre esa escena, cuándo pasa lo que pasa y qué hace el personaje en cuestión.

La emoción: una de las claves de la escritura

Tus lectoras se involucrarán con tu obra si les toca el corazón. Y para que eso ocurra tienes que transmitir emociones. Los primeros que deben sentirla son los personajes, así que asegúrate de que tus lectoras saben qué significado emocional tienen los hechos de la historia para los personajes a quienes les suceden.

Si a tus personajes les da igual lo que les pasa, imagínate a tus lectoras.


¿Quieres seguir aprendiendo a usar todos los elementos del relato?


Echa un vistazo a Escribir desde los cimientos.


Este es un manual de narrativa poco habitual. En primer lugar porque. Aunque menciona obras clásicas también se apoya en obras contemporáneas escritas por mujeres como Virginia Woolf, Ursula K. Le Guin o Kameron Hurley.

Además de los capítulos de teoría, contiene seis relatos escritos por autoras españolas vivas: Nahikari Diosdado, Nieves Mories, Yolanda Camacho, Nieves Delgado, Cristina Jurado y yo misma. Así como un libro de poemas de Carmen Moreno.Si eres lectora, disfrutarás de la ficción. Si eres escritora, aprenderás cómo están escritas y por qué funcionan.

Y, si un libro te parece poca cosa, hazte mecenas en Patreon.


¿Contiene tu relato estos 6 elementos clave?

Ha llegado la hora de que leas tu propio relato y contestes estas preguntas. Son sencillas, pero te servirán para diagnosticar de qué sufre tu narración y así podrás ofrecerle el tratmiento que necesita:

¿Cuáles son los hechos que narras en tu relato?

Debes tener los claros. Haz una lista de todo lo que pasa. Así te será más fácil decidir si esos hechos son relevantes o no.

¿Por qué suceden esos hechos y no otros?

Lo que pasa en tu relato tiene que tener lógica. Unos hechos se relacionan con otros mediante relaciones de causa a efecto. Todo tiene que tener un por qué. ¿Conoces los por qués de tu historia?

¿Quiénes son tus personajes?

Haz también una lista de todos los personajes que aparecen y anota qué funciones cumplen. A lo mejor te sobra alguno que solo hace lo mismo que otro más importante o atractivo. O quizá te falte un personaje que deje clara alguna cuestión mediante sus acciones.

¿Cuál es el conflicto de tu historia?

Recuerda: antagonista y protagonista deben perseguir el mismo objetivo u objetivos opuestos. ¿Tienes claro por qué se enfrentan? Anótalo, así podrás diseñar los obstáculos.

¿Contiene tu relato obstáculos suficientes?

Para que la victoria de tu protagonista sepa mejor, debe haberlo pasado muy mal antes de obtenerla. Y la manera de conseguir que sufra es lanzarle obstáculos. Diviértete en esta fase de la escritura.

¿Funciona tu desenlace?

El final de un relato es lo que deja un buen o un mal sabor de boca a tus lectoras. Procura que el tuyo esté cargado de significado para que sigan leyendo tus obras.

Y, recuerda, para aprender a manejar los elementos del relato, nada mejor que este Patreon con talleres literarios y una gran comunidad con la que compartir tus inquietudes literarias.

Patreon Alicia Pérez Gil
Entradas creadas 169

8 pensamientos en “Los 6 elementos del relato de fantasía oscura que no debes olvidar

  1. Me parece excelente la forma didáctica y concisa de enseñar la figura literaria del delato, gracias me ha sido de mucha ayuda para comprender los temas que ignoro, y la posibilidad de arriesgarme a escribir un relato.
    Gracias, Joffre Daza

  2. Jose Bedoya Lopez , Director de Poetas al viento corporación cultural conciencia integral por La ecologia. dice:

    que buenas y sencillas instrucciones Alicia, las pondre en practica, gracias

  3. Excelente artículo, me ha encantado la forma simple pero específica en la que explicas todo lo que debe tener un relato, separando sus elementos en puntos clave que cualquiera puede recordar. Creo que es una guía muy clara para quienes ya han escrito su relato y quieren verificar los fallos que pudiera tener la historia. Espero que sigas compartiendo este tipo de información valiosa, desde ya me apunto tu blog para estar al tanto de otros recursos. 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *