Alicia Pérez Gil

Los paratextos de un libro son todos aquellos enunciados que acompañan y complementan el texto de una obra. También hay paratextos icónicos, que dan información adicional pero no en forma de texto.

Dicho así es un poco como no decir nada, así que ¿por qué no empezamos con una lista y concretamos un poco?

paratextos de un libro

Tipos de paratextos de un libro

Paratextos verbales: notas al pie, bibliografía, título, títulos de los capítulos, citas, epígrafes, índice, sinopsis, resumen, biografía del autor (cuando aparece en el ejemplar), blurbs, etc.

Paratextos icónicos: imágenes, ilustraciones, tablas, diagramas... Todo aquello que no es texto por sí mismo, pero que está impreso en el libro y que ofrece algún tipo de información a las lectoras.

Los paratextos de un libro más importantes

Algunos de los paratextos de un libro son especialmente importantes porque afectan a la intención de compra de las lectoras. Los más relevantes, de hecho, deberían ser los protagonistas de sus propuestas editoriales si es que quieres publicar tu libro en una editorial tradicional.

El título de tu libro

Se dice que es imposible no comprar un libro por su portada y es cierto. El diseño de portada es una de las cuestiones clave a la hora de crear un libro vendible. Este diseño incluye la ilustración y la maquetación del resto de los elementos que la componen, como el nombre del autor, el de la editorial, el subtítulo si lo hubiera (los subtítulos también forman parte de los paratextos de un libro) y, por supuesto, el título.

Pero ¿cómo debe ser el título para incitar a las lectoras a que compren tu maravillosa novela? Ana González Duque escribe en MOLPE sobre los títulos que atraen visitas a tu blog y habla de aquellos que apelan a diferentes tipos de emociones. Emociones positivas, negativas o neutras. Puedes usar la misma guía para decidir el título de tu novela. Pero recuerda que también debe cumplir estas características:

  • Debe tener relación con el contenido de la novela. En Sombra y Hueso, de Leigh Bardugo, ambos elementos son determinantes en la trama. De hecho, el hueso es un instrumento para terminar con la sombra.
  • Ni se te ocurra usar clickbaits. La relación con tus lectoras se basa en la confianza. Si las decepcionas, nunca volverán a leerte.
  • Mejor un título corto y fácil de recordar. Aunque hay docenas de títulos larguísimos que desmienten esta regla (y cuyos lectores suelen acortar para referirse a ellos, como La chica descalza en la colina de los arándanos, de Nieves Mories, novela corta de título largo a la que incluso la autora dse refiere como Arándanos).
  • Debe ser atractivo. La cuestión de despertar emociones tiene que ver con esto. La comedora de pecados o Del naranja al azul despiertan curiosidad. El cuento de la criada, lo mismo. Nunca hables con extraños resulta inquietante, Newtopía parece que hablará de algo positivo.

La sinopsis

La sinopsis es uno de los paratextos de un libro que más quebraderos de cabeza nos da a las autoras. Se trata de resumir en un solo párrafo y, en todo caso, en menos de media página, el contenido del libro. No es necesario hacer referencia al autor, debe resultar atractiva, no revelar información que impida el disfrute de la lectura y servir para que las lectoras se hagan una idea certera de lo que tienen entre manos.

Si mentir en el título era peligroso, mentir en la sinopsis es un pecado mayor.

Otros paratextos de un libro que influyen a la hora de comprar una novela

En este artículo en que te hablaba de trucos infalibles para leer mejor, te decía que el viaje de la lectora empieza antes de lanzarse a la lectura de la obra. En mis visitas a librerías, más frecuentes de lo que les gustaría a mis bolsillos, me he fijado en que la mayoría de las lectoras hacemos más o menos esto:

  1. Nos fijamos en las cubiertas de los libros, o en sus lomos si estos están en una estantería. Aquí leemos el título, el subtítulo, la faja y los blurbs más evidentes, así como el nombre de la autora.
  2. Cogemos el nombre y le damos la vuelta para leer la sinopsis. A veces lo dejamos tras las dos primeras frases, lo que ratifica la necesidad de que la sinopsis funcione como gancho. Para lograrlo, echa un vistazo a la estructura en tres actos, que sirve para dar cuerpo a cualquier tipo de texto.
  3. Abrimos el libro y buscamos el índice si lo tiene. Los títulos de los capítulos dan mucha información, cuando existen, acerca de lo que encontraremos en una novela. En las colecciones de cuentos son todavía más importantes.
  4. Solemos leer dedicatorias y epígrafes (los epígrafes son los paratextos de un libro que están al principio y que suelen tomar la forma de citas de otros autores o incluso ficticias).
  5. Algunas lectoras echan un vistazo a las notas de la autora y los prólogos.
  6. Siempre leemos los primeros párrafos. Pero solo si todo lo anterior nos ha satisfecho. Si no, lo más probable es que ni siquiera le demos al libro esa oportunidad.

Fíjate que has tenido cinco oportunidades de hacerte con una lectora potencial antes de que lea el primer párrafo de tu novela. ¿No es pues vital cuidar los paratextos de un libro?

Ayer mismo compré La comedora de pecados y lo hice siguiendo ese viaje. Si quieres saber exactamente cómo, por qué y en cuanto tiempo compré la novela, suscríbete a mi newsletter. Ahí te lo desgrano paso a paso.


Photo by Daniele Levis Pelusi on Unsplash

Entradas creadas 178

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *