Proceso de ilustración el portfolio de las dudas

Si quieres enfrentarte a la tarea de escribir o dibujar, no requiere mucho esfuerzo encontrar en internet consejos para empezar, mejorar tu técnica o rematar tu obra. Sin embargo, a mí siempre me ha interesado espiar el proceso creativo de los artistas, como si fuera un monstruo mirando desde una esquina en sombra, cuando están solos en su batalla.

Todos sabemos vender las estrategias que nos han servido para mejorar en nuestra disciplina, pero a veces se puede aprender mucho más de esos pasos perdidos por senderos sin salida, de las decisiones que parecían brillantes y se revelaron de latón, de las correcciones de última hora y de los hallazgos que no merecen una pregunta.

Así que vamos a hablar de las dudas.

El proceso de ilustración de “El Recolector 2”

He elegido una ilustración que no fue un encargo sino un capricho personal, porque aquí no había más directrices que las que yo me puse y, en consecuencia, el muestrario de cambio de decisiones es más amplio.

Todo empezó con una idea muy vaga de lo que quería hacer, poco más que un simple “personaje recoge lágrima de bicho grande”. Cuando hago los primeros dibujos me gusta usar la tinta directamente y dejarme llevar, porque para mí es vital que siempre quede en la ilustración final algo (que siempre aspiro sea mucho) de la frescura e inmediatez que tiene un boceto.

Proceso de ilustración - boceto inicial

Ya aquí podemos observar cómo se produjo una pequeña variación de la premisa original de una composición minimalista al introducir 2 personajes en la escena e incluso una especie de nave al fondo.

Tras este sencillo boceto con técnica tradicional, pasé a la fase de trabajo con el ordenador porque siempre estaremos en deuda con la opción DESHACER cuando se trata de corregir color… y de todo. En la pareja de imágenes de más abajo creo que es interesante descubrir no solo los cambios de color, sino que intercambié la posición de los dos personajes. Lo hice porque consideré que la figura que aguanta el contenedor de lágrimas en el boceto original no aportaba mucho o se pasaba un poco por alto. Si nos fijamos, en el boceto todo el peso de la atención del espectador se dirige hacia la parte derecha, desde arriba hasta abajo.

Proceso para ilustrar
proceso de dibujo

Sin embargo, como aquello no terminaba de encajar y notaba que me iba alejando de mi objetivo inicial de hacer algo sencillo pero muy efectivo, opté por centrar por un tiempo mis esfuerzos en el color y el fondo.

el proceso de ilustración
cómo depurar una ilustración

Recuerdo que planteé varias paletas de colores muy distintas de las que no guardo archivos, pero esta última de tonos azules y violetas fue la que consiguió convencerme para retomar el problema de los personajes y resolver la batalla final por la composición.

el proceso de dibujo

Como era de esperar, hubo cambios. ¿No sabes qué hacer con un personaje que aguanta o hace algo con un contenedor? Lo quitas. Sí, de acuerdo, esta composición se acerca bastante a la primigenia de un tío y un bicho, pero mentiría si dijera que regresé a esta idea porque me gustaba más. No, la realidad es que la solución al problema fue eliminar el problema. En cierto modo, fue una decisión inteligente, lo cual no significa que todo estuviera ya resuelto porque me surgieron varias ideas que aspiraban a ser ingeniosas.

flujo de trabajo ilustación
el proceso de un ilustrador

La intención era aumentar la sensación de profundidad y colocar elementos que trastocaran la escala de tamaño para potenciar el sentido de la maravilla, pero una vez más el resultado final me parecía que no funcionaba: o provocaba que el bicho se pareciera demasiado a un caracol común, o el momento de recoger la lágrima quedaba diluido ante tantos focos de atención, o un poco de todo.

Comprendí por fin que tenía que rendirme a mi idea inicial. Un personaje, un bicho.

el proceso de ilustración

Sí. Ahora todo encajaba. De hecho, así estuvo terminada la ilustración durante varios días… hasta que se me ocurrieron unas pequeñísimas correcciones. El proceso de ilustración

Pero estas, querido monstruo, dejaré que las descubras tú.

El proceso de ilustración  El proceso de ilustración

el proceso de ilustrar

Hagámoslo más facil: encuentra las diferencias

el proceso de ilustración
el proceso de ilustrar

Si te gusta el trabajo de Juan Alberto y no encontraste el regalo ideal en esta lista de 20 regalos para escritores, siempre puedes encargarle una ilustración sobre la obra de esa escritora a la que quieres sorprender.

Te aseguro que acertarás.

¿Y ahora qué?

Este es el momento de confesar que soy fan de Juan Alberto. La primera portada de Barro, una novela corta de fantasía que publicó en 2017 Editorial Cerbero, es obra suya. También lo es la portada interior de Sombra, una noevela corta que publicó la misma editorial en 2018.

Ambas tendrán una segunda vida en 2020 y necesitarán una nueva imagen.

Y para poder contratar a un profesional como el autor de este artículo, tengo un Patreon.

  • Allí hay un montón de contenido para ávidas lectoras y escritoras no menos ávidas desde 1 $ al mes. ¡Hazte mecenas  para disfrutar leyendo y ayudarme a que siga escribiendo!
  • O apúntate a la lista de correo y, solo una vez al mes, recibirás un mensaje por mail con los artículos en PDF, sin fotos, para que puedas imprimirlos, estudiarlos o lo que quieras 🙂

Recibe los PDFs por correo una vez al mes

* indicates required









Entradas creadas 151

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad